Para OCU es fundamental pasar de la autorregulación a una regulación que impida la promoción de productos no saludables

OCU pide que se prohiba la publicidad de alimentos poco saludables dirigida a niños

Es fundamental incluir criterios estrictos como los de la OMS para definir qué productos pueden anunciarse en función de su perfil nutricional 

.

Los niños son asediados diariamente con todo tipo de anuncios publicitarios. Es fácil captar su atención, basta con poner colores llamativos. La publicidad infantil no está regulada, solo autocontrolada, por eso OCU exige una normativa que impida la publicidad infantil de productos con perfiles nutricionales inadecuados.

 

cuadroOCU / De forma paralela al incremento de la obesidad infantil en España en los últimos años, el número de anuncios dirigidos a menores publicitando alimentos poco saludables ha crecido de manera exponencial, y todo sin que los códigos de autorregulación adoptados por la propia industria hayan servido para atajar un problema del que se viene advirtiendo desde todo tipo de organizaciones. El estudio se publica en OCU Compra Maestra de febrero. Es por esta razón por la que la Organización de Consumidores y Usuarios está trabajando para que se regule este tipo de anuncios y se impida que la publicidad de productos infantiles poco saludables pueda seguir creciendo sin control alguno.

Tal y como señala OCU en un artículo en el número de febrero de la revista Compra Maestra, es incuestionable que cuando la publicidad de productos alimenticios va dirigida a niños y adolescentes, esta debe estar sometida a regulaciones estrictas pues se trata de un público vulnerable y sin un criterio formado para responder racionalmente a estos estímulos. Sin embargo, seguimos aún sin un mecanismo que regule este tipo de publicidad, limitándonos a confiar en sistemas de autorregulación de resultados más que cuestionables como el código PAOS. Como se recuerda desde OCU el último convenio referido a este código se firmó en 2012 y en él no se menciona la calidad nutricional del producto para que pueda anunciarse ni sanción alguna para quien incumpla.

Esta situación ha llevado en opinión de OCU a un total descontrol pues muchos de los alimentos que se publicitan para el público infantil distan de cumplir con unos requerimientos nutricionales mínimos. OCU denuncia que las autoridades españolas y comunitarias se resisten a incluir criterios mucho más estrictos como los de la Organización Mundial de la Salud y se conforman con iniciativas mucho más laxas como la EU Pledge, con exigencias mucho más modestas.

En opinión de OCU es momento de pedir regulaciones más ambiciosas y restricciones menos tenues, limitando la publicidad de productos alimenticios dirigida a menores de 12 años a los productos frescos o adoptando modelos legislativos como el adoptado recientemente en Chile. Además, desde OCU se exige que los criterios para determinar qué productos exceden en su composición los límites para poder ser publicitados partan de los criterios establecidos por la OMS como base mínima.

.

Más información en: 

https://www.ocu.org/alimentacion/comer-bien/informe/publicidad-infantil

.

 

Share