Entrevista a José Manuel Lacasa, investigador y director del Instituto F de Investigación Educativa (IFIE) / Catalunya Vanguardista

Lacasa: “Estamos en el peor momento social para un Pacto por la Educación”

 

Sobre educación se opina mucho pero son pocos los que se atreven a reparar en los datos. Las opiniones siempre son subjetivas y manipulables mientras que los datos conducen a conclusiones veraces, gusten o no. José Manuel Lacasa es un destacado analista de datos educativos en nuestro país. Su trabajo consiste en aplicar una cuidadosa metodología para analizar la evolución y los resultados de la enseñanza. A su juicio, estamos en el peor momento social para firmar un Pacto de Estado por la Educación.

 

Eva Serra / Catalunya Vanguardista

José Manuel Lacasa es investigador especializado en educación, dirige el Instituto F de Investigación Educativa (IFIE). Durante nueve años ha sido redactor jefe y subdirector del periódico Magisterio. Después se especializó en el análisis de datos sobre la educación española, y ahora se dedica a escribir informes sobre este tema. Este fin de semana ha ofrecido una conferencia en el marco de las V Jornadas de Secundaria en el CDL, organizadas por el Sindicat Professors de Secundària (aspepc·sps). Durante su exposición, dedicada en esta ocasión al debilitamiento del currículo escolar -una moda educativa cada vez más arraigada en Europa- este experto ha desmontado los argumentos y las opiniones de aquéllos que amparan y justifican la bajada de los contenidos y los niveles de exigencia en los centros de enseñanza.

¿Qué resultados arroja el debilitamiento del currículo escolar?

Todo lo que hacemos puede tener unas consecuencias más o menos positivas o nulas pero también puede tener una serie de consecuencias negativas. Lo que yo analizo es cómo el debilitamiento del currículo, una situación que se ha dado muy a menudo en toda Europa durante los últimos cuarenta años, produce una serie de efectos negativos y justamente basados en ellos, se han justificado las políticas que se han tomado.

Por ejemplo, una de las grandes excusas para bajar los contenidos y la exigencia de la escuela era incluir a más alumnos, por un lado y ayudar a los alumnos que venían de entornos desfavorecidos, por el otro. Lo que vengo a demostrar es que ese debilitamiento del currículo hace justo lo contrario; es decir, no incluye a más alumnos -los expulsa de la escuela bajo fórmulas más sutiles-, y además, perjudica especialmente a los alumnos que provienen de entornos desfavorecidos.

José Manuel Lacasa durante su conferencia en Barcelona / Catalunya Vanguardista

José Manuel Lacasa durante su conferencia en Barcelona / Catalunya Vanguardista

 .

¿En qué se basan esas demostraciones?

El ejemplo en el que más me baso es España pero además cito a dos países que han estado muy en boga durante muchos años que son Suecia y Finlandia. Suecia fue uno de los países que empezó a aplicar el debilitamiento de los currículos y hoy es uno de los peores países de Europa en rendimiento educativo, está bastante por debajo de España y muy próximo al nivel de Grecia, único país al que le queda por superar.

En el caso de Finlandia analizo el secreto de su éxito mientras fue el mejor país europeo en resultados educativos y qué ha hecho para convertirse en un país mediocre, según apuntaron los resultados del informe PISA de 2012, a falta de conocer todavía los de 2015. Finlandia, que adoptó el modelo sueco, ha conseguido bajar sus resultados precisamente prescindiendo de ese currículo que le hacía tan especial y debilitándolo ya en 2004 cuyas consecuencias se detectaron en 2010 a través de las bajadas de rendimiento y el perjuicio de los alumnos que procedían de entornos desfavorecidos. El único cambio que hubo fue precisamente la bajada del currículo en su sistema educativo. Además, la reforma del 2014 ahonda todavía más en esos errores.

. 

¿Qué ha sucedido con el caso español?

“No sólo hundimos la evolución histórica del acceso a los grados superiores de educación de los españoles sino que además rompimos el ascensor social lo que es todavía peor”

No se tiene en cuenta el mérito de España antes de la aplicación de la LOGSE. Pero de repente (en los años 90) cambió su sistema y no sólo hundimos la evolución histórica del acceso a los grados superiores de educación de los españoles sino que además rompimos el ascensor social lo que es todavía peor.

Cambiamos un sistema en el que la mayor parte de los alumnos que iban a la universidad provenían de padres con estudios primarios por otro que tiende a fijar las clases, es decir, que ahora los alumnos que acceden a cursos de educación superior provienen de padres que los tienen mientras que los alumnos con padres sin estudios o sólo primarios  llegan en menor medida a la universidad. En diez años la probabilidad de que éstos últimos lleguen a la universidad ha bajado a la mitad. Sólo con este cambio de sistema.

¿El entorno condiciona el fracaso educativo?

Hay tres países que venían de entornos muy duros: Corea del Sur, Singapur y España. Corea del Sur ha sido el país del mundo que mejoró más sus indicadores educativos en los últimos cuarenta años, entre 1955 y 1995, respecto al acceso a educación superior y media de sus alumnos. Antes de la LOGSE España era el segundo mejor país de los que se tienen registros. Sospecho que Singapur, que en aquel entonces era un pueblo de pescadores y no aportaba estadísticas, probablemente estuviera mejor que España, aunque no lo sabemos por falta de datos.

 .

¿Qué causas han provocado la caída en el rendimiento escolar?

La primera es el rompimiento del currículo. La segunda, las soluciones técnicas empleadas que se vendieron como buenas simplemente por su carácter evocador, es decir, por lo que denomino el “trilerismo de las buenas intenciones”. Una medida tiene que ser técnicamente solvente por sí misma, no se puede vender únicamente por llevar buena intención, eso es un engaño.

¿Quiénes han aupado estos modelos “trileros”?

“Ahora los indicadores de la LOGSE son peores de los que teníamos antes y nos hemos gastado tres o cuatro veces más sin haber conseguido prácticamente nada”

Están en toda Europa. Empezaron en Suecia y en Gran Bretaña y luego se fueron contagiando, entre los setenta y los ochenta, al resto de países. En España, la Ley General del 70 ya integraba parte de ese tipo de modelos aunque no al cien por cien pero en los noventa se cayó de pleno con todos sus errores. Técnicamente fue un desastre y todos sus objetivos a la larga han fracasado por completo. Ahora los indicadores de la LOGSE son peores de los que teníamos antes y nos hemos gastado tres o cuatro veces más sin haber conseguido prácticamente nada. El gran logro de la LOGSE fue escolarizar a un 5% de alumnos que no lo estaba y a cambio consiguió que entre un 10 y un 12% de alumnos dejasen los estudios antes. No hemos sido capaces de arreglarlo a lo largo de los años.

.

¿Hay corresponsabilidades en ello o todo obedece a la LOGSE?

Considero que el sistema es el mayor responsable. Hay una gran falta de voluntad a la hora de enfrentarse a él, en ese sentido sí hay corresponsables pero es cierto que allí donde se ha implantado un sistema de un año para otro los resultados han cambiado mucho, con los mismos profesores y los mismos padres. Ahora, pasados los años y tras un sistema nefasto muy implantado en todas las facultades de Magisterio y de Pedagogía, el problema van a ser los maestros que hasta ahora no lo habían sido.

También con la deriva que últimamente están teniendo los padres, aunque sean minoritarios pero que la prensa magnifica estamos haciendo un flaquísimo favor a nuestra educación.

.

¿Qué piensa sobre un posible Pacto por la Educación?

“Lo que se necesitaría para desarrollar un buen pacto de Estado son datos, especialistas que sepan manejarlos y analizarlos para marcar rumbos correctos”

Ojalá no se firme porque estamos en el peor momento social para hacerlo. Fijar un mal modelo para los próximos treinta años es mucho peor, es un suicidio. Hemos cambiado un poco el modelo LOGSE y ya no hemos vuelto a hacer nada más. En estos momentos un pacto por la Educación es un pacto por los intereses de las empresas educativas, de los partidos, de los sindicatos de profesores y de las patronales de educación. Nadie está hablando de verdad de Educación, hablan de sus intereses. Lo que hay en el ambiente y lo que se está implantando es técnicamente tan malo que si fijamos esas medidas y no podemos tocarlas en treinta años estamos muertos.

Unos exámenes de final de ciclo son esenciales para la mejora educativa y lo que se va a pactar es que no se van a hacer. Dentro de tres años pueden cambiar las cosas pero si se pacta ya no habrá posibilidad. No se hacen evaluaciones serias y cuando hay resultados que no gustan a los políticos se meten en un cajón. Yo ahora mismo estoy analizando una evaluación que me ha costado doce años conseguir y eso que es del año 1996. En ella se evaluaban alumnos del sistema LOGSE y de la Ley del 70. No me los daban.

Lo que se necesitaría para desarrollar un buen pacto de Estado son datos, especialistas que sepan manejarlos y analizarlos para marcar rumbos correctos.

.

¿Sería conveniente crear un Ministerio exclusivamente de Educación?

Sería muy deseable pero también una institución que evalúe con independencia de lo que hagan el Ministerio o las Comunidades Autónomas. A partir de esos mimbres podríamos empezar a construir un pacto sobre lo que funciona, no sobre lo que suena bien ni lo que esté de moda en ese momento o diga un grupo social determinado. Lo que pongo en duda es que bajo las condiciones actuales se pueda hacer un buen pacto.

También añado que hay cosas que están empezando a cambiar. Percibo que un poco se está rompiendo el discurso monolítico. Hay gente que ve que así no vamos a ningún lugar.

.

Share