Entrevista a Daniela Pellegrini, fundadora de Ticapisco (Te entiendo), empresa de traductores técnicos / Imagen: Ticapisco

Pellegrini: ¿De qué sirve tener un buen producto si se presenta con las palabras equivocadas?

 

Las palabras permiten que el mensaje se comprenda, tome cuerpo y forma, se reconozca y sea preciso. La traducción es la responsable de que éste sea transmitido correctamente en cualquier lengua y cultura. Desde una obra literaria a un manual de instrucciones, un buen traductor debe conocer el significado y el contexto de un mensaje original para no variar su estructura, para ser fiel a él siendo como el constructor de edificios que coloca cada ladrillo en su lugar exacto.

.

Eva Serra / Catalunya Vanguardista

Licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Trieste, Daniela Pellegrini cuenta con 20 años de experiencia en el sector de la Traducción e Interpretación. Miembro de APTIC y de AITI, se ha especializado en textos técnicos, comerciales y jurídicos. Fundadora de Ticapisco, -empresa formada por un equipo de expertos traductores nativos-, se encarga de mantener el contacto con los clientes, la gestión de los proyectos, la coordinación del equipo y la revisión final de los textos. Con ella hablamos acerca de la importancia de una buena traducción.

.

¿Qué aprende un traductor técnico durante su etapa de formación?

Es siempre importante especializarse en ciertos ámbitos para convertirse en “expertos”

Durante la carrera de traducción se aprenden de manera profundizada unas lenguas extranjeras para poder entender y expresar una gran variedad de temas. El enfoque está siempre puesto en el lenguaje contemporáneo, por lo tanto se analizan sobre todo textos comerciales y técnicos. Se abordan diferentes áreas para familiarizarse con la terminología de varios sectores y, al mismo tiempo, aprender las nociones básicas de cada ámbito. Finalmente, se adquieren estrategias de traducción y nociones teóricas que son de utilidad para enfrentarse correctamente a esta labor. Durante los últimos años de carrera además nos especializamos en traducción o interpretación de conferencia, practicando así las habilidades específicas de cada figura profesional.

.

En su empresa hay licenciados en Traducción, pero también en otras disciplinas como Derecho o Arquitectura. ¿Por qué la importancia de tener conocimientos más allá del conocimiento de otras lenguas?

No hay que olvidarse que la lengua es un canal de comunicación, el medio a través del cual se transmite un mensaje. Nosotros realizamos sobre todo traducciones técnicas así que la gran mayoría de los textos que traducimos sirven para describir unos productos o servicios específicos. Un traductor con conocimientos elevados de sus idiomas de trabajo pero sin experiencia en textos de electrónica, por ejemplo, no podrá traducir de manera adecuada un catálogo de bornes o a un traductor que no esté del todo familiarizado con el lenguaje jurídico no se le podrá encargar la traducción de un juicio penal. Es siempre importante especializarse en ciertos ámbitos para convertirse en “expertos”. La palabra “expertos” va entre comillas porque si es cierto que un traductor difícilmente llega a tener el nivel de competencia técnica de sus clientes, por otra parte sí que debe disponer del mayor número de conocimientos específicos posibles para no cometer errores de sentido y entender la conversación mantenida entre expertos, es decir entre el cliente y su público objetivo. Las empresas aprecian estos conocimientos “extra” porque realmente marcan la diferencia. Una traducción literal, en estos casos, carece completamente de sentido para el lector que conoce la materia.

.

¿Y qué se aprende más allá de la formación, a través de la experiencia?

La experiencia te ayuda a encontrar los términos adecuados e incluso a desconfiar de lo que proponen los diccionarios si no encaja con el contexto

La experiencia para un traductor o un intérprete lo es todo, igual que para cualquier otro profesional. Haber traducido muchos textos da mucha seguridad porque te permite reconocer ciertas construcciones y ciertos conceptos. La experiencia te ayuda a encontrar los términos adecuados e incluso a desconfiar de lo que proponen los diccionarios si no encaja con el contexto. A menudo, no tenemos la solución en mente pero sí llegamos a ella.

El otro día, por ejemplo, un cliente me encargó la traducción de su catálogo. Vende un producto muy innovador y eco-compatible que todavía no está muy implantado en el mercado. Se trataba de buscar una buena traducción al inglés que es, sin duda, el idioma actualmente más “maltratado”, porque todo el mundo lo habla, pero lo hace a su manera. Así que me dejé guiar por mi experiencia que me sugería que la traducción adecuada no era la que proponían ciertas páginas en Internet ni la que me había propuesto otro traductor. Busqué una mañana entera hasta dar con una empresa americana que fabricaba un artículo análogo. Estuve mirando la ficha técnica de los dos productos y vi que realmente eran equivalentes. Aun así no me di por satisfecha y llamé al cliente para averiguar que las características que yo había intuido encajaran con su producto. Su satisfacción fue enorme al ver el esfuerzo que había hecho para encontrar la traducción más adecuada. Eso es lo que hace un traductor técnico experto.

Los clientes esperan ante todo calidad, puntualidad y confidencialidad.

Los clientes esperan ante todo calidad, puntualidad y confidencialidad.

.

¿Qué espera una empresa cuando contrata servicios de traducción?

Las empresas que tienen o quieren tener una buena reputación saben perfectamente que una traducción incorrecta o poco adecuada es una pésima carta de presentación que acabará perjudicando su imagen. ¿De qué sirve tener un buen producto si se presenta con las palabras equivocadas? Así que las empresas que contratan un servicio de traducción o interpretación esperan que su mensaje se transmita de manera eficaz en otros idiomas. Eso implica la capacidad de entender la filosofía de la empresa y la esencia del mensaje para retransmitirlos en otras lenguas, realizando las adaptaciones que hagan falta para que las palabras tengan el mismo efecto en el público objetivo. Una buena traducción tiene una calidad tal que nadie sospecharía que es una traducción. Los clientes esperan, por lo tanto, ante todo calidad y luego, en función del tipo de texto o servicio, también puntualidad y confidencialidad.

.

¿Dónde está la importancia de tener textos impecables en cualquier idioma?

A veces hay empresarios que se dan cuenta de la importancia de tener textos bien traducidos solo cuando es demasiado tarde, es decir cuando han publicado, impreso o distribuido material mal escrito. Al recibir quejas de los clientes se dirigen a traductores profesionales para que les solucionen el problema.

Una empresa que invierte en traducciones de calidad es una empresa eficaz y seria que se preocupa por todos los aspectos del trabajo

La importancia de este aspecto es evidente. Cuando el público objetivo lee un texto mal escrito se hace una idea muy negativa de la empresa que está detrás y no se plantea comprar sus productos ni contratar sus servicios. Una empresa que, al revés, invierte en traducciones de calidad es una empresa eficaz y seria que se preocupa por todos los aspectos del trabajo. En pocas palabras, es una empresa que despierta confianza.

Vivimos en la era del marketing digital donde cada día se nos dice lo importante que es tener una web clara y eficaz, tener una presencia coherente en las redes sociales, publicar vídeos corporativos adecuados, ¿cómo podemos entonces darle menos importancia a los textos que son los contenidos de nuestros mensajes?

 .

Veo que en su web hace mucho hincapié en la palabra “nativos”. ¿Por qué es tan importante que un traductor sea nativo?

Nosotros trabajamos exclusivamente con traductores nativos. Que el traductor sea nativo es algo fundamental. No tiene nada que ver el dominio que una persona tiene de su propio idioma o de una lengua extranjera, aunque sea traductor y aunque haya vivido mucho tiempo en otro país. En nuestra lengua materna podemos garantizar una redacción impecable, podemos expresar de manera adecuada los más pequeños matices, eligiendo siempre las fórmulas más naturales. En otro idioma es muy difícil alcanzar esta excelencia.

.

¿A qué tipo de empresas o clientes se dirige Ticapisco?

Ticapisco se dirige a todas aquellas empresas o instituciones interesadas en proyectar sus ideas fuera de las fronteras nacionales y que, por lo tanto, no están dispuestas a jugársela en este sentido. Son empresas de muchísimos sectores: desde la industria de la automoción hasta el sector turístico o médico. Muchos de nuestros clientes son también profesionales, como abogados, notarios o profesores de universidad.

.

¿Cuáles son los servicios más requeridos?

Uno de los servicios más solicitados es actualmente la traducción de páginas webs

Uno de los servicios más solicitados es actualmente la traducción de páginas webs. Todas las empresas están presentes en la red y traducir su web es a menudo el primer paso para acceder a mercados extranjeros. Las empresas ya consolidadas a nivel internacional solicitan la traducción de catálogos, folletos, material publicitario, documentos legales y contables, etc.

.

También ofrecen el servicio de interpretación. ¿En qué consiste y qué buscan las empresas que lo contratan?

El servicio de interpretación consiste en realizar la traducción oral de un mensaje. Es un servicio que se utiliza mucho en conferencias, reuniones de empresas (por ejemplo, consejos de administración), visitas a colaboradores/proveedores y ferias. A menudo, los empresarios conocen otro idioma, por ejemplo el inglés, pero de manera aproximada y cuando se trata de cerrar acuerdos, firmar contratos o debatir acerca de una compraventa importante nadie quiere correr riesgos así que llama a un intérprete profesional. Se trata de una figura que juega un papel muy relevante porque facilita el diálogo y da seguridad al cliente. Todas las partes involucradas agradecen la presencia de una persona de confianza competente porque así cada uno se siente libre de expresar todas sus ideas y preocupaciones en su lengua materna. Además, una empresa que invierte en profesionales da una imagen seria y comprometida que causa en el interlocutor una impresión positiva.

¿Qué atributos precisa un buen traductor para fidelizar clientes?

Un buen traductor trabaja de manera rigurosa. Es una persona que no se conforma con escribir algo que sea comprensible y que más o menos refleje las intenciones del autor, sino que busca reproducir a la perfección el texto original. Si algo no está del todo claro consulta al cliente, con quien mantiene un diálogo constante. A veces incluso detecta faltas, no solo ortográficas o de estilo sino también a nivel de cohesión textual, y lo notifica al cliente para que pueda corregirlas. Para traducir es necesario ante todo realizar un análisis detallado del texto de partida así que no es ninguna casualidad que el traductor consiga detectar posibles imprecisiones del mismo.

Además, es una persona que sabe valorar la importancia de la puntualidad. Lamentablemente, en muchos casos trabajamos con plazos de entrega muy estrictos. “Lo necesito para el lunes porque luego va a imprenta”, “Por favor, para el miércoles que tengo la reunión con el cliente” son pan de cada día. Entregar tarde causa al cliente un problema muy grave, así que creo que la puntualidad es un aspecto que nuestros clientes valoran muy positivamente.

Otro valor imprescindible es, sin lugar a duda, la confidencialidad, ya que tenemos acceso a mucha información corporativa sensible. Nuestros clientes confían plenamente en nuestro rigor en este sentido.

 .

¿Cuáles son las diferencias básicas entre la traducción humana y la traducción automática?

La diferencia es abismal. Es como preguntar qué diferencia hay entre un ser humano y un robot. El lenguaje es algo complejo que implica una serie de mecanismos muy difíciles de reproducir, es un producto de nuestro cerebro, la expresión de nuestras vivencias y experiencias. Así que lo que hace la máquina es traducir palabra por palabra con resultados a menudo muy pobres, ridículos o fuera de lugar. El problema es que no sabe apreciar muchas sutilezas de una lengua ni sabe reconocer el contexto que es el que impone la elección de una palabra en lugar que otra.

El lenguaje es un producto de nuestro cerebro, la expresión de nuestras vivencias y experiencias

El otro día, por ejemplo, un cliente me pidió que me mirara su web en varios idiomas porque había recibido quejas. La versión alemana era claramente el resultado de una traducción automática. El contenido era incomprensible y, por ejemplo, el título de la sección Contacto estaba traducido con una palabra que en alemán quiere decir “tocar con mano, mantener un contacto físico con alguien”. En fin, se trataba de un texto lamentable que daba una imagen pésima de la empresa. ¿A quién le interesa presentarse así al público alemán?

Entonces, si estamos hablando de una etiqueta con un listado de componentes químicos, pues puede ser que aplicando un sistema de traducción automática alimentado – eso sí – con una buena base de datos se obtenga un resultado aceptable. Pero si lo que queremos es transmitir un mensaje articulado pues no cabe la menor duda de que se necesita a una persona. De hecho, quien constituyó la empresa fue un humano y quien redactó los textos corporativos también. La traducción es otra arma de comunicación así que para utilizarla de manera eficaz se necesita a otra “máquina sensible e inteligente”, que no puede ser otra que una persona.

.

¿Considera que con el avance tecnológico podrá llegar un día en que un software compita con un humano?

Creo que los seres humanos y las máquinas funcionan en dimensiones distintas. Las personas utilizamos aplicaciones informáticas para hacer más fácil nuestro trabajo. La mayoría de traductores técnicos, por ejemplo, utilizamos a diario software de traducción asistida, los denominados CAT-tools o herramientas TAO. Se trata de sistemas de aplicaciones informáticas específicas que nos permiten, por ejemplo, trabajar con diferentes tipos de formatos y crear/organizar memorias de traducción donde guardamos todas nuestras traducciones. De esta manera, podemos por ejemplo mantener siempre la misma terminología para el mismo cliente y de alguna manera abatir costes en textos muy repetitivitos. En este sentido, las máquinas han sido de gran utilidad sobre todo para los que nos dedicamos a la traducción técnica. Pero eso es todo. Luego es el ser humano que sabe entender y retransmitir los mensajes, intuyendo todo lo que está más allá de las palabras.

Hace un par de años un cliente, por ejemplo, nos contrató para valorar el funcionamiento de una aplicación creada por él que, en principio, sabía distinguir entre comentarios positivos y negativos acerca de un servicio. Pues bien, detectamos muchos errores semánticos. Una frase del tipo “La habitación no era pequeña, era minúscula” se había clasificado como positiva.  Esto sin hablar de los juegos de palabras y de la ironía, aspectos que la máquina no puede entender ni obviamente retransmitir.

.

Share