Desde hace tiempo se sabe que entre estos niños son frecuentes las dificultades en la asignatura de matemáticas, condición que puede ser un lastre para su rendimiento académico y su vida en general.

¿Por qué los niños prematuros experimentan más dificultades con las matemáticas?

.

Investigadores en el Reino Unido se disponen a iniciar un estudio sobre la relación existente entre el nacimiento prematuro y la aptitud para las matemáticas a edades posteriores.

En concreto examinarán estadísticas sobre 160 escolares de Londres y la región de las Midlands en busca de vínculos claros entre la duración de su gestación y su rendimiento académico en matemáticas.

Euclides, matemático griego, del siglo III a. C., tal como fue imaginado por Rafael. Detalle de La Escuela de Atenas.

De los niños incluidos en el estudio, de edades comprendidas entre los 8 y los 10 años, la mitad nacieron con un adelanto de al menos 8 semanas, mientras que la otra mitad completaron el periodo de gestación.

Un psicólogo -que desconocerá la duración de la gestación de cada menor- les irá visitando uno por uno y evaluará sus capacidades de aprendizaje y su aptitud para las matemáticas.

Cada año nacen en el Reino Unido más de 10 000 niños con una antelación de al menos 8 semanas, y muchos de ellos padecen posteriormente algún trastorno del aprendizaje. Desde hace tiempo se sabe que entre estos niños son frecuentes las dificultades en la asignatura de matemáticas, condición que puede ser un lastre para su rendimiento académico y su vida en general.

Sin embargo, se sabe muy poco de la naturaleza y las causas de estas dificultades para los niños prematuros, y por ello el equipo mencionado se propone averiguarlo. Esta investigación tratará de definir con mayor precisión las necesidades de estos menores y nuevas técnicas didácticas para paliarlas.

Según la directora del proyecto, la Dra. Samantha Johnson de la Universidad de Leicester: «El objetivo de este importante estudio es determinar qué aspectos de las matemáticas plantean una dificultad añadida a los niños prematuros, y cuáles pueden ser sus causas. Mediante esta labor es posible que padres y profesores dispongan de un conocimiento más preciso de las necesidades particulares de cada niño y del tipo de educación especial que más les puede convenir como apoyo. A más largo plazo, nos proponemos usar los conocimientos que obtengamos para dar con maneras de mejorar la aptitud de estos niños para aprender matemáticas. A su vez, es probable que esto traiga beneficios en el ámbito de otras asignaturas.»

El equipo evaluará el rendimiento académico de los niños en distintos aspectos de las matemáticas para averiguar exactamente dónde experimentan más dificultades. En concreto, definirán áreas específicas donde son bajas su comprensión y destrezas y evaluarán su entendimiento de los números y las estrategias que aplican a la hora de realizar problemas de sumar y dividir, por ejemplo.

.

Diferencias en las destrezas generales

Además, los investigadores se proponen identificar diferencias en las destrezas generales de los niños, como la atención y la memoria, factores que también podrían guardar relación con los problemas que experimentan en las matemáticas.

La Dra. Alexandra Dedman, responsable de investigación de la organización sin ánimo de lucro Action Medical Research, que financia este estudio con una subvención de 159 464 libras esterlinas, comentó: «Con esta investigación esperamos conocer con más precisión qué clase de problemas exactamente experimentan con las matemáticas los niños prematuros. También se espera averiguar las causas fundamentales de las deficiencias en matemáticas de estos menores.»

En 2009 se publicó otro estudio dirigido también por la Dra. Samantha Johnson según el cual los niños prematuros en grado extremo poseen un riesgo elevado de desarrollar discapacidades del aprendizaje y de registrar un rendimiento académico deficitario durante toda su infancia.

En aquel estudio se examinó a 219 niños prematuros en grado extremo nacidos en 1995. Al cabo de 11 años, en 2006, los resultados académicos y sus necesidades de educación especial se compararon con las de 153 niños de edad similar cuya gestación había sido completa. Según se constató, los primeros presentaban notas considerablemente más bajas que los segundos en capacidad cognitiva, lectura y matemáticas.

Aparte de las graves consecuencias para el desarrollo de cada niño, este estudio demostró las implicaciones del nacimiento prematuro para los servicios educativos y sanitarios, dado que dos tercios de estos menores necesitaban también educación especial a tiempo completo.

Se espera que la nueva investigación amplíe los conocimientos disponibles y saque a relucir cambios que haya podido haber en los servicios de apoyo al aprendizaje para estos niños desde el estudio anterior.

Share