La pirólisis consiste en aplicar calor en ausencia de oxígeno para descomponer materiales.

¿Dónde va a parar todo el material que envuelve los regalos navideños?

.

 

árbol navidad_edited¿Alguien se ha parado a pensar en todo ese material que envuelve los regalos de Navidad? Los británicos emplean de media cerca de 120 gramos de material para envolver sus regalos, y la mayor parte de éste no es reciclable. Ahora un equipo de ingenieros de la Universidad de Warwick (Reino Unido) propone una técnica nueva para procesar el 100% del plástico que se gasta en Navidad y diversas partes del hogar. Esta innovación es una noticia estupenda para el futuro de nuestro planeta.

Expertos en la materia calculan que apenas el 12% de los residuos de plástico se somete a un proceso completo de reciclaje. El 88% restante bien se quema como combustible, bien termina en vertederos. No obstante, son muchos los consumidores previsores que separan sus desechos de plástico, dando por hecho que se reciclará en su totalidad. Otro aspecto deficiente es que los trabajadores de las plantas de reciclaje dedican gran cantidad de tiempo a separar y limpiar los residuos, a lo que se suma el quebradero de cabeza que supone que muchos objetos se compongan de más de un tipo de plástico y sea necesario aplicar más de un tratamiento.

Dichos investigadores de Warwick han creado una novedosa unidad capaz de procesar toda clase de desechos de plástico e incluso descomponer algunos polímeros como el poliestireno en sus monómeros básicos.

Se trata de un dispositivo que efectúa una pirólisis en un reactor de lecho fluidizado. La pirólisis consiste en aplicar calor en ausencia de oxígeno para descomponer materiales. Los científicos han conseguido que este dispositivo admita innumerables clases de plástico y los transforme en sustancias útiles, algunas obtenidas por simple destilación, según indican los responsables.

Este equipo de Warwick ha conseguido recuperar distintos materiales a partir de la mezcla de plásticos, a saber: cera aprovechable como lubricante; monómeros originales como el estireno que puede emplearse de nuevo en la fabricación de poliestireno; ácido tereftálico reutilizable en productos de plástico PET (tereftalato de polietileno); metilmetacrilato que puede usarse para fabricar láminas acrílicas; y carbono que puede utilizarse como negro de carbón en pigmentos para pintura y neumáticos. Incluso el residuo carbonoso resultante de algunas de las reacciones puede reutilizarse para su uso como carbono activado.

Esta unidad no sólo resultará beneficiosa para los presupuestos de muchas autoridades municipales; también supondrá un alivio para el castigado medio ambiente. Los ingenieros del proyecto efectuaron ensayos a escala de laboratorio con los que lograron producir sólidos y líquidos destilados. Seguidamente se pueden someter a procesamiento y transformarlos en productos nuevos, según indican los responsables.

En la actualidad colaboran con Warwick Ventures, una extensión de la Universidad de Warwick dedicada a la transferencia de tecnología, en el desarrollo de dispositivos atractivos para autoridades y empresas de gestión de desechos interesadas en crear unidades de reactores a gran escala en vertederos municipales capaces de generar cantidades industriales de material reutilizable.

«Prevemos que una planta típica a gran escala tendría capacidad para procesar de media 10.000 toneladas de desechos de plástico al año», aseguró el profesor Jan Baeyens, ingeniero en Warwick y coordinador del proyecto. «Cada año se podría extraer de cada planta un volumen de compuestos químicos reciclados por valor de 5 millones de libras esterlinas [5,9 millones de euros]. Y cada planta se ahorraría 500.000 libras esterlinas [589.000 euros] al año sólo en impuestos sobre desechos. Los costes energéticos previstos para cada planta de gran tamaño rondarían apenas las 50.000 libras esterlinas [58.900 euros] al año, por lo que el sistema resultará muy atractivo comercialmente y amortizará rápidamente los costes de capital y de funcionamiento.»

Share