«Internet de los objetos»

El equipo trabaja en dos aplicaciones distintas pero posibles para probar la tecnología, orientada hacia una arquitectura de «Internet de los objetos» consolidada y abierta.

Un proyecto europeo generará un modelo de arquitectura de Internet innovador

.

Internet ha revolucionado la forma en la que las personas entablan relaciones comerciales y personales, pero el proceso no ha hecho más que comenzar. Agentes científicos e industriales de Europa financiados con fondos de la Unión Europea trabajan juntos para conectar objetos comunes a Internet y que sea posible mejorar el bienestar y realizar actividades sin ningún tipo de trabas.

El proyecto IOT-A («Arquitectura de Internet de los Objetos») recibió cerca de 12 millones de euros de financiación mediante el tema «Tecnologías de la información y la comunicación» (TIC) del Séptimo Programa Marco (7PM) de la UE.

Los socios del proyecto IOT-A desarrollan un modelo de referencia de arquitectura que permitirá que todo tipo de objetos pueda conectarse a Internet. En un futuro todo estará conectado sin importar la tecnología de la que se trate; la incompatibilidad será un asunto del pasado.

El consorcio, formado por veinte miembros, entiende que las ventajas de un modelo de este tipo son muchas y conducen a una mejor atención sanitaria, reducciones en la factura energética, cadenas de suministro más seguras y menos tráfico en las carreteras.

«Tal y como lo entendemos, IOT-A ampliará los límites de lo que supone Internet hoy en día para abarcar el mundo físico y habilitar funciones de identificación, recopilación de información y entendimiento», explicó Thorsten Kramp de IBM Research-Zurich GmbH, uno de los socios de IOT-A. «Dentro de tres años se habrán sentado los cimientos para que cualquier objeto dotado de sensores pueda conectarse a Internet de forma segura y fácil.»

El equipo trabaja en dos aplicaciones distintas pero posibles para probar la tecnología, orientada hacia una arquitectura de «Internet de los objetos» consolidada y abierta.

Por ejemplo, para contribuir a que los comercios conserven su clientela, el proyecto IOT-A dedica esfuerzos a actividades de investigación que permitirán a los consumidores disfrutar de una experiencia más personalizada al comprar.

La empresa alemana SAP Research Living Lab, mediante su proyecto «The Future Retail Center», ubicado en la región de Regensdorf (Suiza), proporciona a la comunidad científica la oportunidad de desarrollar una experiencia avanzada y personal basada en recomendaciones de compra mediante teléfonos inteligentes.

Según preferencias, historial de consumo y rango de precios, los consumidores obtienen recomendaciones de compra emitidas por los sensores inalámbricos instalados en los productos de la tienda del centro y recibidas en el teléfono de los consumidores.

De este modo, estos pueden encontrar lo que necesitan con mucha más eficacia y sin tantas molestias. Cabe destacar que este sistema también permite informarse de las características del producto y otros datos como su huella de carbono, información nutricional y el lugar de producción del producto.

.

Todos y todo conectado

Además los científicos del proyecto trabajan en dos ubicaciones en España e Italia examinando y procesando constantes vitales de pacientes. El equipo de IOT-A indicó que esta aplicación permite transferir datos de pacientes a hospitales cercanos para la evaluación de cambios fisiológicos importantes. Esto permite que, en caso de que se descubran anomalías y sea necesario realizar una intervención, se puedan enviar los efectivos necesarios a la mayor brevedad posible.

La ventaja del modelo de IOT-A reside en que crea una «afinidad» entre sensores y permite que la población, las empresas y las entidades públicas dispongan de los medios necesarios para conectarse a sitios web sin restricciones. El equipo añade que IOT-A ofrece una red de sensores que puede utilizarse en combinación con la infraestructura de control de una ciudad inteligente. Asociaciones locales y regionales e incluso agencias e institutos de investigación internacionales podrían conectarse a esta red de sensores.

En último término los socios del proyecto crearán una red homogénea de sensores que no discriminará entre las tecnologías ya existentes como Wi-Fi, Bluetooth, etc.

Dirigidos por el grupo alemán VDI/VDE Innovation + Technik GmbH, los socios de IOT-A proceden de Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Suiza y Reino Unido. El proyecto comenzó en 2010 y concluirá en 2013. Los socios divulgarán los resultados preliminares del proyecto del 6 al 9 de junio en Barcelona (España) durante la semana IOT 2011.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí