Calculan que se necesitará una década de observaciones para determinar la masa del sistema binario.

La temperatura superficial de la estrella más pequeña y lejana alcanza sólo 100°C

.

Investigadores de Canadá, Francia y Estados Unidos han descubierto que la estrella menos brillante y más fría en el espacio tiene la temperatura de una taza de café recién preparado.

Sol, enana marrón, Júpiter, Tierra.

Los descubrimientos, que se publicarán en el próximo número de la revista Astrophysical Journal, muestran que la estrella marrón de un sistema doble es tan grande como Júpiter, pero la temperatura superficial de la estrella más pequeña y lejana alcanza sólo 100°C. Por muy caliente que pueda parecer esta temperatura para una persona, en realidad es muy baja para la superficie de una estrella.

De hecho, las enanas marrones son estrellas fallidas. La comunidad astronómica indica que no tienen suficiente masa como para que su gravedad inicie las reacciones nucleares necesarias que permitan alcanzar una luminosidad importante.

Mediante el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral y otros dos telescopios, el Laser Guide Star (LGS) Adaptive Optics del Telescopio Keck II de Hawaii (Estados Unidos) y el Telescopio Canadá-Francia-Hawaii, el equipo identificó la enana marrón como CFBDSIR 1458+10B, el miembro menos brillante de un sistema binario de enanas marrones a unos 75 años luz de la Tierra. Utilizaron el espectrógrafo X-Shooter del VTL para descubrir que el objeto compuesto era muy frío incluso para lo que es habitual en las enanas marrones.

El sistema binario de enanas marrones más frío descubierto hasta ahora era CFBDSIR 1458+10.

.

¿Nubes de agua en su atmósfera?

«Fue mucha nuestra emoción al comprobar que este objeto tenía una temperatura tan baja, pero nunca imaginamos que resultaría ser un sistema doble en el que uno de sus componentes es todavía más interesante e incluso más frío», explicó Philippe Delorme, del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble (CNRS/Université Joseph Fourier), uno de los autores del artículo.

«A temperaturas como éstas se esperan propiedades diferentes a las de enanas marrones descubiertas previamente y más similares a las de exoplanetas gigantes. Podrían incluso presentar nubes de agua en su atmósfera», indicó Michael Liu del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii, autor principal del artículo científico que presenta este nuevo estudio.

«De hecho, cuando comencemos a tomar imágenes de planetas gaseosos gigantes alrededor de estrellas similares al Sol en un futuro cercano, anticipo que muchos de ellos se parecerán a CFBDSIR 1458+10B.»

La comunidad astronómica continúa la búsqueda de objetos fríos. Recientemente se empleó el telescopio espacial Spitzer para identificar otros objetos débiles como posibles contendientes al título de enana marrón más fría del Universo, pero no se logró medir sus temperaturas con precisión.

El equipo considera que observaciones futuras permitirán a los investigadores establecer comparaciones entre estos objetos y CFBDSIR 1458+10B. Ahora se proponen reevaluar esta enana marrón para determinar mejor sus propiedades y comenzar a cartografiar la órbita binaria. Calculan que se necesitará una década de observaciones para determinar la masa del sistema binario.