¿Robots como plataformas?

«Los robots también pueden asumir la función de tutores útiles para aquellas personas que desean disfrutar del maremágnum de oportunidades electrónicas pero no saben por dónde empezar»

Facilidad para usar aplicaciones robóticas inteligentes

.

Imagen: Cordis

Podría causar extrañeza a quienes piensan en los robots como máquinas pesadas de metal o como juguetes diseñados para hacer que la vida resulte más sencilla o divertida, pero los responsables de un nuevo proyecto de investigación financiado con fondos europeos han propuesto la idea de robots como plataformas mediante las que proporcionar aplicaciones robóticas inteligentes y fáciles de usar.

La sociedad está sufriendo cambios demográficos radicales, habida cuenta de que se incrementa constantemente la cantidad de personas en general y ancianos en particular que necesitan ayuda en su vida cotidiana. La revolución digital se presenta como una solución rentable que ayudará al sector sanitario a sobrellevar su volumen de trabajo al alza, pero la falta de cultura digital de una gran porción de la población en edad avanzada les excluye en la práctica de una gama muy extensa de servicios electrónicos y otras ventajas.

«Los robots con capacidad de interacción social pueden ayudar a familias y cuidadores prestando asistencia física y sirviendo como acompañantes», declaran desde el proyecto financiado con fondos europeos RAPP («Robotic applications for delivering smart user empowering applications»).

«Los robots también pueden asumir la función de tutores útiles para aquellas personas que desean disfrutar del maremágnum de oportunidades electrónicas pero no saben por dónde empezar».

El equipo responsable de este proyecto de tres años de duración trabajará sobre las capacidades computacionales y de almacenamiento de los robots y les dotará de funciones de aprendizaje automático, de recogida y tratamiento de datos distribuidos, y de intercambio de conocimientos con otros robots con el fin de ofrecer aplicaciones adaptadas a las necesidades de cada individuo.

RAPP se basará en una plataforma de software de código libre que facilitará a los desarrolladores la creación de aplicaciones mejores para distintos tipos de robots enfocados hacia personas con distintas necesidades, capacidades y expectativas, todo ello respetando en todo momento su intimidad y autonomía. Se pondrá el acento en lograr que los robots comprendan y reaccionen a las intenciones y necesidades del colectivo de personas en riesgo de exclusión, principalmente los ancianos.

Así pues, este proyecto iniciado en diciembre de 2013 y dotado de casi 2,5 millones de euros proporcionará una plataforma (infraestructura) para desarrolladores de aplicaciones robóticas (RApps). En él participan siete socios de cinco países (Grecia, Francia, Reino Unido, España y Polonia) que aspiran también a crear un repositorio desde el cual los robots puedan descargarse RApps y al que puedan cargar, según convenga, información útil proveniente de su labor de monitorización.

El equipo responsable -que incluye a pioneros en el campo de la robótica de asistencia, el aprendizaje automático y el análisis de datos, la planificación del movimiento y el reconocimiento de imágenes, especialistas en el desarrollo y la integración de software y en inclusión social- desarrollará métodos con los que mejorar la transferencia de conocimientos entre humanos y robots, y también entre otros sistemas artificiales, así como su reutilización. Se proponen validar este planteamiento organizando estudios piloto adecuados con los que probar el uso de robots para la vigilancia de la salud y el movimiento y también para prestar ayuda a personas sin conocimientos tecnológicos o bien con una pérdida de memoria leve.

A largo plazo, el equipo de RAPP aspira a posibilitar y fomentar la implantación de robots domésticos y asistenciales pequeños que sirvan como ayudantes y acompañantes. Según un comunicado del consorcio responsable, éste se propone determinar «las mejores maneras de adiestrar y adaptar los robots para atender y ayudar a personas con necesidades especiales».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí