Fotografía: Juan Manuel Serrano

Pascual Sala demanda soluciones políticas proporcionadas y razonables ante el 27s en Cataluña

 

El presidente emérito del Tribunal Constitucional (TC) y del Tribunal Supremo (TS) Pascual Sala, ha incidido, “como ciudadano”, en la necesidad de promover “una actividad política con criterios de proporcionalidad, conveniencia y reforma constitucional” ante el desafío secesionista en Cataluña. Y ha insistido en que una iniciativa de este tipo ha de poder abordarse por los partidos políticos, “sean del color que sean”.

.

UIMP / Santander. – Sala ha participado en el encuentro Tribunal Constitucional: logros y dudas, dirigido por el magistrado del TC Andrés Ollero, que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y en el que se ha debatido sobre la función primordial del TC: “Especificar si lo que hacen los poderes del Estado, -que son los que tienen que abordar cuestiones y resolver problemas- respetan la Constitución”.

El jurista ha afirmado, en posterior rueda de prensa, que, como ya había expuesto anteriormente en su ponencia, “fue innecesario” que en la sentencia de 2010 sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña (2006) se mencionara la expresión “realidad nacional”, ya que “no tienen finalidad jurídica”. Y, como ha defendido, “no se trataba de una ofensa, pero sí pudo calar en los sentimientos de los ciudadanos”.

Sala ha destacado que los magistrados no “entienden” de “futurología”

Asimismo, sobre la cuestión de qué ocurrirá si la Generalitat de Cataluña utiliza la vía de convocar los comicios del próximo 27 de septiembre mediante un decreto ordinario para que el Gobierno de la nación no pueda recurrirlo, ha manifestado que “no son estrategias, son elecciones autonómicas”, y que, sin saber en qué términos se va a concretar esa convocatoria, no se pueden “emitir justicias preventivas”.

En este sentido, Sala ha destacado que los magistrados no “entienden” de “futurología”, ante la mención de la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución en el que se recoge la suspensión de una autonomía cuando se producen “circunstancias concretas, que hasta ahora no han tenido lugar”. Y ha finalizado con la afirmación de que “no vamos a marcar hojas de ruta”.

.

Tribunal de “Clausura”

Por su parte, Ollero ha explicado que “la función del TC se activa “cuando alguien plantea un recurso”, por lo que “tendremos que esperar a la convocatoria de elecciones y a los posibles recursos”.

También Ollero ha aclarado, en relación a la polémica sobre los nombramientos de los magistrados a propuesta de los partidos políticos, que “aunque hay ciudadanos que piensan que por las mañanas me llaman para decirme lo que tengo que hacer, llevo tres años en el TC y nunca me han llamado para nada”. Y ha apostillado: “Parecemos el Tribunal de Clausura, no tenemos relación alguna con el exterior”.

.