Abordan la ética aplicada a neurociencias

En la mayoría de los casos no existe un árbitro ético definitivo / Pixabay

Una mayor comprensión del encéfalo humano permite entender mejor lo que significa ser humano, las causas de las enfermedades relacionadas con el encéfalo, así como la mejora del diagnóstico y el tratamiento, al tiempo que ofrece la perspectiva de avances en las tecnologías de inteligencia artificial. Pero, ¿cuál es el precio en términos éticos?

 

Cordis / El HBP (Human Brain Project), sensible a las cuestiones éticas que emanan de las metodologías de investigación, los resultados y las posibles aplicaciones de la interrelación entre la neurociencia y la tecnología, incorporó un programa de investigación e innovación responsables (IIR).

El HBP (Human Brain Project), sensible a las cuestiones éticas incorporó un programa de investigación e innovación responsables (IIR)

Al hacer partícipes a partes interesadas externas, incluidos ciudadanos, el programa de IIR examina las consecuencias concretas de la investigación, al tiempo que continúa abordando cuestiones éticas clásicas que rodean a temas como la experimentación animal o humana.

El trabajo contribuye a la gobernanza del HBP en su conjunto, por ejemplo, mediante la elaboración de procedimientos operativos estándar. También garantiza que las cuestiones éticas puedan ser identificadas, planteadas y respondidas a través de canales formales e informales, incluido un comité consultivo de ética independiente.

 

Ética sin fronteras

La ética concierne a casi todos los aspectos de la mayoría de los proyectos de investigación, pero la escala y la ambición del HBP hacen que las implicaciones éticas sean más patentes. Abordar la gestión de los datos, así como las preguntas sobre qué datos pueden ser utilizados para qué fin y por quién, genera una serie de preocupaciones éticas y jurídicas. En el marco del HBP, el intercambio de datos a través de las fronteras nacionales añade un nivel más de complejidad.

El programa ha establecido un grupo de trabajo que recopila todas las políticas y normativas relacionadas con los datos

Como respuesta a esta situación, el programa de investigación sobre ética y sociedad del HBP, dirigido por la profesora Kathinka Evers, ha establecido un grupo de trabajo que recopila todas las políticas y normativas relacionadas con los datos. «Se trata de un problema importante y polifacético que comparten todos los grandes proyectos que hacen un uso intensivo de los datos. Nuestro trabajo en este ámbito es crucial, con el potencial de dar forma a futuras colaboraciones internacionales», dice el profesor Bernd Stahl, director de ética del HBP.

Otra área fundamental de trabajo está relacionada con el cumplimiento de políticas y normativas. En algunos casos, los reglamentos preexistentes de la Unión Europea (UE) aclaran las normas. El profesor Stahl comenta: «En la investigación biomédica, por ejemplo, los reglamentos de la UE relativos a la protección de los animales, junto con los medios de ejecución, están bien definidos. En otras áreas de investigación menos definidas, la UE tiene un papel claro a fin de liderar un debate social más amplio».

El despliegue de capacidades de Inteligencia Artificial cada vez mayores podría resultar socialmente problemático

Una de estas áreas es la de la inteligencia artificial (IA). Si bien la investigación neuromórfica del HBP puede ser la clave para desarrollar una IA más sólida, el despliegue de capacidades de IA cada vez mayores podría resultar socialmente problemático. Solo en el ámbito del empleo, tiene el potencial de crear paro en algunos sectores, al tiempo que aumenta la discriminación y los prejuicios en el lugar de trabajo.

El programa de ética y sociedad contribuye a estos debates sociales con sus propias actividades de participación pública, dirigidas por el Consejo Danés para la Tecnología. El programa también lleva a cabo investigaciones empíricas mediante entrevistas, encuestas y ejercicios de participación pública.

 

Lo práctico y lo profundo

La investigación del HBP beneficiará a la ciencia, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la medicina de muchas maneras, con importantes repercusiones para los ciudadanos. Las nuevas tecnologías inspiradas en la neurociencia, como la computación neuromórfica y la neurorrobótica, podrían modificar fundamentalmente las capacidades físicas y cognitivas de los seres humanos.

A un nivel más filosófico, una mejor comprensión del encéfalo puede modificar la manera en la que pensamos de nosotros mismos

Quizá el mayor impacto, pero a su vez el más complejo, vendrá con el desarrollo de mejores formas de entender, diagnosticar y tratar las enfermedades encefálicas. A un nivel más filosófico, una mejor comprensión del encéfalo puede modificar la manera en la que pensamos de nosotros mismos, ejerciendo una profunda influencia en las estructuras y relaciones sociales.

El reconocimiento de que es probable que esas repercusiones sean tanto negativas como positivas, implica que las preguntas correctas puedan ser formuladas, a su debido tiempo, por las personas adecuadas.

Con todo, tal y como comenta el profesor Stahl: «En la mayoría de los casos no existe una respuesta única y sencilla a las cuestiones éticas y no existe un árbitro ético definitivo. Fomentamos la comunicación abierta, inclusiva y transparente para alcanzar un consenso sobre la mejor manera de avanzar».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí