Adolfo Suárez

Adolfo Suárez / Wikimedia - Ministerio de la Presidencia. Gobierno de España (Pool Moncloa)

Tal día como hoy… 29 de enero de 1981 dimitía como presidente Adolfo Suárez

 

El 29 de enero de 1981, el presidente del gobierno español, Adolfo Suárez, el primero desde el restablecimiento de la democracia tras la dictadura franquista, presentaba su dimisión.

 

CV / En un primer momento se vio como el resultado de la implosión en mil facciones del partido que él mismo había creado, Unión de Centro Democrático (UCD). Luego, con el golpe de estado fallido del 23 de febrero, se comprobó que había un ruido de fondo mucho más parecido al de los sables que al de los voceros.

Adolfo Suárez (1932-2014) había llegado a la presidencia del gobierno en julio de 1976, al ser nombrado por el rey Juan Carlos para tal cargo tras la (bienvenida) dimisión de Arias Navarro, un hombre alienado con las esencias del franquismo puro y duro. Suárez era un hombre del régimen en el cual había hecho carrera, pero pertenecía a una generación que no había hecho la guerra. Llegó a la presidencia auspiciado por su valedor, Torcuato Fernández Miranda, que consiguió colar su nombre en la terna que el Consejo del Reino –un órgano de la dictadura franquista- elaboró para presentarla al rey, que no era, según parece, ajeno en absoluto al asunto. Y fue nombrado con un encargo muy específico, el de llevar a cabo una transición política que permitiera el reciclaje del régimen dictatorial en una democracia homologable.

Adolfo Suárez (1932-2014) había llegado a la presidencia del gobierno en julio de 1976, al ser nombrado por el rey Juan Carlos para tal cargo tras la dimisión de Arias Navarro

Precisamente por el lugar que ocupó en los tiempos que corrían, ha sido una figura controvertida; despreciado y odiado por los franquistas recalcitrantes por traidor y desertor; ninguneado como arribista por los «demócratas de toda la vida», algunos de los cuales habían tenido su propia «epifanía» democrática mucho más recientemente de lo que hoy se suele recordar. Otros lo han considerado un arribista sin ideología, un «trepa»… Lo cierto, en cualquier caso, es que su etapa como presidente coincidió con los momentos más complicados y difíciles de la Transición, y que de allí  surgió la democracia española tal como hoy la conocemos.

Fue presidente cuatro años y medio, en tres cortas legislaturas. La primera bajo un régimen dictatorial, que disolvió con la Ley de Reforma Política y la convocatoria de elecciones libres en junio de 1977 –las primeras en España desde febrero de 1936-; la segunda al ser investido por el Congreso de diputados tras ganar estas elecciones constituyentes, hasta la promulgación de la Constitución de 1978 y las consiguientes elecciones en marzo de 1979, que ganó de nuevo, iniciando la que sería su tercer mandato, que no concluyó.

Fue presidente cuatro años y medio, en tres cortas legislaturas. La «estrella» de Suárez empezó a eclipsarse nada más estrenarse por tercera vez en el puesto

La «estrella» de Suárez empezó a eclipsarse nada más estrenarse por tercera vez en el puesto. Acabó siendo considerado por tirios y troyanos el culpable de la crisis económica, del terrorismo de ETA y los GRAPO, del golpismo de los militares, de continuador de la dictadura y de amigo de los comunistas… Alfonso Guerra le llamó «tahúr del Mississippi»… En su partido empezaron a surgir facciones y rebeliones. Era un partido pensado para alcanzar el poder, que se empezó a deshacer cuando las expectativas de renovarlo empezaron a desvanecerse. Los militares no le perdonaban que hubiera legalizado al PCE, el PSOE no le perdonaba que fuera más popular que Felipe González… Y hubo sin duda presiones muy poderosas. Había habido conspiraciones militares tenuemente abortadas…

Tras su dimisión, y mientras se estaba procediendo en el Parlamento a la investidura de su sucesor, Leopoldo Calvo Sotelo, la Guardia Civil irrumpió en el Congreso el 23 de febrero y la democracia estuvo a punto de perderse durante las siguientes horas. Y algo, sin duda, se perdió.

Adolfo Suárez se retiró de la vida pública en el año 2003. Padecía Alzheimer desde dos años antes y acabó sin recordar siquiera que había sido presidente del gobierno

La primera medida de su sucesor fue anunciar la inmediata entrada en la OTAN de España, algo a lo que Suárez, por diversas razones había sido siempre reacio. Creó un nuevo partido, el CDS –Centro Democrático y Social-, que consiguió dos escaños en las elecciones de 1982, que el PSOE ganó por aplastante mayoría absoluta. Repuntó en las de 1986, pero el espacio político al que aspiraba fue absorbido por Alianza Popular, luego PP, en la derecha, y por el PSOE en la izquierda, y su estrella fue declinando.

Adolfo Suárez se retiró de la vida pública en el año 2003. Padecía Alzheimer desde dos años antes y acabó sin recordar siquiera que había sido presidente del gobierno. Murió de una neumonía el 23 de marzo de 2014, a los 81 años de edad.  Hoy, con la perspectiva que da el tiempo, este juez inapelable que quita y da razones, sería injusto no reconocerle sus méritos, que sin duda también los tuvo.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí