El alumno, de 13 años, ha entrado en el centro educativo armado con una ballesta en el instituto Joan Fuster de Barcelona

Atribuyen la agresión a un “brote psicótico”

.

CV / Sobre las nueve de esta mañana, lunes 20 de abril, han comenzado los hechos. En el instituto Joan Fuster del barrio de la Sagrera en Barcelona, un alumno ha irrumpido en un aula provisto de un puñal, una pistola de balines y una escopeta. Cuando la profesora de castellano le ha indicado “pasa”, pues las clases empiezan a las ocho de la mañana, el menor le ha disparado con la ballesta y después ha herido en la pierna con un machete a la hija de la profesora al acudir a defenderla.

Al proferirse los gritos, un profesor sustituto de Ciencias Sociales y que apenas llevaba dos semanas en el centro, Abel Martínez Oliva, de 35 años y natural de Lleida, se ha encontrado con una agresión en el abdomen con resultado de muerte al acudir desde un aula cercana. Otros dos alumnos más dos profesores han resultado heridos, aunque no de gravedad.

Al proferirse los gritos, un profesor sustituto de Ciencias Sociales que apenas llevaba dos semanas en el centro se ha encontrado con un tiro de ballesta

Sobre las once de la mañana, los Mosos d’Esquadra han acordonado la zona y retenido y custodiado al agresor dentro del centro, ya que al ser menor de 14 años, no puede ser detenido porque el delito no es imputable. El resto de alumnos y profesores han sido desalojados del instituto. Poco después, la dirección del instituto se reunía con los padres de los alumnos en el interior del edificio al que no han tenido acceso los medios de comunicación.

Tras conocerse la noticia, la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, se han desplazado hasta el instituto.  Los sindicatos de enseñanza catalanes ya han mostrado su repulsa y condena por los hechos así como sus condolencias de pésame a las familias. Lo mismo han ido haciendo diferentes partidos políticos. El Juzgado de Instrucción 24 de Barcelona, en funciones de guardia, ha abierto diligencias este lunes, según informa un comunicado del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

Las clases, suspendidas desde los hechos, se reiniciarán el miércoles. Esta tarde se atribuían causas mentales manifestadas a través de un posible “brote psicótico”, en el momento de cometer su acción. El menor es aficionado a videojuegos con un fuerte componente violento y había suspendido casi todas las asignaturas. Compañeros del autor del asesinato y heridas a otras personas lo califican con un carácter violento y

.

Sin precedentes

Se trata del primer caso documentado en España de estas características, donde un alumno agrede de muerte a un profesor. Hasta el momento, las disputas entre alumnos y profesores se zanjaban mediante insultos, vejaciones e incluso algunas bofetadas pero no existía hasta hoy en nuestro país un caso similar. Los interrogantes que ahora se abren sobre este hecho son cuando menos preocupantes.

¿Cómo ha podido entrar un alumno a un centro educativo armado con semejante arsenal letal? ¿Qué responsabilidad legal puede recaer sobre él puesto que no es imputable? ¿Qué grado de responsabilidad tienen los padres en el caso de la ballesta, que requiere los mismos permisos que una escopeta? ¿Estarán seguros los alumnos y los profesores en sus centros a partir de ahora? ¿Qué medidas tomarán las instituciones públicas para proteger la seguridad de sus ciudadanos?

.

El asesinato del profesor no fue un hecho aislado