En caso de tener en casa alguno de los productos indicados, se aconseja no consumirlos y en caso de haberlos consumido  se recomienda acudir a un centro sanitario si se presentan síntomas / Imagen: Pixabay

Intoxicación por Listeria monocytogenes atribuida a quesos de leche cruda de oveja procedentes de España

.

Unos quesos frescos de leche cruda de oveja de la marca Ohian Txiki Koop son los presuntos responsables de esta alerta de seguridad alimentaria: contienen Listeria Monocytogenes, una peligrosa bacteria y han provocado un caso de meningitis. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) informan de la retirada de los quesos afectados. Si tienes uno de ellos, no lo consumas. 

 

AECOSAN / OCU.  La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN)  ha tenido conocimiento a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Informacion (SCIRI) de la existencia de un afectado por meningitis  en la Comunidad de Madrid, como consecuencia de una intoxicación alimentaria por Listeria monocytogenes presuntamente asociada al consumo de queso de leche cruda de oveja de pasta blanda fabricado por la empresa Ohian Txiki Koop ubicada en País Vasco. El afectado evoluciona  favorablemente.

Los quesos presuntamente implicados han sido distribuidos en las Comunidades Autónomas de Madrid, Cataluña y País Vasco y se está llevando a cabo su retirada

Los quesos presuntamente implicados son los siguientes:

  • Gutizia, queso de leche cruda de oveja.
  • Txuria, queso de pasta blanda de leche cruda de oveja.
  • Beltza, queso láctico-rulo de leche cruda de oveja.

Los productos han sido distribuidos en las Comunidades Autónomas de Madrid, Cataluña y País Vasco. Se está efectuando  la retirada de todos los lotes de queso de leche cruda de oveja de pasta blanda.

Esta información ha sido comunicada a través del sistema de la red de alerta nacional a las Autoridades competentes de las Comunidades Autónomas que están realizando las oportunas actuaciones. Como medida de precaución, se aconseja a las personas que tengan en su domicilio algún envase de estos productos, se abstengan de consumirlos y que en caso de haberlos consumido y si presentan alguna sintomatología no habitual, se recomienda acudir a un centro sanitario.

.

¿Qué es la listeria y por qué está en el queso?

Según explican desde la OCU, la Listeria monocytogenes es una bacteria que está detrás de un buen número de infecciones alimentarias. Suele transmitirse por consumir quesos frescos, patés, fiambres o vegetales crudos en los que se encuentra la bacteria. No causa diarrea ni episodios gastrointestinales, sino que los principales síntomas de una infección con Listeria son fiebre alta, dolor de cabeza y de cuello, convulsiones, septicemia y abortos o partos prematuros, en las embarazadas.

La listeriosis tiene un periodo de incubación largo: si has comido alguno de los quesos afectados, mantente alerta y acude al médico antes cualquiera de estos síntomas.

los principales síntomas de una infección con Listeria son fiebre alta, dolor de cabeza y de cuello, convulsiones, septicemia y abortos o partos prematuros, en las embarazadas

La normativa permite usar leche cruda en quesos frescos, de poca maduración, a diferencia de lo que sucedía antes, cuando era obligatorio en esos casos usar leche pasterizada. Por tanto, llegan al mercado quesos elaborados con leche cruda han tenido menos de 60 días de maduración.

Durante el periodo de maduración el queso pierde humedad, se concentra la sal, se producen procesos de fermentación que liberan ácido láctico… en definitiva la maduración es garantia de conservación de los quesos, ya que se crean condiciones que impiden el desarrollo de patógenos como la Salmonella, Escherichia coli o Listeria.

A juicio de OCU, es muy importante que las empresas que se dediquen a elaborar quesos con leche cruda sean extremadamente escrupulosos con la calidad del proceso en todos sus pasos, desde el propio ordeño, a la manipulación o el tratamiento en la quesería, pues se trata de productos que no llevan ningún proceso térmico (a diferencia de lo que sucede si se trabaja con la leche pasterizada) y todas las bacterias que puediera haber en la leche pasan directamente al queso, con el consiguiente riesgo.