Alexis de Tocqueville

Alexis de Tocqueville

A Tocqueville se le suele pasar por alto, o se le cita solo de pasada, en la mayoría de manuales sobre la moderna teoría social / Foto: Wikimedia

Tal día como hoy… 16 de abril de 1859 fallecía Alexis de Tocqueville

.

El 16 de abril de 1859 fallecía en Cannes (Francia), a los 53 años de edad, Alexis de Tocqueville, ideólogo del liberalismo y uno de los fundadores de la sociología moderna, así como el hombre que puso a Europa frente a sí misma con la descripción que hizo de la joven nación de los Estados Unidos en su obra más conocida: ‘La democracia en América’.

.

CV / A Tocqueville se le suele pasar por alto, o se le cita solo de pasada, en la mayoría de manuales sobre la moderna teoría social. Mientras Comte, Marx, Durkheim o Weber son de referencia obligada, Tocqueville, en cambio, suele ser pasado por alto, considerado más un tratadista político que un sociólogo o un antropólogo. Aunque en realidad, y a la vista de su obra, bien puede decirse que mientras otros estaban teorizando, él estaba aplicando ya una nueva disciplina. ¿O acaso ‘La democracia en América’ no es el resultado de un «trabajo de campo» con «observación participante» desde una perspectiva de «relativismo cultural», al menos en lo que concierne a aparcar los propios prejuicios para intentar entender lo que se pretende describir?

Fue un pensador templado y lúcido en sus análisis, que supo entender muy bien las causas que habían llevado a la revolución, aun sin compartir ni su radicalidad ni sus excesos

Alexis Henry Charles de Clérel, vizconde de Tocqueville, nació en Verneuil-sur-Seine (île de France), cerca de París, el 29 de julio de 1805, en el seno de una familia aristocrática con algunos de cuyos miembros pasados por la guillotina durante la época del «Terror». El rechazo por los excesos revolucionarios perduró en él toda su vida, así como una cierta nostalgia aristocrática por unos tiempos mejores que sabía irremisiblemente dejados a atrás. Por lo demás, fue un pensador templado y lúcido en sus análisis, que supo entender muy bien las causas que habían llevado a la revolución, aun sin compartir ni su radicalidad ni sus excesos. Sus análisis en ‘El Antiguo Régimen y la Revolución’ van, en este sentido, mucho más que otro liberal, Edmund Burke, quien afirmó respecto a la revolución que los franceses «se movían por abstracciones». Tocqueville, aun compartiendo tal afirmación, plasmó tales abstracciones en hechos concretos.

Siendo magistrado por oposición, en 1831 aceptó el encargo gubernamental de trasladarse a los Estados Unidos para estudiar su sistema penitenciario. Permaneció allí dos años, viajando por un «nuevo» país cuya realidad supo percibir muy atinadamente.  A su regreso, publicó un informe sobre el sistema penitenciario americano y, dos años más tarde, en 1835, la primera parte de su obra capital, ‘La democracia en América’. La segunda parte apareció en 1840. Renunció a la magistratura y emprendió la carrera política.

.

Liberal conservador moderado

En 1831 los Estados Unidos eran todavía, básicamente, las trece colonias de la franja atlántica, a las cuales se habían incorporado la Florida española y los inmensos y despoblados territorios de la Louisiana francesa, entonces en plena efervescencia colonizadora. Su presidente era Andrew Jackson, héroe de la todavía reciente segunda guerra con Inglaterra (1814).

Tocqueville supo ver los EEUU como una sociedad europea libre del lastre institucional -estructuras gubernamentales, religiosas, feudales, gremiales…- y de las servidumbres que históricamente arrastraban las sociedades europeas. Es decir, eran Europa pero sin su historia. Contenían en su acerbo todos los avances, progresos y cultura de las sociedades de que procedían, sin sus rémoras estructurales. De ahí su dinamismo, propiciado además por la posibilidad de expandirse por unos inmensos territorios prácticamente vírgenes.

Fue siempre un liberal conservador moderado, y un firme convencido de la inevitabilidad de la democracia y de la necesidad de estabilidad política

Sus observaciones sobre el país y su población son de una agudeza incontestable y, en muchos aspectos, de una actualidad sorprendente, acaso en la medida que formarían parte de su ADN fundacional. En aquellos aspectos que le parecieron admirables y en los que no; como que en la patria de Thomas Jefferson un juez no tomara en cuenta la declaración de un testigo porque rechazó jurar ante la Biblia aduciendo su condición de ateo.

Sin pretender en ningún momento ser profeta, predijo la desaparición de las culturas amerindias de las praderas -incompatible con el modelo que se anunciaba-, la inconveniencia del sistema esclavista del Sur como freno al desarrollo, y que los EEUU se convertirían en el país más poderoso del mundo, junto con Rusia.

Fue siempre un liberal conservador moderado, y un firme convencido de la inevitabilidad de la democracia y de la necesidad de estabilidad política para que pudiera desarrollarse debidamente. Como monárquico, fue contrario a la revolución de 1848 que derrocó al último rey de Francia, Luis Felipe I; pero fue igualmente leal a la II República, manifestándose igualmente a favor de la legalidad republicana y contra el golpe de estado de Luis Napoleón que instituyó el II Imperio.

Alexis de Tocqueville murió a los 53 años, a consecuencia de una tuberculosis que arrastraba de años atrás.

.

También un 16 de abril se cumplen estas otras efemérides

.

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí