Américo Vespucio

Americo Vespucio / Wikimedia

Tal día como hoy… 9 de marzo de 1454 nacía en Florencia Américo Vespucio

 

El 9 de marzo de 1454 nacía en Florencia Américo VespucioAmerigo Vespucci, en italiano original-, el hombre que dio su nombre a un nuevo continente, América. Otra cosa es si tal honor fue merecido.

 

CV / La figura de Vespucio fue y ha seguido siendo controvertida por sus supuestas imposturas y falsos viajes inventados para darse pábulo. Pero el nombre de «América» para el nuevo continente se extendió y popularizó desde que, en 1507, el cartógrafo alemán Martin Waldseemüller lo denominó así por atribuirle el descubrimiento de estas tierras. Tampoco está nada claro que fuera el primero que cayó en la cuenta de que «aquello» no era Asia oriental.

Amerigo Vespucci pertenecía a una destacada familia de comerciantes florentinos que tuvo en su momento un destacado papel en el gobierno de Florencia

Amerigo Vespucci pertenecía a una destacada familia de comerciantes florentinos que tuvo en su momento un destacado papel en el gobierno de Florencia. Participó en misiones diplomáticas y a la muerte de su padre, en 1482, se hizo cargo de la empresa. No debieron irle las cosas muy bien, porque hacia 1491 fijó su residencia en Sevilla, en centro comercial castellano en aquellos tiempos, como armador y aprovisionador de barcos, teóricamente como representante del patricio florentino Lorenzo di Pierfrancesco di Medici, pero en la práctica como agente empleado de un tal Juanoto de Berardi, que al oficio de consignatario añadía el de traficante de esclavos. Su experiencia como marino era prácticamente nula, pero disponía de conocimientos de cartografía.

En Sevilla conoció a Colón y es posible que participara en el aprovisionamiento de su primera expedición. Tras la muerte de Berardi, en su testamento indicaba a Vespucio una deuda que Colón habría contraído con él por valor de 180.000 maravedíes. Tras volver Colón arrestado y encadenado de su tercer viaje, los Reyes Católicos liquidaron su monopolio de viajes a la Indias, y Vespucio se embarcó en el primer viaje «no-colombino», capitaneado por Alonso de Ojeda en 1499. Arribaron a las costas de la actual Venezuela, y parece que fue Vespucio quien la bautizó como tal. Al ver que los indígenas vivían en chozas sobre el agua, palafitos, se le ocurrió relacionar esta costumbre con Venecia.

En Sevilla conoció a Colón y es posible que participara en el aprovisionamiento de su primera expedición

Sin que se conozcan las razones, Vespucio abandonó España a su vuelta del viaje para trasladarse a Portugal. Explica en una de sus cartas que fue invitado por el rey portugués, pero se especula con que fuera una misión de espionaje para saber qué conocían exactamente los portugueses del Nuevo Mundo. En 1501 participó en la expedición portuguesa a Brasil, con la intención de explorar los territorios descubiertos por Cabral el año anterior.

Reaparece en España hacia 1502. En una carta de Colón a su hijo Diego, le dice que Vespucio está viviendo en su casa. Luego se casó con una aristócrata sevillana, acaso una hija ilegítima del Gran Capitán, y se convirtió en uno de los hombres fuertes de la Casa de Contratación de Sevilla.

Por encargo de Fernando el Católico, impartió enseñanzas a los marinos andaluces sobre métodos astronómicos de navegación, substituyendo las usuales prácticas basadas en la estimación, y como examinador y expendedor de títulos de piloto. Fracasó en este cometido por la hostilidad que suscitaron entre los pilotos andaluces sus procedimientos. Vespucio se quejó de la animadversión de sus alumnos y de su negativa a adoptar sus métodos, pero algunos historiadores han constatado que sus enseñanzas eran, con toda probabilidad, completamente inútiles, unas por obsoletas, otras por quiméricas. Así por ejemplo, aseguraba disponer de un procedimiento para determinar la longitud geográfica en alta mar –algo que con la imprecisión de los relojes de la época era imposible- y haber hallado con el equivalente de la Estrella Polar en el hemisferio sur, la Cruz del Sur. Digamos sobre esto último que la Cruz del Sur era conocida desde los tiempos de los antiguos griegos, y que la posición desde la que Vespucio afirma haberla visto, era completamente incorrecta.

En sus cartas, afirma haber realizado más de seis viajes a América, atribuyéndose un protagonismo tan falso como los propios viajes que narra

Tendía sin duda a la exageración, cuando no a la mentira pura y simple. No era algo raro en la época en lo tocante a los relatos sobre los viajes, pero no en lo concerniente a aspectos técnicos de navegación. En sus cartas, afirma haber realizado más de seis viajes a América, atribuyéndose un protagonismo tan falso como los propios viajes que narra. Solo constan los dos mencionados, y es muy improbable que realizara siquiera uno más.

En 1504 y 1505, respectivamente, publicó las dos obras que le dieron fama universal, ‘Mundus Novus’ y ‘Carta a Soderini. Impresas ambas en Augsburgo, la primera se presentaba como un resumen del informe elevado por Vespucio a su antiguo patrón, Pierfrancesco di Medici. Narra su viaje portugués. Los datos que aporta parecen correctos, pero su descripción es extremadamente confusa. Afirma, eso sí, que las nuevas tierras son un continente mucho más densamente poblado que Europa, Asia o África. En la ‘Carta a Soderini’, llamada así por estar supuestamente dirigida al dirigente florentino con este nombre, describe cuatro viajes a las Indias, con un estilo sensacionalista y atribuyéndose descubrimientos ya descubiertos por otros anteriormente, cosa que no podía ignorar. Ambos fueron best sellers de la época. Y de ahí a «América».

Américo Vespucio murió en Sevilla, a los 57 años de edad, el 22 de febrero de 1512.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí