“Amnesia antiética”

La reincidencia en la mentira o en las conductas antiéticas parece un hecho inevitable

Las actitudes deshonestas acaban siendo olvidadas y justificadas por el cerebro

.

Un estudio de las universidades de Harvard y Northwestern concluye que las acciones poco éticas, como la infidelidad o la mentira, tienden a ser olvidadas y generalmente acaban siendo reincidentes. A medida que un individuo miente más sus recuerdos de conducta no ética se vuelven menos claros con el tiempo a diferencia de otro tipo de recuerdos. Es lo que estos autores denominan, “amnesia antiética”. Los resultados han sido publicados en la revista PNAS.

.

Las personas que actuaron de manera poco ética son las menos propensas a recordar los detalles de su comportamiento

CV / ¿Ha sido víctima de alguna infidelidad? Según este trabajo, quien la cometió puede volver a hacerlo con bastante probabilidad. En esta investigación, basada en nueve estudios realizados con poblaciones de muestras diversas y más de 2.100 participantes, los investigadores descubrieron que comparando a las personas que participan en el comportamiento ético de aquellas que no lo hacen, las personas que actuaron de manera poco ética son las menos propensas a recordar los detalles de su comportamiento. Además, a causa de esta “amnesia antiética”, estas personas son más propensas a actuar de forma deshonesta repetidamente con el tiempo.

La explicación científica parece estar relacionada con la amígdala cerebral. Mediante técnicas de neuroimagen, los científicos comprobaron cómo se iluminaba este área en los individuos que mentían. No obstante, cada vez que mentían más esta imagen iluminada era más débil; es decir, que el hecho de mentir se iba asumiendo cada vez como “menos grave” en su respuesta neuronal.

 La doble moral del ser deshonesto

En todo el mundo, la deshonestidad es un fenómeno generalizado y común. Los casos de mala conducta ética se dan tanto en los negocios, la política, los deportes, la educación o la medicina, comportamientos que cuestan a la sociedad un alto coste económico cada año, según este estudio. Muchas personas que se consideran honestas, sin embargo, a menudo pueden engañar en los impuestos, robar en el lugar de trabajo, realizar descargas ilegales de música en internet, cometer infidelidad conyugal, usar el transporte público de forma gratuita, mentir, etc. Los costos de tal deshonestidad a pequeña escala son sorprendentemente elevados.

Para reducir las molestias psicológicas experimentadas después de cometer actos no éticos, las personas usan un mecanismo de doble distanciamiento

Estos datos preocupantes explican, al menos en parte, porqué estudiosos de distintas disciplinas como el derecho, la economía, la psicología y la gestión se han interesado en estudiar cuándo y por qué la gente a menudo actúa sin ética. Debido a que la falta de honradez a menudo provoca culpa, remordimiento u otras emociones negativas, podríamos esperar que la gente evitara seguir actuando de manera no ética. Sin embargo, la evidencia anecdótica a través de estos estudios sugiere lo contrario.

Debido a que la gente tiene una visión excesivamente positiva de su moralidad, pero constantemente no cumplen con este estándar, experimentan malestar psicológico tras comportarse deshonestamente y participan en diversas estrategias para aliviar esta disonancia y reducir su angustia. Estos individuos presentan justificaciones para que su conducta no ética se distancie de sí mismos o la consideran moralmente permisible, por ejemplo, deshumanizando a las víctimas de su deshonestidad. Es decir, recodifican su acción desprendiéndose moralmente de ella.

Además, para reducir las molestias psicológicas experimentadas después de cometer actos no éticos, las personas usan un mecanismo de doble distanciamiento, juzgando las transgresiones de los demás con más dureza que las suyas y presentándose como más virtuosas y éticas en comparación.

.

Borrar u oscurecer los recuerdos antiéticos

Otra estrategia que utilizan las personas deshonestas es olvidar los detalles de sus acciones poco éticas a lo largo del tiempo. Tal información, de hecho, amenaza su autoimagen moral y crea angustia. Un extenso grupo de investigación ha documentado que las personas olvidan activamente algunos de sus comportamientos pasados ​​cuando hacerlo es conveniente o les hace sentirse mejor. En el caso de la falta de honradez, los estudios de laboratorio muestran que los participantes culpables pueden suprimir la memoria de sus crímenes cuando se les instruye para hacerlo. De hecho, en tales situaciones, la actividad cerebral de quienes cometieron crímenes es indistinguible de la de personas inocentes.

Otra estrategia que utilizan las personas deshonestas es olvidar los detalles de sus acciones poco éticas a lo largo del tiempo

En términos más generales, las personas experimentan lo que denominan “amnesia no ética”: la memoria de su conducta no ética pasada se hace menos clara, menos detallada y menos vívida con el tiempo que la memoria de sus acciones éticas y de acciones no relacionadas con la ética. Porque la gente valora la moralidad y quiere mantener una auto-imagen moral positiva, pero a menudo actúa deshonestamente cuando se enfrenta a la tentación de comportarse de manera poco ética. Así que están motivados para olvidar los detalles de sus acciones y con ello poder seguir pensando en sí mismos como individuos honestos.

Hallazgos anteriores sugieren que la motivación para olvidar un evento puede interrumpir la codificación del mismo y reducir la capacidad de una persona para recordar ese evento en el futuro. Además, la gente olvida los eventos emocionales negativos más fácilmente que los neutros. Por lo tanto, cuando la gente quiere olvidar un cierto evento, su memoria de los detalles sobre el mismo es más probable que se vea afectada que cuando no tienen tal deseo o la intención de recordar el evento. En el caso del comportamiento poco ético, este deseo de olvidar puede llevar a la gente a no pensar en sus acciones poco éticas muy a menudo. Como resultado, se sienten mejor (por ejemplo, su incomodidad es menor) y pueden mantener su auto-concepto moral intacto. Además, los recuerdos de tales acciones se vuelven más borrosos con el tiempo.

.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí