Año Murillo en Sevilla

La Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, como centro superior de enseñanzas artísticas de la ciudad, se siente heredera de la Academia del arte de la Pintura de Sevilla

Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después

.

La Universidad de Sevilla presenta en la Sala Santa Inés una exposición que recoge la obra de más de 60 profesores de estilos e intenciones muy diferentes con la producción murillesca como hilo conductor. Es la cuarta muestra de Año Murillo y puede visitarse desde el 12 de diciembre hasta el próximo 28 de enero de 2018.

.

US / El 11 de enero de 1660 algunos artistas sevillanos, entre quienes se encontraban Bartolomé Esteban Murillo, Francisco de Herrera el Mozo y Juan de Valdés Leal, fundaban en Sevilla, en unas estancias de la Casa Lonja, una Academia del arte de la Pintura, siendo éste el primer establecimiento de enseñanza artística con el que contó la ciudad.

El artista, además de genio indiscutible del barroco, fue uno de los fundadores en 1603 de la Academia del Arte de la Pintura de Sevilla

En la actualidad, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, como centro superior de enseñanzas artísticas de la ciudad, se siente heredera de esta primigenia institución y, por ello, en el año en el que rememoramos el cuatricentenario del nacimiento de Murillo ha querido participar activamente en los factos conmemorativos de quien fue el primer presidente de su más remoto precedente.

La sala Santa Inés ha acogido este pasado martes la inauguración de ‘Murillo y la Facultad de Bellas Artes 400 años después’, la cuarta exposición de Año Murillo y la primera que homenajea al maestro desde la creación contemporánea y el ámbito universitario. El artista, además de genio indiscutible del barroco, fue uno de los fundadores en 1603 de la Academia del Arte de la Pintura de Sevilla, la primera institución educativa dedicada en Sevilla a las Bellas Artes y la segunda en España.

Un total de 60 obras del centro componen este proyecto de Año Murillo comisariado por Fernando Infante del Rosal y Marisa Vadillo Rodríguez. A través de cuatro salas el visitante asiste a diversos homenajes a la producción murillesca ejecutados desde varias disciplinas.

.

Diálogo y conexión entre las piezas

La primera sala acoge el espacio ‘Las calles del Olimpo’, que refleja visiones sociales similares a las de Murillo, con temas recurrentes como la infancia y las ventanas. Otro de los puntos destacados de esta primera estancia es ‘Honesta Soberanía’, que rehace con ironía el grado de distancia propio de los autorretratos de Murillo.

La siguiente parada en la ruta es ‘La época visitada’, que aúna visiones barrocas que consiguen reconstruir los valores escenográficos, las adaptaciones de los mitos y la iconografía del tiempo del artista. Frente a esta puede visualizarse ‘Objeto y alegoría’, que interpreta el sistema de los objetos de Murillo y sus disposiciones, así como el valor simbólico de muchas de sus obras. Este punto funciona como ejemplo de la importancia que cobra lo secundario en las creaciones del pintor.

Lo más característico de la exposición es la gran proximidad que existe entre las obras, al más puro estilo de los antiguos gabinetes de maravillas o de los tapissiers de los Salones de París

‘Sacramento y trascendencia’ es la tercera sala. En ella puede contemplarse un retablo contemporáneo de estilos e intenciones muy dispares en el que cobran protagonismo los temas religiosos y sagrados. Uno de los símbolos pictóricos de Murillo fueron sus Inmaculadas, que en el espacio ‘En el primo instante’ se reinterpretan como un modelo de representación más allá de su propia significación.

Según los comisarios, lo más característico de la exposición es la gran proximidad que existe entre las obras, al más puro estilo de los antiguos gabinetes de maravillas o de los tapissiers de los Salones de París, otorgando una sensación de diálogo y conexión entre las piezas. Un reflejo, al cabo, de la colaboración universitaria y la experiencia compartida que hace que la Facultad de Bellas Artes de Sevilla siga evolucionando 400 años después.

La exposición se ha realizado gracias a la colaboración de profesores y artistas vinculados a la Facultad de Bellas Artes y de instituciones como la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, Año Murillo, el Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Cultura la Junta de Andalucía.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí