Asesinato de J.F. Kennedy

El presidente Kennedy con su esposa, Jacqueline, y el gobernador de Texas John Connally en la limusina presidencial, minutos antes del asesinato del presidente. / Wikimedia

Tal día como hoy… 22 de noviembre de 1963 era asesinado John Fitzgerald Kennedy

 

El 22 de noviembre de 1963 era asesinado en Dallas (Texas, EEUU) John Fitzgerald Kennedy (n. 1917), el presidente de los Estados Unidos. Las brumas que envuelven este magnicidio son las que suelen extenderse tras los llamados «crímenes de estado». La trama sigue sin ser resuelta, pero todo apunta hacia una poderosa conspiración.

El 8 de noviembre de 1960 J.F. Kennedy ganaba las elecciones a presidente de EE.UU

CV / Si uno habla del asesinato de Kennedy con algún norteamericano de edad suficiente como para recordarlo, lo primero que dirá es qué estaba haciendo en el momento que se enteró y por qué medio. Fue un asesinato que conmocionó a la sociedad norteamericana, por todo lo que Kennedy representaba. Aun así, no fue el primer presidente de los EEUU muerto en un atentado. Le precedieron en tan fúnebre lista Abraham Lincoln, James A. Garfield y William Mckinley. Pero sí fue el más emblemático, junto a Abraham Lincoln.

Oficialmente, el autor de la muerte de Kennedy fue Lee Harvey Oswald, que fue detenido a los pocos minutos del atentado

Oficialmente, el autor de la muerte de Kennedy fue Lee Harvey Oswald, que fue detenido a los pocos minutos del atentado. Negó en todo momento tener nada que ver con el asesinato del presidente, y se autocalificó de patsy, un término que en los registros mafiosos refiere a alguien a quien le cargan un crimen que no ha cometido. Es decir, como se dice por aquí, que se estaba comiendo el marrón. Dos días después, mientras era trasladado a la cárcel del condado a través de los pasillos subterráneos de la comisaría, un hombre llamado Jack Ruby irrumpió abriéndose paso violentamente entre los periodistas y fotógrafos, y disparó a Oswald, que murió al día siguiente.

Oswald era un exmarine al cual de niño se le había diagnosticado «personalidad esquizoide». En el ejército había sido un pésimo tirador, lo cual hace increíble la precisión de sus tres disparos a distancia. Desertó a la URSS y se casó con una ciudadana soviética, con la cual regresó luego a los EEUU. En aquel entonces trabajaba en el edificio del cual partieron los disparos. De vuelta a casa, mató a un policía que iba a interrogarle, razón por la cual fue detenido. Una huella de su palmar fue descubierta en el fusil Carcano M91/38 que se encontró luego en las oficinas donde trabajaba, la Texas School Book Depository.

El asesino de Oswald, Jack Ruby, era un hampón de medio pelo que había sido testigo estrella de Richard Nixon en el Comité de Actividades antiamericanas

El asesino de Oswald, Jack Ruby, era un hampón de medio pelo que había sido testigo estrella de Richard Nixon en el Comité de Actividades antiamericanas. El propio Nixon había intervenido para impedir que declarara ante el FBI y en el Congreso en investigaciones sobre la mafia. Tenía un largo y sospechoso historial de detenciones por arrestos y liberaciones posteriores sin cargos. Afirmó que había matado a Oswald porqué así redimía a Dallas y le ahorraba a la viuda del presidente tener que declarar ante el asesino de su marido. Motivaciones poco creíbles en un gañán acreditado como él. Murió en la cárcel en 1967. El disparo de Ruby a Oswald, igual que el asesinato de Kenendy, fue visto en directo a través de la televisión.

La comisión Warren, que investigó inicialmente el asesinato de Kennedy, informó que no había evidencias de que Oswald o Ruby formaran parte de cualquier conspiración. Eso sí, los frecuentes viajes de Ruby a Cuba se justificaron afirmando que era un correo de la mafia.

La opinión pública no tragó, y se desencadenaron todo tipo de hipótesis conspirativas. Se apuntó a la mafia cubana anticomunista, a Fidel Castro, a la CIA, al FBI, al complejo militar-industrial, que quería una escalada armamentística en Vietnam que, al parecer, Kennedy rechazaba… y a todos juntos conjurados. Un auténtico crimen de estado.

En 1976, trece años después, se estableció el US House of Representatives Seelect Comittee of Assassinations, para investigar el asesinato

En 1976, trece años después, se estableció el US House of Representatives Seelect Comittee of Assassinations, para investigar el asesinato. En el informe final de 1979 se concluyó que Kennedy fue asesinado como resultado de una conspiración, en la que estuvieron implicadas varias dependencias del gobierno norteamericano. Pero nada de nombres. Por una vez, las teorías conspirativas parecen tener razón, acaso por la torpeza de la mayoría de versiones oficiales, lo cual ya es, de por sí, bastante indiciario. El problema es cuántos indicios hacen falta para convertirse en prueba.

Si algo está claro, es que no fue un tarado como Oswald que actuó por su cuenta, ni un mafioso como Ruby que se tornó sentimental repentinamente y decidió redimir a la ciudad de Dallas de su oprobio. Esto sí sería insultar a la inteligencia.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí