Asilo y protección en Ceuta y Melilla

Con asistencia de abogado e intérprete / Imagen: Aduana de Ceuta / Efe

El Ministerio del Interior creará oficinas de asilo y protección internacional en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla

.
Las instalaciones, que se habilitarán dentro de la zona de control fronterizo, estarán claramente identificadas como lugares de formalización de solicitudes de asilo o protección internacional.
.

El Ministerio del Interior creará unidades de atención a solicitantes de asilo y protección internacional en los puestos fronterizos habilitados de Ceuta y Melilla. De esta manera, el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz toma otra nueva iniciativa con la que dar respuesta a la singularidad de Ceuta y Melilla, fronteras que vienen registrando en los últimos años una fuerte presión migratoria derivada de su condición de únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con el continente africano. Este proyecto, que reforzará las garantías del sistema de protección internacional y permitirá un mejor cumplimiento de las exigencias del Sistema Europeo Común de Asilo, se materializará en los próximos meses.

Las instalaciones, que se habilitarán dentro de la zona de control fronterizo, estarán claramente identificadas como lugares de formalización de solicitudes de asilo o protección internacional, con lo que se evitará el traslado del solicitante fuera del recinto fronterizo tanto para ofrecerle la información necesaria que pueda conducirle a presentar tales solicitudes, como para la formalización de las mismas.

En dichas oficinas, y siempre con asistencia de abogado e intérprete -lo que constituye una de las garantías del sistema de protección internacional-, se realizará una identificación de aquellos inmigrantes que pudieran ser potenciales solicitantes de protección internacional. De este modo, estos inmigrantes podrían formalizar su solicitud ante las autoridades al cargo del puesto fronterizo (Cuerpo Nacional de Policía), solicitudes que se resolverían, como sucede hasta ahora, desde la Oficina de Asilo y Refugio también dependiente del Ministerio del Interior.

.

Mejora de los derechos y garantías

Una vez formalizada la solicitud en estos puestos se tramitaría, en todo caso, por el procedimiento denominado “de frontera”. Mientras se resuelve la admisión -en el plazo establecido de ocho días-, los solicitantes no tendrán que permanecer en los espacios habilitados en frontera, sino que, en lo que supone una mejora de los derechos y garantías, permanecerán en el territorio de Ceuta y Melilla, bien en el CETI, bien en el alojamiento privado al que, en su caso, pudieran optar.

Esto supondrá una importante mejora con respecto de la práctica seguida en los puestos fronterizos habilitados en aeropuertos internacionales, donde existen salas en las que los solicitantes deben permanecen en tanto se sustancia la admisión o desestimación de su solicitud.

Una vez resuelta y notificada la resolución, se procederá, en caso de ser admitida la solicitud, a su normal tramitación en los plazos establecidos en la Ley 12/2009, de 30 de octubre; en caso de inadmisión, se procedería conforme al artículo 37 de la Ley 12/2009, de 30 de octubre.

La materialización de este proyecto requerirá tanto una inversión en instalaciones (a fin de proporcionar, en los recintos fronterizos, los espacios necesarios), como en recursos humanos, ante la necesidad de reforzar el personal que preste atención a los solicitantes para informar y tramitar las solicitudes, proveer la dotación necesaria de intérpretes y adecuar las necesidades de personal instructor de las solicitudes por parte de Oficina de Asilo y Refugio.

Asimismo se reforzará la formación de las personas que prestasen sus servicios en estas unidades, y se buscará también una formación especializada de los funcionarios policiales, así como de los abogados que deban prestar la debida asistencia jurídica a los interesados.

.

La singularidad de Ceuta y Melilla

El Ministerio del Interior ha adoptado esta medida ante la singularidad de Ceuta y Melilla. Ambas ciudades autónomas registran un denso tránsito de personas que la cruzan a diario con fines laborales o comerciales, de forma legal a través de los pasos fronterizos habilitados. Por otro, registran una intensa presión migratoria, explicable por su condición de únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con el continente africano, que genera con creciente intensidad intentos de asalto masivo por parte de personas que, utilizando esta vía, tratan de acceder a territorio español -y por tanto europeo- de forma ilegal, eludiendo los controles fronterizos establecidos y exigidos por la normativa comunitaria.

Ello comporta unas condiciones especialmente exigentes para los miembros de las Fueras y Cuerpos de Seguridad del Estado encargados de la seguridad fronteriza, que deben realizar esta imprescindible actuación de control y protección de dichas fronteras con pleno respeto y dando plena efectividad a las garantías establecidas en nuestro sistema de Protección Internacional (asilo y refugio).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí