Cuidar la alimentación, tomando verduras, hortalizas, frutas y legumbres que garanticen el aporte de energía, vitaminas y minerales, caminar al menos los 10.000 pasos diarios, rebajar el nivel de estrés y conciliar el sueño son algunos de los consejos de este experto / Foto: UAH

Cómo combatir los efectos de la primavera en la salud

.

La primavera está siendo convulsa: subidas y bajadas bruscas de temperaturas, cambios bruscos en la luz, tormentas de granizo que anteceden a un sol de justicia… Con la primavera turbulenta la astenia primaveral, que trastoca horarios, hábitos y estados de ánimo, se hace más resistente en nuestro cuerpo y nuestra mente.

.

UAH / En esta entrevista habla de la astenia primaveral el profesor honorífico clínico de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UAH y miembro del Servicio de Prevención, Juan Carlos Ocaña, que participa en el Grupo de Trabajo de Fitoterapia y Aparato Locomotor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y en la Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT).

.

Juan Carlos Ocaña

Juan Carlos Ocaña

¿Qué es la astenia primaveral y por qué unos la sufrimos y otros no?

La astenia primaveral es un trastorno adaptativo que se caracteriza sobre todo por cansancio físico y psíquico que puede durar entre dos y tres semanas pero que durante este tiempo puede afectar a la vida cotidiana y, si no mejora, puede derivar en otros problemas como trastornos de ansiedad, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad o incluso accidentes debidos a la falta de atención y concentración que provoca. Para explicar por qué afecta a unos sí y a otros no, hay que basarse en la existencia de un factor endógeno no esclarecido que nos predispondría a vernos más afectados por las variaciones climáticas que se producen entre el paso del invierno a la primavera, como son el aumento de las horas de luz solar, de la temperatura y también del cambio horario que se realiza en esta época.

.

¿Por qué afecta principalmente al apetito y a la concentración?

Se va a producir una alteración de los ritmos circadianos y dichos ritmos regulan en nuestro organismo, entre otras cosas, los ciclos de sueño y vigilia. En invierno, nuestro organismo desconecta cuando anochece, sobre las siete u ocho de la tarde, y en primavera, al ir aumentando progresivamente las horas de luz solar junto con el cambio horario que coincide con la llegada de esta estación, se pierden horas de sueño. Esa pérdida provoca la fatiga física y psíquica que denominamos astenia primaveral y que conlleva problemas de concentración y del apetito, ya que por el cambio de hora también hacemos una modificación en los horarios de las comidas.

.

¿Qué recomienda para afrontarla con éxito?

Según una encuesta realizada a 1.800 personas por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), el 40% de los españoles se siente más cansado con el aumento de horas de luz, mostrando además una falta de apetito, de atención, de concentración y dificultad para conciliar el sueño, entre otros síntomas. La SEDCA da unas claves para hacer frente al cambio de estación siguiendo unos consejos básicos de alimentación, como es seguir un patrón de dieta mediterránea, con cinco comidas al día que incluyan platos más ligeros (sobre todo en el caso de la cena), evitando comidas copiosas que contribuyen a aumentar el malestar. Además, recomiendan incrementar la hidratación y la práctica de ejercicio.

Además de incrementar la hidratación y la práctica de ejercicio, también puede ser útil la ingesta de preparados farmacéuticos de jalea real bjo asesoramiento médico

También puede ser útil la ingesta de preparados farmacéuticos de jalea real, una sustancia que producen las abejas, rica en vitaminas, minerales y aminoácidos que la convierten en un reconstituyente rápido y único para nuestro organismo. Eso sí, siempre asesorados por un médico experto.

.

¿Se puede prevenir o es algo que solo se puede combatir?

Como anteriormente decía, aquellas personas más predispuestas a sufrirla, que se ven más afectadas por las variaciones climáticas que se producen en el cambio de estación, deben mantener una buena higiene del sueño, tomando todas las medidas necesarias para que su sueño sea reparador y el descanso sea máximo y así evitar sentir con mayor intensidad la fatiga y el cansancio de esta época.

Del mismo modo tienen que cuidar su alimentación, tomando verduras, hortalizas, frutas y legumbres que garanticen el aporte de energía, vitaminas y minerales adecuado para estar a pleno rendimiento. Y, por supuesto, no hay que olvidarse del ejercicio físico: se recomiendan al menos los 10.000 pasos diarios que nos indica la nueva pirámide nutricional de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, que les ayudará a liberar endorfinas, rebajar el nivel de estrés y conciliar el sueño.

.