Los resultados son “altamente preocupantes”, en palabras de Javier Gorgas, presidente de la Sociedad Española de Astronomía / Foto: UPV/EHU

Preocupación por la importante disminución de contratos postdoctorales y becas para investigadores jóvenes en astronomía

.

Esta mañana se ha inaugurado la XII Reunión Científica de la Sociedad Española de Astronomía (SEA), que se celebra desde hoy y hasta el próximo viernes en Bilbao y cuenta con la participación de 350 profesionales de la astronomía entre participantes y científicos invitados.

.

Constatan una reducción de contratos para profesionales de la astronomía, especialmente los correspondientes a investigadores más jóvenes

UPV/EHU – En la inauguración han participado Iñaki Goirizelaia, Rector de la Universidad del País Vasco UPV/EHU, Cristina Uriarte, Consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura del Gobierno Vasco, Javier Gorgas, Presidente de la Sociedad Española de Astronomía y Agustín Sánchez Lavega, Director del Grupo Ciencias Planetarias de la UPV/EHU y presidente del Comité Organizador de esta reunión científica.

.

2º informe de Recursos Humanos de astronomía y astrofísica en España

Javier Gorgas, presidente de la Sociedad Española de Astronomía, ha presentado el Informe de Recursos Humanos 2016 en astronomía y astrofísica en España elaborado por la SEA. Este informe recoge datos de todos los centros españoles en donde se hace investigación en esta área, 50 en total, incluyendo las universidades y los principales organismos públicos de investigación (OPIs).

Los resultados son “altamente preocupantes”, en palabras de Javier Gorgas, ya que constatan una reducción de contratos para profesionales de la astronomía, especialmente los correspondientes a investigadores más jóvenes, “lo que pone en peligro el presente y futuro del desarrollo de la astronomía en España”.

.

Datos preocupantes
Bajan un 30% los contratados postdoctorales y un 19% los jóvenes que realizan su tesis doctoral con una beca

Actualmente hay 787 profesionales de la astronomía en España, la mitad de los cuales (50%) son personal de plantilla de universidades, organismos públicos de investigación u otros centros como observatorios astronómicos. El 27% del total corresponde a contratos postdoctorales, y el 23% a investigadores predoctorales, en fase de desarrollo de su tesis doctoral.

En términos comparativos, el estudio revela que en los últimos cuatro años (de 2012 a 2016), se ha reducido en un 15% el total de los profesionales de la astronomía en España. Pero lo más preocupante es que, si bien las plantillas de personal permanente se han mantenido prácticamente estables a lo largo de este periodo, ha habido una disminución del 30% en los contratados postdoctorales, y de un 19% en los contratos y becas predoctorales.

Además, la gran mayoría de los investigadores postdoctorales dependen de contratos asociados a proyectos científicos concretos, con una duración de uno o dos años, con lo que no tienen garantizada su continuidad y “se desestabiliza el futuro de la investigación”, según ha indicado Francesca Figueras, vicepresidenta de la SEA. “Los números globales de postdoctorales y predoctorales se han reducido hasta los valores que teníamos en 2008 o antes”. Esta reducción coincide, paradójicamente, con un periodo de grandes avances de la astronomía española, como la entrada en el Observatorio Europeo Austral (ESO) o la explotación del Gran Telescopio Canarias (GTC) y, sin embargo, no solo no hay un crecimiento de contratos en consecuencia sino que se reducen.

El número de tesis astronómicas leídas en España, por el contrario, sí que ha crecido en los últimos años, aunque con altibajos

En este sentido, Javier Gorgas ha señalado que “la Sociedad Española de Astronomía quiere expresar su más profunda preocupación por esta tendencia, que, de continuar, impediría el indispensable rejuvenecimiento de la plantilla. Este hueco generacional no solo puede suponer un fuerte freno en la actividad investigadora en este campo sino que pone en peligro la participación española en las colaboraciones en proyectos y compromisos internacionales a medio y largo plazo”.

El número de tesis astronómicas leídas en España, por el contrario, sí que ha crecido en los últimos años, aunque con altibajos. Entre los años 2000 y 2009 se presentaron un total de 298 tesis, y entre 2010 y 2015 prácticamente se ha igualado esta cifra.

Sin embargo, “parte de estos nuevos investigadores formados en España se van a centros extranjeros por falta de contratos en nuestro país”, indica Javier Gorgas, aunque no se dispone de cifras exactas de este fenómeno. Otro porcentaje acabará abandonando la investigación.

Cuenta con la participación de 350 profesionales de la astronomía entre participantes y científicos invitados

Cuenta con la participación de 350 profesionales de la astronomía entre participantes y científicos invitados /Foto:  UPV/EHU

.

Tal y como recoge el mismo informe, con datos de quienes leyeron la tesis hasta 2011, aproximadamente el 20% de los doctores en astrofísica abandonan la actividad de investigación cinco años después de la tesis, y la cifra aumenta hasta el 40% a los diez años. Existen indicios de que este abandono de la actividad investigadora podría estar acelerándose en los últimos años.

.

Décimo aniversario de la entrada de España en ESO

El tema destacado de esta primera jornada ha sido la conmemoración del décimo aniversario de la incorporación de España al Observatorio Europeo Austral (ESO), que actualmente cuenta con 15 miembros europeos y diversos observatorios en Chile, incluido su proyecto estrella, el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT) de 39 metros, actualmente en fase de construcción y cuya puesta en funcionamiento está prevista para el año 2024.

La industria española ha participado en la construcción de instrumentos como VISTA, las antenas de ALMA y el E-ELT

Tim de Zeeuw, director general de ESO, ha destacado la implicación de la comunidad astronómica española en ESO, como lo muestra el hecho de que haya más de 200 artículos científicos anuales basados en datos obtenidos en los observatorios de ESO con coautores españoles, y 50 de ellos con primer autor español. ESO es ya, de hecho, la segunda fuente de observaciones más importantes para las publicaciones españolas, solo por detrás de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Además, científicos e ingenieros españoles participan en la instrumentación de telescopios en los observatorios de La Silla Paranal y para el futuro E-ELT. También la industria española ha participado en la construcción de instrumentos como VISTA, las antenas de ALMA y el E-ELT. De hecho, varias empresas españolas, como IDOM o CESA, están involucradas en la fase B del diseño del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), que incluye la construcción de la cúpula y de la estructura principal. Los contratos hasta ahora por las empresas españolas ascienden a un total de 8 millones de euros.

La contribución anual de España en la ESO es del 7,5%, 11 millones de euros anuales, lo que garantiza porcentajes del tiempo de observación en La Silla Paranal y ALMA. Un 6% del personal internacional de la ESO es español.

.

Mañana, observación astronómica para todos los públicos

La XII Reunión Científica de la SEA cuenta con una serie de actividades paralelas dirigidas a todos los públicos. La primera de ellas está prevista para mañana martes a las 22 horas, si el tiempo lo permite. Se trata de una observación astronómica desde la explanada del Guggenheim, en colaboración con la Agrupación Astronómica Vizcaína – Bizkaiko Astronomia Elkartea. La actividad está abierta a todos los interesados, sin limitación de edad.

.

.