Atentados del 11 de septiembre de 2001

Atentado a las Torres Gemelas en Nueva York / Wikimedia - Autor: Flickr user Michael Foran

Tal día como hoy… 11 de septiembre de 2001 se producía el mayor atentado terrorista en EEUU

 

El 11 de septiembre de 2001 se producía el mayor ataque terrorista que los Estados han padecido en toda su historia. Cuatro aviones comerciales fueron secuestrados por miembros de la organización terrorista Al Qaeda y se dirigieron hacia objetivos contra los cuales se estrellaron. Dos hundieron las Torres Gemelas en Manhattan, Nueva York, y un tercero impactó contra el Pentágono, en Whashington. El cuarto no alcanzó su objetivo. En total murieron 3.016 personas y más de 6.000 resultaron heridas.

 

CV / Al Qaeda había protagonizado ya varios atentados, pero nunca en los EEUU y de estas dimensiones. Se trataba de una organización terrorista fundada por un fanático saudí que se había enriquecido trabajando para los EEUU contra los soviéticos en Afganistán, tanto en lo referente al suministro de armas a los rebeldes, como al reclutamiento de combatientes en distintos países musulmanes para llevarlos a Afganistán, negocio que amplió suministrando al ejército bosnio voluntarios musulmanes en la guerra de Yugoslavia. Se llamaba Osama Bin Laden, y era un «amigo» y colaborador de los EEUU en el marco de guerra fría y el anticomunismo.

Se llamaba Osama Bin Laden, y era un «amigo» y colaborador de los EEUU en el marco de guerra fría y el anticomunismo

Pero la Guerra de Afganistán se acabó cuando la URSS se retiró, ya con clarísimos síntomas que anunciaban la inminencia del colapso, y no muy lejos de allí, el dictador iraquí Sadam Hussein invadió Kuwait, provocando con ello la Primera Guerra del Golfo. Los Estados Unidos encabezaron una coalición militar cuyas fuerzas instalaron sus bases en, entre otros países limítrofes con Irak, Arabia Saudí. Y esto fue considerado una profanación por Bin Laden. Privado del enemigo comunista, lo substituyó por su antiguo aliado, precisamente el país que le había enriquecido: los EEUU.

Hay que reconocer que la capacidad operativa de Al Qaeda rebasó de lejos las valoraciones de los servicios de información occidentales y que la trama y ejecución de los atentados del 11-S los burló completamente. Probablemente porque, desde un principio, no se supieron valorar debidamente dos características que presentaba dicha organización, que la diferenciaban, tanto operativa, como organizativamente, de los grupos terroristas clásicos de corte occidental, ya fueran el IRA, ETA, Baader Meinhof, Brigadas Rojas, o incluso otros de corte no occidental como Septiembre Negro o Al Fatah…

En total fueron 19 terroristas en cuatro grupos, en cada uno de los cuales había un piloto cuyas prácticas de vuelo se habían realizado en los mismos EEUU

En primer lugar, el funcionamiento interno de Al Qaeda era substancialmente distinto, pues en gran medida funcionaba mediante «franquicias». Esto despistó a los servicios de información en sus inicios. En segundo lugar, se trataba de terroristas suicidas organizados. Si lo primero que trata de solucionar un grupo terrorista antes de cometer un atentado es la huida posterior, este era un problema que no concernía a los terroristas de Al Qaeda.

En total fueron 19 terroristas en cuatro grupos, en cada uno de los cuales había un piloto cuyas prácticas de vuelo se habían realizado en los mismos EEUU. Se puede decir que todas las medidas de seguridad y control fallaron, pero también que nadie se esperaba algo así. Los dos primeros aviones, con todos sus pasajeros a bordo, se estrellaron respectivamente contra las torres norte y sur, en el espacio de pocos minutos, del World Trade Center de Manhattan; las llamadas Torres Gemelas.

Los impresionantes rascacielos se hundieron fundidos como un castillo de mantequilla en apenas dos horas, atrapando a centenares de personas en el interior

Los impresionantes rascacielos se hundieron fundidos como un castillo de mantequilla en apenas dos horas, atrapando a centenares de personas en el interior, incluidos los bomberos que habían acudido a dirigir la evacuación y combatir el incendio. El tercer vuelo se lanzó en picado sobre el Pentágono, produciendo graves daños, pero menos impactantes que en las Torres Gemelas, y con menos víctimas.

Un cuarto vuelo no llegó a su destino, el Capitolio de los Estados Unidos. Sin que se hayan aclarado del todo las circunstancias, parece ser que los pasajeros, enterados de lo que estaba ocurriendo, se sublevaron, entraron en la cabina y el avión se estrelló. Otras versiones apuntan a que fue abatido por cazas de la fuerza aérea.

El mundo entró en estado de shock. Todavía no se ha recuperado del todo. Desde aquí, valga hoy nuestro homenaje a las víctimas.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí