Atentados del 11-M

Se produjeron diez explosiones en cuatro trenes de Madrid, que dejaron un reguero de sangre, víctimas, dolor y estupefacción / Imagen: Wikimedia. Autor: Ramón Peco (desdetasmania)

Tal día como hoy… 11 de marzo de 2004 se producían en Madrid los atentados del 11-M

.

El 11 de marzo de 2004 se producían en Madrid los atentados del 11M. Detonaron varias bombas en trenes de cercanías en las estaciones de Atocha, El Pozo del Tío Raimundo y Santa Eugenia, con un saldo final de 193 muertos y más de 2.000 heridos. Es el mayor atentado de la historia de España en número de víctimas, y el segundo de Europa, tras el de Lockerbie en 1988. Fue llevado a cabo por células yjadistas islámicas de la organización terrorista Al Quaeda.

.

CV / Era un jueves por la mañana, con los trenes de cercanías llenos de pasajeros rumbo a su lugar de trabajo. España estaba en el tramo final de una disputada campaña electoral, a tres días de la celebración de los comicios. Entre las 7:36h y las 7:40h., se produjeron diez explosiones en cuatro trenes de Madrid, que dejaron un reguero de sangre, víctimas, dolor y estupefacción. Tres artefactos más, que no explotaron, fueron desactivados por la policía.

España estaba en el tramo final de una disputada campaña electoral, a tres días de la celebración de los comicios. Entre las 7:36h y las 7:40h., se produjeron diez explosiones

El mismo 11 de marzo por la mañana, el ministro del Interior Ángel Acebes compareció atribuyendo la autoría del atentado a la organización terrorista vasca ETA. Poco antes lo había hecho también el Lendakari vasco José Antonio Ardanza en el mismo sentido. Casi simultáneamente, el portavoz Arnaldo Otegi de Herri Batasuna, brazo político de ETA, rechazaba la autoría de ETA y proclamaba no contemplarla ni siquiera como «hipótesis».

La consigna según la cual había sido ETA duró poco. Los medios internacionales apuntaron desde un primer momento al terrorismo islámico y los primeros hallazgos de la policía así parecían confirmarlo. El mismo 11 de marzo, Al Quaeda reivindicaba el atentado en un rotativo londinense. La cuestión se intoxicó bajo la asunción, compartida por tirios y troyanos, según la cual si había sido ETA, el PP tenía la vitoria del domingo asegurada; si, en cambio, era cosa del terrorismo islámico, perdía las elecciones en beneficio del PSOE. Pese a lo que se iba publicando sobre las averiguaciones de la policía, el gobierno siguió enrocado, llegando el ministro Acebes a proclamar por televisión que quienes negaran que hubiera sido ETA, eran “unos miserables”.

.

Implicación de España en la segunda guerra de Irak

En torno a tan escabrosa y áspera polémica, con las víctimas aún calientes, planeaba la implicación de España en la segunda guerra de Irak. Una participación más publicitaria que otra cosa -las fuerzas militares enviadas se mantuvieron en retaguardia sin participar nunca en combate- pero el presidente Aznar se había fotografiado en las Azores con los líderes norteamericano y británico –Georges Bush y Tony Blair- promocionando así su dimensión internacional y dando a entender que la intervención en Irak era «cosa de tres», sobredimensionando propagandísticamente el modesto papel español. Con ello, se decía, había puesto al país en el punto de mira de Al Quaeda.

La irrupción policial en un piso donde se alojaban algunos de los presuntos autores de los atentados, que respondieron a tiros, se saldó con el abatimiento de los terroristas

Durante los dos días siguientes, los previos a la celebración de las elecciones, se produjeron importantes manifestaciones populares contra el gobierno –incluido el sábado, jornada de reflexión-. El PP acusó al PSOE de estar instigándolas con finalidades electorales. A su vez, el gobierno se cerró en banda y siguió atribuyendo la autoría a ETA contra toda evidencia. Las elecciones del domingo dieron la victoria al PSOE, llevando al PP a la oposición.

En los días posteriores, la policía detuvo a varios activistas islámicos acusados de estar implicados en el atentado. Igualmente, la irrupción policial en un piso donde se alojaban algunos de los presuntos autores de los atentados, que respondieron a tiros, se saldó con el abatimiento de los terroristas.

Desde la oposición, el PP siguió durante un tiempo defendiendo la autoría de ETA, a la vez que fue abandonándola progresivamente. El posterior proceso judicial decretó la autoría exclusiva de Al Quaeda. Aun así, un reducido grupo de medios irreductibles siguieron defendiendo -algunos todavía hasta hoy-, la teoría conspirativa según la cual ETA estaba detrás de los atentados.

A todas las víctimas del atentado, queremos dedicar hoy nuestro emocionado recuerdo y nuestro homenaje.

.

También un 11 de marzo se cumplen estas otras efemérides

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí