La comedia musical que desgrava. En el Almeria Teatre de Barcelona / Del 18.03.17 al 08.04.17

La primera comedia musical sobre autónomos llega al Almeria Teatre

.

La sala de Gràcia, que ha visto nacer exitosos musicales cómicos como Pegados, y que recientemente ha repuesto una versión cabaretera de Flor de Nit,  acoge ahora el espectáculo que aborda en clave de humor el mundo laboral y la situación política en España. Hilarantes escenas, números musicales y audiovisuales con cameos de reconocidos artistas hacen de Autónomos, el musical una de las grandes apuestas de pequeño formato para el 2017.

.

España es un país de Autónomos. El 19% de los trabajadores lo son: 3.167.998 personas, de las cuales 530.547 viven en Cataluña. Según los últimos datos, el porcentaje de trabajadores por cuenta propia catalanes es del 16,8%, y supera la media europea, que se sitúa en el 15% (Estudio: ‘La situació del Treball Autònom a Catalunya’). Las grandes empresas fomentan la creación de falsos autónomos para evitar contrataciones: el 32% de ofertas laborales para freelance proceden de grandes corporaciones.

El perfil de autónomo también ha cambiado: ahora es un hombre de entre 35 y 54 años con asalariados a su cargo y con estudios superiores, y el 96,9% de las personas que capitalizan la prestación de desempleo se han constituido como autónomos. La vida de los autónomos españoles es un ejercicio constante de lucha y autosuperación, con momentos épicos y surrealistas que son carne de cañón para ser vistos en clave de comedia musical.

.

El espectáculo

En un futuro no muy lejano, la crisis llegará a su fin y todos los ciudadanos gozarán de un trabajo estable y en consecuencia, de máxima felicidad. Pero eso no durará para siempre: la maravillosa vida de Álex se truncará cuando lo pongan de patitas en la calle. Con una mano delante y la otra en el móvil (como todos hoy en día), se verá obligado a tomar las riendas de su vida: hacerse autónomo será el único camino.

Autónomos, el musical es una comedia que relata las peripecias de un treintañero freelance primerizo para sobrevivir a un gurú del emprendimiento, a la cruel Agencia Tributaria, a clientes con trastorno obsesivo-compulsivo y a un gestor muy particular.

.