Los investigadores concluyen que la aparición de un segundo cáncer se debe, en la mayoría de casos, a factores genéticos y al estilo de vida, y consideran necesario realizar “nuevos estudios del riesgo que padecen los pacientes sometidos a otros tratamientos más innovadores, como la radioterapia de intensidad modulada”.

Existe bajo riesgo de sufrir un segundo cáncer después de recibir radioterapia

.

Un estudio estadounidense establece por primera vez que sólo el 8% de las personas en edad adulta desarrollan un segundo cáncer como consecuencia de un tratamiento con radioterapia. Los resultados, que se publican en la revista The Lancet, sugieren que, en la mayoría de casos, su aparición se debe a factores genéticos y al estilo de vida.

“La investigación permitirá contrastar los beneficios que aporta al paciente el tratamiento con radioterapia con el riesgo de sufrir un segundo cáncer por la radiación obtenida”, destacan los investigadores.

Hasta ahora se desconocía en qué proporción está relacionada la radioterapia con el desarrollo de un segundo cáncer. El presente estudio revela por primera vez, y tras analizar pacientes con una supervivencia al cáncer de más de cinco años, que sólo el 8% de ellos padece un segundo cáncer, en la mitad de los casos, de mama o de próstata.

Para establecer este porcentaje de riesgo a largo plazo, los investigadores contrastaron los datos de cerca de 648.000 pacientes estadounidenses mayores de 20 años, tratados con o sin radioterapia, tras diagnosticarles un cáncer primario invasivo sufrido entre 1973 y 2002.

En total, se analizaron 15 tipos de cáncer que suelen tratarse con quimioterapia, como el cáncer de laringe, de pulmón, de tiroides o de próstata, entre otros.

.

El nivel de radiación, un factor de riesgo

Los resultados, que se publican en The Lancet, señalan que las probabilidades de tener un segundo cáncer varían según la zona donde se tuvo el primero. Así, se establece un riesgo del 4% y del 24% en las personas con cáncer ocular y de testículos, respectivamente.

Por otro lado, la posibilidad de sufrir un segundo cáncer aumenta en los pacientes tratados a una edad temprana, y en los expuestos a altas dosis de radiación. Según el estudio, por cada 1.000 casos, tres pacientes desarrollaron un segundo cáncer diez años después de someterse a una radiación en exceso, y cinco lo hicieron 15 años más tarde de finalizar el tratamiento.

Los investigadores concluyen que la aparición de un segundo cáncer se debe, en la mayoría de casos, a factores genéticos y al estilo de vida, y consideran necesario realizar “nuevos estudios del riesgo que padecen los pacientes sometidos a otros tratamientos más innovadores, como la radioterapia de intensidad modulada”.

Fuente: SINC / Norteamérica