Batalla de Kursk

Granaderos Panzer junto a un Tiger I de la 2.ª SS División Panzer "Das Reich", durante los combates. / Wikimedia - www.bundesarchiv.de - Propagandakompanien der Wehrmacht - Waffen-SS (Bild 101 III) - Bild 101III-Zschaeckel-206-35

Tal día como hoy… 5 de julio de 1943 comenzaba la batalla de Kursk

 

El 5 de julio de 1943 comenzaba el que hasta ahora ha sido el mayor combate de blindados de la historia: la batalla de Kursk. Se inició con una ofensiva alemana que duró 11 días, y prosiguió con la contraofensiva soviética hasta el 23 de agosto. Participaron en total cerca de 3.000.000 de hombres, 6.500 tanques y 4.500 aviones. Concluyó con una total victoria soviética.

 

CV / En el año 1943 se produjo un punto de inflexión que significó un cambio definitivo en el signo de la guerra. El frente ruso se le había indigestado a Hitler desde la derrota en Stalingrado, que había acabado con la aniquilación del VI ejército alemán en enero de aquel mismo año. Desde entonces, la guerra se le empezó a complicar. Buscaba la revancha y tratar de asestar a la URSS lo que todavía pensaba que podía ser el golpe definitivo. Y le urgía, porque las cosas no andaban tampoco demasiado bien en otros frentes.

Para la ofensiva de Kursk, denominada por al alto mando alemán «Operación Ciudadela», Alemania concentró todas sus mejores tropas, material y generales

Acababa de perder África y se preveía un desembarco aliado en Europa. Con la plena implicación norteamericana en la guerra, los bombardeos sobre Alemania se intensificaron dañando seriamente la industria armamentística alemana; empezaba también a tener problemas para reponer para reponer las terribles bajas que estaba sufriendo.

Para la ofensiva de Kursk, denominada por al alto mando alemán «Operación Ciudadela», concentró todas sus mejores tropas, material y generales. Puso al mando a uno de sus más prestigiosos mariscales, Erich von Manstein, considerado uno de los genios militares de la guerra, asistido por lo más florido de la aristocracia militar prusiana –Model, Kluge…-, el grueso de sus fuerzas acorazadas y sus mejores tanques y unidades  Se trataba de cortar la llamada bolsa de Kursk, un saliente de 250km de largo, de norte a sur, y de unos 160km de este a oeste, con el objetivo de envolver a los soviéticos en pinza desde los flancos norte y sur. Al frente del ejército rojo estaba el mariscal Zhukov, otro de los genios militares de la guerra, que ya había derrotado a los alemanes en Moscú y en Stalingrado.

Soldados soviéticos en Kursk disparando con una ametralladora Maxim M1910. / Wikimedia

Los soviéticos tenían noticia de los preparativos de la ofensiva desde tiempo antes y sabían que se produciría por el cuello de la bolsa, por lo que prepararon una defensa en profundidad que desgastara la punta de lanza donde estaría la élite de los blindados germanos. Los alemanes contaban con unos 800.000 hombres, 2.500 tanques, 10.000 cañones y morteros, y 2.200 aviones de la Luftwaffe. Los soviéticos emplearon en total, incluyendo las tropas que se incorporaron en la segunda fase de la batalla a la contraofensiva, 1.400.000 soldados, 4.500 tanques, 25.000 cañones y morteros, y 1500 aviones.

La violenta ofensiva alemana fue detenida por los soviéticos antes de que consiguiera penetrar en profundidades estratégicas que rompieran las defensas

La violenta ofensiva alemana fue detenida por los soviéticos antes de que consiguiera penetrar en profundidades estratégicas que rompieran las defensas. Los alemanes llegaron a avanzar hasta 12km en el norte y 35 en el sur. Luego fue vino una fase de estancamiento, que era en realidad una derrota táctica alemana, y el 10 de julio lelgó una noticia fatal: los americanos y los ingleses habían desembarcado en Sicilia. Se abría un nuevo frente que, a poco que los aliados consiguieran cruzar el estrecho de Messina, significaba la invasión del principal aliado de los alemanes, la Italia fascista de Mussolini, en el mismísimo bajo vientre alemán. Hitler, aterrorizado, convocó a Manstein en su residencia de Rastenburg. Manstein era partidario de continuar con la ofensiva, convencido de que la resistencia soviética estaba al límite; pero los alemanes también lo estaban y las eventuales tropas de refuerzo fueron enviadas a Italia. Hitler le permitió seguir momentáneamente, hasta el 17, en que ordenó, contra el parecer de von Manstein, detener la ofensiva y pasar a la defensiva.

La contraofensiva soviética comenzó el 3 de agosto y fue implacable. El 23 de agosto, con la toma de Jarkov a los alemanes, Zhukov dio por finalizada la batalla de Kursk

La contraofensiva soviética comenzó el 3 de agosto y fue implacable. El 23 de agosto, con la toma de Jarkov a los alemanes, Zhukov dio por finalizada la batalla de Kursk. Los alemanes perdieron unos 350.000 hombres, más de 1.500 tanques, 9.000 cañones y unos 2.100 aviones. Los soviéticos, por su parte, unos 600.000 hombres, 3.500 tanques, 5.000 cañones y 1.100 aviones. Las bajas soviéticas fueron sensiblemente superiores, pero su mayor capacidad industrial y demográfica les permitía reponer material y hombres; los alemanes ya no podían. Y el que no puede reponer bajas, acaba perdiendo la guerra. Además, ahora tenían dos frentes que atender, que al año siguiente se convertirían en tres. La URSS tomo la iniciativa de la guerra en el frente oriental y ya no la perdió en toda la guerra.

Después de Stalingrado y El Alamein, Churchill había dicho que no era el final de la guerra, ni siquiera del principio del fin, pero sí el final del principio. Ahora, sin ser todavía el final, sí era el principio del fin. Faltaban dos años y millones de muertos para que el ejército rojo llegara a Berlín; pero después de Kursk, Hitler ya había perdido la guerra.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí