Batalla de Poitiers

Carlos Martel en la Batalla de Poitiers, 732 / Wikimedia

Tal día como hoy… 10 de octubre del año 732 tenía lugar la Batalla de Poitiers

 

El 10 de octubre del año 732 tenía lugar cerca de la ciudad francesa de Tours la batalla de Poitiers entre las fuerzas musulmanas, comandadas por el valí de Al-Andalus, Abd-ar Rahman ibn ad Abd Allah al-Gafiqi, y el ejército cristiano del franco Carlos Martel. La victoria de los francos significo el fin de la expansión musulmana en Europa. El propio valí al-Gafiqi murió en la batalla.

 

CV / Los árabes habían entrado en Europa por Hispania. En aquellos momentos, el reino visigodo estaba en guerra civil entre los partidarios de Roderico –Don Rodrigo-, nombrado por los nobles de Toledo, y los witizianos, que habían nombrado rey en Narbona a Agila II. Agila II controlaba los territorios de la Septimania y la Tarraconense, Roderico el resto de la Península. En el 711 un ejército árabe derrotó a Roderico en Guadalete, y en los dos años siguientes ocuparon las principales ciudades que habían estado su control –Toledo, Mérida, Córdoba y la Meseta.

Los árabes habían entrado en Europa por Hispania. En aquellos momentos, el reino visigodo estaba en guerra civil entre los partidarios de Roderico –Don Rodrigo-

Los visigodos que se negaron a convertirse al islam o a pactar, se refugiaron en la cornisa cantábrica. Agila II, por su parte, murió probablemente luchando en Zaragoza en el 713, siendo sucedido por Ardón, bajo cuyo reinado cayó toda la Tarraconense y, finalmente, en el 720, los árabes tomaron Septimania y su la capital, Narbona, poniendo fin al reino visigodo. Sus miras se dirigieron entonces hacia Aquitania y los reinos francos.

Una primera expedición árabe fue derrotada en Tolosa por el duque de Aquitania Odón en el 721, pero las razias árabes prosiguieron, y en el 725 habían llegado ya a Autun, en la Borgoña. Ante la irresistible presión musulmana, Odón se vio obligado a solicitar la ayuda del reino franco de Austrasia. Allí reinaba Teodorico III, pero hacía tiempo ya que los reyes merovingios –los último de los cuales fueron llamados «los reyes holgazanes» -les «rois fainéants»- habían delegado el poder en el mayordomo de palacio. Éste era Carlos Martel, abuelo de Carlomagno y fundador de la dinastía carolingia. Viendo la posibilidad de poner a su rival aquitano bajo su control, Carlos Martel dejó, de momento que Odón se desgastara contra los árabes.

El ejército franco contaba con entre 15.000 y 30.000 hombres -según las estimaciones actuales-, la inmensa mayoría de ellos de infantería

Tras un periodo de tregua, un ejército árabe al mando del propio gobernador de Al-Andalus atacó de nuevo Aquitania en el 731. Odón concentró sus fuerzas en Burdeos, siendo completamente derrotado en la batalla del Garona. Los árabes tomaron Burdeos y, según las crónicas de Isidoro Pacense, realizaron una matanza de cristianos especialmente terrible. A continuación, los musulmanes procedieron a saquear toda aquella parte de la Galia. Fue entonces cuando Carlos Martel se decidió a intervenir.

El ejército franco contaba con entre 15.000 y 30.000 hombres -según las estimaciones actuales-, la inmensa mayoría de ellos de infantería. Las fuerzas árabes se estiman entre 40.000 y 60.000, todos ellos de caballería, pero la mayoría sin armaduras. Carlos Martel situó su ejército en algún lugar cerca de Tours, en el Loira, y planificó la batalla a partir de una estrategia defensiva, dada su menor movilidad. Eran dos ejércitos muy distintos, y estuvieron seis días observándose sin atreverse a atacar. Al final, el valí al-Gafiqi decidió atacar mediante sucesivas cargas de caballería.

Según las crónicas árabes, los francos desplegaron su infantería en una formación parecida a la falange griega. Los árabes, por su parte, confiaban en la superioridad de su caballería, que hasta entonces era prácticamente invicta. Aunque lograron rebasar varias veces las filas francas, la formación no ser rompió en ningún momento. Fue uno de los pocos casos en que la infantería medieval resistió las cargas de la caballería.

La batalla duró un día, al final del cual corrió entre los musulmanes el rumor de la llegada de caballería franca, y que ésta amenazaba el campamento con el botín de los saqueos

La batalla duró un día, al final del cual corrió entre los musulmanes el rumor de la llegada de caballería franca, y que ésta amenazaba el campamento con el botín de los saqueos. No se sabe si por órdenes de al-Gafiqi o por su propia cuenta, algunos grupos se dirigieron al campamento para proteger el botín. El resto del ejército lo tomó como una retirada, y aunque al-Gafiqi intentó contenerlos, no lo consiguió. Entonces irrumpió la caballería de Odón, que cayó sobre el ejército en retirada, produciendo una desbandada y dando muerte al propio al-Gafiqi. Se calcula que los árabes perdieron unos 12.000 hombres, por unos 500 los francos.

Los árabes supervivientes se retiraron al sur de los Pirineos. Durante los tres años siguientes, Carlos Martel acabó de desalojarlos de toda la Galia, excepto de la Septimania, que retuvieron todavía durante treinta años. Jamás volvieron a intentar invadir a los francos.

La victoria de Tours convirtió a Carlos Martel en el más poderoso de los francos. Su hijo, Pipino el Breve, destituyó al último rey merovingio se instituyó como rey. Carlomagno, hijo y nieto, respectivamente, de Pipino y de Carlos Martel, fue coronado en la Navidad del año 800 como emperador romano de Occidente.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí