Billy Wilder

Gloria Swanson y Billy Wilder, en los años 50. / Wikimedia

El 27 de marzo del año 2002, fallecía en Hollywood, a los 95 años de edad, el guionista, productor y director de cine Samuel Wilder, más conocido como Billy Wilder, uno de los cineastas más afamados de la historia del cine. Sobre él dijo Fernando Trueba durante la ceremonia de los Óscar de 1993, en que fue premiado por ‘Belle Époque’ con el Óscar a la mejor película de habla no inglesa: “Quisiera creer en Dios para darle las gracias, pero solo creo en Billy Wilder. Gracias Billy”.

 

CV / Se trata sin duda alguna de uno de los «grandes» de Hollywood y responsable de películas inolvidables que crearon escuela. Obtuvo a lo largo de su dilatada carrera 6 premios Óscar: uno como mejor productor, dos como mejor director y tres como mejor guionista. Y pudieron haber sido muchos más.

Obtuvo a lo largo de su dilatada carrera 6 premios Óscar: uno como mejor productor, dos como mejor director y tres como mejor guionista. Y pudieron haber sido muchos más

Nació en Sucha, una pequeña ciudad en aquellos tiempos todavía parte del Imperio austro-húngaro –hoy Polonia- el 22 de junio de 1906, en el seno de una familia judía que regentaba el restaurante de la estación del ferrocarril. Estudió, ya en la posguerra, en la Universidad de Viena, especializándose en periodismo. Se trasladó después a Berlín, intentando convertirse en escritor mientras se ganaba la vida como taxista, y se aficionó al cine… En estos tiempos de la República de Weimar, consiguió sus primeros trabajos como guionista, con directores que luego se hicieron también famosos, como Fred Zinnemann o Robert Siodmak.

Con la llegada del nazismo se vio obligado a huir de Alemania. Tras una breve estancia en París emigró a los Estados Unidos, coincidiendo con el actor Peter Lorre, con el cual estuvo residiendo durante medio año en México a la espera de la obtención del visado de entrada en los EEUU. En 1939 se convirtió en ciudadano estadounidense. Muy pronto consiguió trabajo como guionista en la Paramount, donde conoció al que sería su maestro, Ernst Lubitsch. Se cuenta que a la salida del funeral de Lubitsch, en 1947, al que asistió con su amigo y también cineasta William Wyler, este le comentó “nos hemos quedado sin Lubitsch”, a lo que Wilder replicó, “peor aún, nos hemos quedado sin las películas de Lubitsch”. El primer éxito de Wilder como guionista había sido precisamente en una película de Lubitsch, Ninotchka (1939), con Greta Garbo en el papel estelar.

En su faceta como director se especializó inicialmente en el cine negro, siendo su primer gran éxito ‘Perdición’ (1944) –Double Indemnity-, basada en una novela de James M. Cain, con un guion coescrito por Wilder y Raymond Chandler, protagonizada por grandes estrellas del momento: Fred MacMurray, Barbara Stanwyck y Edgar G. Robinson. La película marcó el escenario convencional del cine negro, con la iluminación penumbrosa de las persianas venecianas, o la narración en off. También representó una ruptura con las convenciones morales cinematográficas y contra la censura: la película mostraba dos triángulos amorosos y un turbio crimen concebido para cobrar la indemnización del seguro bajo la apariencia de suicidio. Obtuvo un Óscar, al mejor guion.

Su primer Óscar como director vino con ‘Días sin huella’ (1945) –The lost weekend-, con Ray MIlland y Jane Wyman. Obtuvo también los Óscar al mejor guion y al mejor actor

Su primer Óscar como director vino con ‘Días sin huella’ (1945) –The lost weekend-, con Ray MIlland y Jane Wyman. Obtuvo también los Óscar al mejor guion y al mejor actor. Un relato sobre el alcoholismo que también le reportó problemas con la censura y el famoso código Hays, que establecía restricciones sobre qué se podía ver explícitamente en las pantallas y qué no. En 1950 dirigió y coescribió la que sería otro gran clásico que marcó época “Crepúsculo de los dioses” –Sunset Boulevard-. La película contó con una estrella masculina ascendente entonces, William Holden, y una femenina descendente, Gloria Swanson. Una situación que se reproducía en la película, en la cual un joven guionista en apuros acaba convirtiéndose en gigoló de una estrella en su ocaso. Obtuvo tres premios Óscar. Luego vinieron ‘El gran carnaval’ (1951) –Ace in the hole- y una auténtica obra maestra, ‘Testigo de cargo’ (1957) –Witness for the  Prosecution-, con Tyrone Power, Marlene Dietrich y Charles Laughton.

Para entonces, Wilder había empezado a interesarse en el género el género de la comedia. En esta línea están ‘Sabrina’ (1954), con Audrey Hepburn, Humphrey Bogart y William Holden, y ‘La tentación vive arriba’ (1955) –The Seven Year Itch-, con Marilyn Monroe. Estuvo también a punto de dirigir una película de los Hermanos Marx, que se frustró por la muerte de Chico Marx en (1961).

Wilder (en el medio) junto a Charles Brackett y Doane Harrison en el rodaje de El solterón y la menor (1942) / Wikimedia

En 1959 estrenó uno de sus grandes superéxitos y una de las películas más famosas de la historia del cine: ‘Con faldas y a lo loco’ –Some like it hot-, con Marilyn Monroe, Jack Lemmon y Tony Curtis. Una comedia ligera que se estrenó sin el sello del Código Hays por sus alusiones a la homosexualidad y al travestismo. En 1960, otro gran éxito: ‘El apartamento’ –The Apartment-, esta vez con Shirley MacLaine, Jack Lemmon y Fred MacMurray; obtuvo cinco premios Óscar.

En los años sesenta comenzó un cierto declive en la carrera de Wilder, que alternó, ello no obstante, con algunas grandes películas, como ‘Uno, dos, tres’ (1961), o ‘Irma la dulce’ (1963), con la misma pareja protagonista que el ‘El apartamento’. En 1966 unió a una de las parejas cómicas más populares de la época, Jack Lemmon, con quien ya había trabajado, y Walter Matthau, en ‘Bandeja de plata’, con los cuales repitió en ‘Primera plana’ (1974) y ‘Aquí un amigo’ (1981). Esta fue su última película, porque debido a su avanzada edad, las compañías de seguros ya no aseguraron sus películas.

Antes de su retirada, dirigió en 1970 una película que resultó ser su más sonoro fracaso comercial: ‘La vida privada de Sherlock Holmes’. Un fracaso en nuestra opinión inmerecido

Antes de su retirada, dirigió en 1970 una película que resultó ser su más sonoro fracaso comercial: ‘La vida privada de Sherlock Holmes’. Un fracaso en nuestra opinión inmerecido, porque significa una interesante incursión en el universo del famoso detective creado por Conan Doyle. Abunda en ella en el tema tan manido tema de la dudosa sexualidad de Sherlock Holmes, que no queda por otro lado resuelta, aunque sí insinuada, en la medida que el detective acaba enamorado platónicamente de una espía alemana que, en cierto modo consigue burlarle, inspirada sin duda en el personaje de Irene Adler en ‘Escándalo en Bohemia’, de la cual Holmes queda prendado. Por lo demás, tanto la trama como el desenlace son perfectamente asumibles dentro del universo «Sherlock Holmes». Sirvan pues estas líneas como reivindicación de la que sin duda fue la película de Wilder más denostada.

Pocos días después de que Fernando Trueba pronunciara ante la Academia del Cine la frase con que hemos encabezado esta entrega, el director español recibió una llamada: “Hola Fernando, soy Dios”. Era, claro, Billy Wilder.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 21 de marzo de 1919

Se proclamaba en Hungría la República Soviética Húngara. Durará unos pocos meses.

Martes, 22 de marzo de 1832

Fallecía en Weimar (Alemania) Johan Wolfgang Goethe (1749), una de las más eximias figuras de la literatura alemana y universal.

Miércoles, 23 de marzo de 1900

Nacía en Fráncfort del Meno (Alemania) Erich Fromm (f. 1980), psicólogo famoso por su reinterpretación del marxismo en clave psicoanalítica, y del psicoanálisis en clave marxista.

Jueves, 24 de marzo de  1916

Fallecía en el Canal de la Mancha, junto a su esposa, que viajaba con él, el compositor español Enrique Granados (n. 1867). Regresaba a Europa de una gira por los Estados Unidos a bordo del buque mercante Essex, que fue torpedeado por un submarino alemán.

Viernes, 25 de marzo de 1821

Se iniciaba la guerra de la independencia de Grecia contra el Imperio otomano.

Sábado, 26 de marzo de 1971

Tras la guerra entre India y Paquistán, se constituye oficialmente la República de Bangladés, que hasta entonces había sido una provincia del Paquistán, conocida como el Paquistán Oriental.

Domingo, 27 de marzo de 2002

Fallecía en Hollywood, a los 95 años de edad, el guionista y director cinematográfico Billy Wilder.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.