Un estudio realizado en Osakidetza y presentado en la UPV/EHU demuestra que la inclusión de biomarcadores a las reglas de predicción habituales mejora los resultados.

Mejoran la identificación de los pacientes con neumonía con riesgo de mala evolución

.

Tras implantar en 2001 una guía de práctica clínica propia para el manejo de pacientes con neumonía adquirida en la comunidad que llegan a los servicios de salud, y a partir de ahí crear una regla de predicción de la evolución de estos, una investigación defendida en la UPV/EHU y llevada a cabo en el Hospital de Galdakao-Usansolo y Comarca Interior (OSI Barrualde) ha propuesto el análisis adicional de ciertos biomarcadores, para identificar con mayor precisión a los pacientes con riesgo de tener una mala evolución.

.

UPV/EHU – La neumonía adquirida en la comunidad, es decir, aquella que no se adquiere en el ámbito hospitalario, es una causa importante de morbilidad y mortalidad, con una incidencia que oscila alrededor de 2-8 casos por cada 1.000 habitantes al año, y que provoca una mortalidad entre el 10 y el 15% en aquellos pacientes que requieren ingreso hospitalario, y aún mayor en aquellos que requieren ingreso en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Con una incidencia que oscila alrededor de 2-8 casos por cada 1.000 habitantes al año, provoca una mortalidad entre el 10 y el 15% en pacientes que requieren ingreso hospitalario

Todo esto “supone una enorme carga para los sistemas de salud, en términos de visitas al médico de atención primaria y servicio de urgencias, ingresos hospitalarios, tratamientos médicos y cuidados en el seguimiento”, explica Pedro Pablo España, jefe clínico de Neumología del Hospital Galdakao-Usansolo, y autor del estudio, presentado en la UPV/EHU.

“Para evitar las complicaciones más severas, hay que saber valorar la gravedad que puede presentar la neumonía en el momento del diagnóstico, porque es muy importante tratarla precozmente”. Bajo esta premisa, fueron implementando y desarrollando diferentes protocolos para la valoración y clasificación de los pacientes con neumonía. En 2001, implantaron una guía de práctica clínica, con el objetivo de estandarizar la actuación del personal sanitario, y evitar la variabilidad en los cuidados que existía. “Esto supuso una mejora en los resultados, y nos permitió almacenar información de los pacientes atendidos”.

Adicionalmente, comenzaron a utilizar unas escalas de predicción de gravedad, fundamentadas en la predicción de mortalidad, utilizadas universalmente. Estas escalas, basándose en ciertas variables fisiológicas, como la tensión arterial, la cantidad de oxígeno en sangre, analíticas o la imagen radiográfica, permiten identificar a los pacientes con mayor necesidad de monitorización y tratamiento más agresivo.

Los datos que fueron acumulando con implantación de la guía de práctica clínica, no obstante, les permitieron desarrollar e implementar en 2006 una regla predictiva propia, la SCAP score, que, “tras validarla en diferentes hospitales, pudimos comprobar que ofrecía resultados sensiblemente mejores que las reglas utilizadas anteriormente”, explica el especialista en Neumología.

.

Los biomarcadores, información adicional
Realizando análisis de ciertos biomarcadores se aporta más información y posibilita la elección más adecuada del tratamiento y lugar de cuidado 

Sin embargo, dado que incluso la nueva regla presentaba algunas limitaciones, “se vio el interés por el estudio de ciertos biomarcadores séricos, con el fin de identificar a los pacientes que se categorizaban como de bajo riesgo, pero que finalmente evolucionaban mal, así como aquellos pacientes categorizados como de alto riesgo, pero que evolucionaban favorablemente. Empezamos a pensar que el sistema inmunológico de cada paciente reacciona de una forma distinta ante la misma enfermedad, por lo que pensamos analizar unos marcadores de respuesta del huésped a la inflamación. Ante cualquier infección, el sistema inmunitario se defiende produciendo inflamación, para tratar de contener la infección. Pero si esa respuesta es exagerada, el pronóstico suele ser peor”, comenta.

Tal como explica el Dr. España, ha podido demostrar que “realizando análisis de ciertos biomarcadores, sobre todo la procalcitonina (PCT) y con el mejor resultado la proadrenomedulina (Pro-ADM), asociadas a las reglas de predicción ya conocidas, se mejoraba el poder predictivo de la regla. Es decir, nos aportaba todavía más información en casos concretos. Sobre todo en pacientes con un bajo riesgo pero con un biomarcador alto, nos pone sobre aviso de que algo puede ir mal, y posibilita la elección más adecuada del tratamiento y lugar de cuidado”.

.

Información complementaria

Pedro Pablo España Yandiola (Bilbao, 1958) es jefe clínico de Neumología del Hospital Galdakao-Usansolo, y este estudio ha formado parte de su tesis doctoral, defendida en la facultad de Medicina de la UPV/EHU. Los procesos de validación y comparación de las reglas desarrolladas los han podido llevar a cabo en numerosos hospitales, gracias a la estrecha colaboración con los diferentes centros sanitarios de Osakidetza y la participación en estudios multicéntricos a nivel nacional.

.

Share