Biomarcadores relacionados con el deterioro en mayores

Mayores niveles de acilcarnitinas pueden estar relacionados con deterioro físico en personas mayores / Pixabay

Un equipo de la Universidad Autónoma Madrid (UAM) ha encontrado que altos niveles de acilcarnitinas en sangre se relacionan con la incidencia de dificultades para la movilidad y el desplazamiento en personas mayores. El trabajo se publica en Scientific Reports.

 

UAM / Las acilcarnitinas ­—sustancias producidas durante el metabolismo— desempeñan un papel fundamental en el transporte mitocondrial de ácidos grasos. Distintos estudios han demostrado que niveles altos de estos metabolitos podrían estar relacionados con un mayor riesgo de obesidad, complicaciones cardiovasculares y diabetes.

Ahora, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han observado en personas mayores una asociación entre altos niveles de acilcarnitinas en sangre e incidencia de discapacidad en la función física de las extremidades inferiores, especialmente en el caso de las acilcarnitinas con un mayor número de átomos de carbono en su composición.

“La asociación entre altos niveles de acilcarnitinas y discapacidad fue aún más fuerte en aquellas personas mayores con bajo índice de masa corporal y baja ingesta energética”, detalla Francisco Félix Caballero, investigador del Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública y Microbiología de la UAM, y primer firmante del trabajo.

En personas mayores los altos niveles de acilcarnitinas en sangre pueden estar relacionados con un deterioro de la función física y dificultades para la movilidad y el desplazamiento

El estudio, publicado Scientific Reports, concluye así que en personas mayores los altos niveles de acilcarnitinas en sangre pueden estar relacionados con un deterioro de la función física y dificultades para la movilidad y el desplazamiento. “Mantener un cierto control de estos niveles de acilcarnitinas puede resultar crucial para identificar a pacientes que comienzan a desarrollar discapacidad en la función física”, apunta Caballero.

La investigación se basó en información de 128 personas mayores de 65 años, pertenecientes a la cohorte ENRICA-Seniors, a través de un diseño de estudio de casos y controles (con 43 casos incidentes y 85 controles). Los investigadores evaluaron los niveles de acilcarnitinas en sangre y otras variables de interés, y dos años después la incidencia de dificultades en la función física de las extremidades inferiores.

Referencia bibliográfica:
Caballero, F.F., Struijk, E.A., Lana, A., Buño, A., Rodríguez-Artalejo, F., López-García. E. 2021. Plasma acylcarnitines and risk of lower-extremity functional impairment in older adults: a nested case–control studyScientific Reports 11, 3350.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí