Bonn era designada capital de Alemania

Vista general de la ciudad de Bonn / Imagen: Wikimedia - Autor: De Matthias Zepper - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=88164849

El 9 de mayo de 1949, la ciudad de Bonn era designada capital de la nueva República Federal de Alemania. Lo fue hasta 1990, pero en su capitalidad hubo siempre un cierto halo de provisionalidad.

 

CV / Tras la II Guerra Mundial Alemania fue ocupada por los vencedores de la contienda. Las crecientes diferencias entre la Unión Soviética y los EEUU pronto dieron al traste con cualquier idea de una administración conjunta y el país quedó de facto dividido en dos. A un lado, en el este, la zona administrada por la Unión Soviética, que ocupaba los antiguos territorios de Prusia y Sajonia, encogidos tras ceder la Prusia Oriental a Rusia y Silesia Polonia.

El estallido de la guerra fría hizo que la Alemania de la posguerra pasara a ocupar de nuevo una posición geoestratégica de primera magnitud en el nuevo contexto

Al oeste quedaba el resto, bajo tres administraciones, la norteamericana, la británica y la francesa, que pronto constituyeron una administración conjunta. En el centro de la zona soviética se encontraba la capital, Berlín, ocupada por las cuatro potencias vencedoras, y dividida en sendas administraciones, que pronto devinieron también en la práctica dos. En cualquier caso, Alemania seguía siendo nominalmente un solo país, ocupado y administrado por las fuerzas militares de los ejércitos aliados que la habían vencido en la guerra.

Hubo muchos proyectos sobre Alemania desde el final de la guerra, algunos de los cuales planteaban convertirla en un país de pastores para que jamás pudiera volver a incurrir en sus reiteradas veleidades militaristas. Pero el estallido de la guerra fría hizo que la Alemania de la posguerra pasara a ocupar de nuevo una posición geoestratégica de primera magnitud en el nuevo contexto.

Bajo el liderazgo estadounidense, los aliados occidentales favorecieron la constitución de una aparato administrativo y político alemán en sus territorios, a cuya cabeza se encontraban líderes que habían sido abiertamente contrarios a Hitler, como los futuros cancilleres Konrad Adenauer, democristiano, y Willy Brandt, socialdemócrata, pero cuya base se nutría de antiguos funcionarios de la administración nazi, teóricamente «desnazificados» y, en cualquier caso, profundamente anticomunistas, un salvoconducto que garantizaba su lealtad contra el nuevo enemigo.

En este estado de cosas se creó la nueva entidad política, que incorporara los territorios alemanes ocupados por las potencias occidentales, consolidando la división del país. La idea tampoco estuvo tan mal vista por parte del resto de países que habían estado involucrados en la guerra. Al fin y al cabo, Alemania solo había sido un país unificado desde 1870 hasta 1945; setenta y cinco años y dos guerras mundiales que causaron decenas de millones de muertos.  Como dijo en su momento un ministro polaco «amo tanto a Alemania que prefiero que haya dos».

La creación de la República Federal de Alemania se dispuso para el 23 de mayo de 1949. Pero había que designar una capital

La creación de la República Federal de Alemania se dispuso para el 23 de mayo de 1949. Pero había que designar una capital. Berlín estaba en el centro de la zona soviética, aislada del resto del territorio, completamente destruida por los bombardeos y, además, evocaba todavía muy de cerca al nazismo. No era una buena idea bajo ningún punto de vista.

Se barajaron varias ciudades como candidatas, entre ellas Frankfurt o Stuttgart. Al final la elegida fue Bonn, una ciudad que por entonces apenas contaba con cien mil habitantes –unos trescientos mil en la actualidad-, población natal de Beethoven y sede del antiguo campamento romano de Bonna. Estaba situada en el extremos oeste del país, cerca de Bélgica, Holanda y Francia –por Alsacia y Lorena-, geoestratégicamente más «segura» y dentro de la zona más occidental e históricamente, digámoslo así, «poco» prusiana. Unos meses después, en noviembre del mismo año, los soviéticos dieron la réplica con la creación de la República Democrática Alemana, con capital en Pankov, la zona soviética de Berlín.

Al pairo del crecimiento económico que fue experimentando la República Federal, Bonn se convirtió en un centro administrativo de funcionarios

Al pairo del crecimiento económico que fue experimentando la República Federal, Bonn se convirtió en un centro administrativo de funcionarios; algo así como una ciudad «pegada» a una administración. Pero siempre fue tenida como una capital de alquiler, a la espera de una reunificación alemana por entonces impensable. El autor de novelas de espionaje ambientadas en la Alemania de la guerra fría la denominó «una pequeña ciudad de Alemania», título de una de sus obras.

Tras la caída del muro de Berlín en 1989 y la reunificación, Bonn cedió su capitalidad a Berlín en 1990, aunque siguió siendo la sede del gobierno hasta 1999.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 4 de mayo de 1979:

En Gran Bretaña, la líder conservadora Margaret  Thatcher era nombrada Primera Ministra, tras haber vencido en las elecciones. Fue la primera mujer en ocupar el cargo en su país.

Martes, 5 de mayo de 1821:

En la isla de Santa Helena, situada en el Atlántico sur a medio camino entre Sudamérica y África, fallecía Napoleón Bonaparte. Llevaba seis años deportado, desde su derrota en Waterloo y posterior abdicación como emperador de Francia.

Miércoles, 6 de mayo de 1937:

En Lakehurst (New Jersey) el dirigible Hindenburg, procedente de Berlín, se incendiaba al iniciar la maniobra de anclaje. En el accidente fallecieron 36 personas, entre pasajeros y tripulantes. El siniestro marcó el declive final de los dirigibles como medio de transporte aéreo, en beneficio de los aeroplanos.

Jueves, 7 de mayo de 1973:

El periódico estadounidense ‘Washington Post’ obtenía el Premio Pulitzer por sus investigaciones en el cao Watergate, que obligó a dimitir al presidente de los EEUU Richard Nixon.

Viernes, 8 de mayo de 1794:

En París, durante la época del terror, el científico francés Antoine de Lavoisier  era apresado, juzgado y ejecutado en la guillotina en el mismo día, bajo la acusación de traición. Está considerado el padre de la química moderna.

Sábado, 9 de mayo de 1605:

Se publicaba en España la primera parte de ‘El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha’, de Miguel de Cervantes.

Domingo, 10 de mayo de 1949:

La ciudad de Bonn era designada capital de la nueva República Federal de Alemania.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí