Bóveda de la Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano / Wikimedia - Autor: Snowdog en Wikipedia en italiano .

Tal día como hoy… 1 de noviembre de 1512 se volvía a abrir al público la Capilla Sixtina

 

El 1 de noviembre de 1512 tenía lugar en la Capilla Sixtina, en el Vaticano, la misa de Todos los Santos. No fue una misa normal. Era la primera vez que se abría al público desde hacía más de cuatro años, a lo largo de los cuales Miguel Ángel había estado pintando la bóveda, una de las mayores maravillas del arte pictórico occidental y universal.

 

CV / En año 1505 el papa Julio II había llamado, por recomendación del arquitecto Giuliano da Sangallo, a un joven pintor, escultor y arquitecto, Michelangelo Buonarroti para ofrecerle el encargo de construir el mausoleo de su tumba. Miguel Ángel aceptó y abandonó Roma para buscar en Carrara los mármoles necesarios para la obra.

Mientras tanto, otro arquitecto de la corte vaticana, Bramante –diseñador de la basílica de San Pedro-, celoso del ascendente que Miguel Ángel había conseguido sobre el papa, convenció al pontífice de que no era oportuno construir una tumba para alguien todavía vivo. Julio II canceló entonces el proyecto, pero, apreciando el talento de Miguel Ángel, le adjudicó en compensación, sin consultarle, la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina. Con ello, se originó una polémica que concluyó con una de las mayores maravillas artísticas de la historia.

Miguel Ángel se enfureció por la cancelación del proyecto del mausoleo, y por la adjudicación de una nueva obra sin haber sido consultado

Miguel Ángel se enfureció por la cancelación del proyecto del mausoleo, y por la adjudicación de una nueva obra sin haber sido consultado. Se inició con ello una relación tempestuosa con Julio II, pero acabó aceptando al ver las posibilidades que el nuevo proyecto ofrecía. Bramante, por su parte, creyó haber conseguido su objetivo de defenestrar a Miguel Ángel, pensando que la bóveda de la Capilla carecía de posibilidades por la dificultad que entrañaba, convencido de que Miguel Ángel iba a fracasar. No se puede decir, ciertamente, que fuera muy agudo en sus previsiones y visión de futuro.

La Capilla Sixtina, anteriomente Capella Magiore, se llamaba así por haberla hecho construir Sixto IV sobre una edificación anterior unos treinta años antes. Había servido como capilla la fortaleza vaticana y la bóveda se había decorado con frescos realizados por pintores del alto renacimiento, Botticelli entre ellos. El encargo era ciertamente complicado, y Miguel Ángel, además, no tenía experiencia en frescos.

Julio II aceptó el proyecto de Miguel Ángel, que consistía en distintos frescos sobre la historia bíblica de la humanidad desde el Génesis hasta antes de la venida de Cristo. Los nueve centrales sobre el techo, partiendo del altar, más otros laterales, cubriendo todo el interior de la edificación.

Miguel Ángel estuvo cuatro años realizando el proyecto, las más de las veces en solitario, llegando a convertirse en una auténtica obsesión

Miguel Ángel estuvo cuatro años realizando el proyecto, las más de las veces en solitario, llegando a convertirse en una auténtica obsesión. En la bóveda del cañón rebajada, diseñó una complicada y prodigiosa arquitectura simulada en la cual incluyó el desarrollo de distintos episodios del Génesis a lo largo de 500m2, que constituyen, sin desmerecer en modo alguno al resto, la parte más impresionante. Pintadas en orden cronológicamente inverso desde la entrada por la puerta principal de la capilla: La embriaguez de Noé, el Diluvio Universal, el Sacrificio de Noé, Caída del Hombre-Pecado Original-Expulsión del Paraíso, la Creación de Eva, la Creación de Adán, la Separación de las Aguas y la Tierra, la Creación de los Astros y las Plantas, y, la novena, la separación de la Luz y la Oscuridad. Luego están los laterales, las pechinas y  los medallones… Siempre con motivos bíblicos: Abraham, muerte de Urías, Elias sobre el carro de fuego…

Bóveda de la Capilla Sixtina / Wikimedia

El techo de la capilla está dividido en varias secciones, que gracias a los elementos arquitectónicos simulados, multiplican los marcos de la bóveda y separan las nueves escenas del Génesis. Sobre los lunetos de las ventanas y las enjutas laterales, están los antepasados de Cristo; en los triángulos, los tronos con los profetas y las sibilas; en las pechinas, la salvación del pueblo de Israel…

Las figuras de Miguel Ángel son desnudos. Eran los tiempos del Renacimiento. Con la Contrarreforma, estos desnudos se consideraron impúdicos y se «taparon»

Las figuras de Miguel Ángel son desnudos. Eran los tiempos del Renacimiento. Con la Contrarreforma, estos desnudos se consideraron impúdicos y se «taparon» con hojas de parra. En la segunda mitad del siglo XX se restauraron los desnudos originales.

Como anécdota, Miguel Ángel realizó también el mausoleo de Julio II cuya desestimación propició el encargo de la bóveda de la Capilla Sixtina: está en Roma, en San Pietro in Vincoli, con su famoso «Moisés».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí