Brujas, prostitutas, esclavas o peregrinas

El mercado de esclavos, de Jean-Léon Gérôme / Wikipedia

Estereotipos femeninos en los relatos de viajeros musulmanes del medievo

.

UGR / La profesora e investigadora de la UGR Laila M. Jreis Navarro ha publicado en el volumen 63 de la revista “Miscelánea de Estudios Árabes y Hebráicos” un estudio titulado “Brujas, prostitutas, esclavas o peregrinas: estereotipos femeninos en los relatos de viajeros musulmanes del medievo”, en el que trata de perfilar, a través de algunos relatos de viajeros musulmanes de la Edad Media, los estereotipos que estos tenían sobre las mujeres y que contrastaban con las realidades observadas, tanto dentro como fuera del territorio islámico de la época.

Los datos recogidos en este trabajo de investigación arrojan luz sobre el heterogéneo mundo femenino al que tenían acceso al abandonar su patria.

Estudio publicado por la profesora de la UGR Laila M. Jreis Navarro en el volumen 63 de la revista “Miscelánea de Estudios Árabes y Hebráicos”
Estudio publicado por la profesora de la UGR Laila M. Jreis Navarro en el volumen 63 de la revista “Miscelánea de Estudios Árabes y Hebráicos”

Según la autora de este estudio, el viaje en el ámbito árabe-islámico se vio impulsado desde sus comienzos por el fundamento religioso de la peregrinación a los lugares santos de la Península Arábiga y por la búsqueda del saber recomendada por el propio Profeta. “Sin embargo, la expansión del estado islámico fue la que marcó en tiempos de los abbsíes el inicio de la literatura de viaje en lengua árabe a mediados del s. IX, favorecida por la actividad comercial en lugares lejanos.

La gran extensión del imperio contribuyó asimismo a la necesidad de viajar promovida desde el gobierno central con la finalidad de obtener información sobre los nuevos territorios conquistados, allanada por las rutas establecidas para un eficiente sistema de comunicaciones que permitiesen un mayor control sobre los márgenes. No obstante, la literatura de viaje propiamente dicha tardará unos siglos en aparecer como relatos de viaje registrados en obras independientes en los que el viajero expresaba su propia experiencia a través de la narración de su periplo”.

En este Occidente Islámico, unificado por almorávides y almohades, es donde aparece a partir del s. XII el género literario de la rihla o relación de viaje, como producto de un movimiento necesario propulsado por el deseo de cumplir con el precepto islámico de la peregrinación hacia La Meca y Medina, que a menudo se unía a la búsqueda del saber en los centros culturales del Oriente, y que en ocasiones excedía los límites de tiempo y territorio propios de estos viajes y abarcaba lugares poco conocidos para el viajero común, hasta prolongorse en casos excepcionales durante décadas.

Para Laila M. Jreis, los datos encontrados al realizar un escrutinio en un número de relatos dispares de viaje, que se mueven en muchas ocasiones entre la realidad y la leyenda, “transportarán al lector por un mundo femenino desconocido para el viajero que va desde lo íntimo a lo público, y que atraviesa todos los estratos sociales, desde las siervas a sus señoras. Siempre sin perder de vista que se trata de los datos accesibles al viajero, ya por su propia experiencia ya por observación o transmisión”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí