Vista general del techo de polícromos, Altamira / Créditos: Museo de Altamira y D. Rodríguez

Presentan una monografía que amplía el conocimiento sobre Altamira

.

El CENIEH y la Universidad Isabel I participan en una monografía que recoge los resultados del proyecto “Los tiempos de Altamira”, en el que ha colaborado un nutrido grupo de especialistas con el objetivo de ampliar el conocimiento cultural de esta cueva Patrimonio de la Humanidad.

.

El análisis y estudio de los restos y pinturas localizados en estas tres cuevas cántabras han servido para comprender el arte rupestre de Altamira

CENIEH / Los científicos Andoni Tarriño, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), y Marcos García-Diez, de la Universidad Isabel I, han presentado hoy en Santillana del Mar (Cantabria) los resultados de su participación en el proyecto “Los tiempos de Altamira”, que se recogen en una monografía en la que han colaborado más de 40 especialistas de todo el mundo con el objetivo de ampliar el conocimiento cultural de la esta cueva Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

Se trata de la 26ª monografía del Museo Nacional y Centro de Investigación de la Cueva de Altamira, obra póstuma de su anterior director José Antonio Lasheras, fallecido en accidente de tráfico, e incluye las investigaciones llevadas a cabo durante 12 años en tres yacimientos del entorno: cuevas de El Linar, Las Aguas y Cualventi, que contienen ocupaciones principalmente del Paleolítico superior.

El análisis y estudio de los restos y pinturas localizados en estas tres cuevas cántabras han servido para comprender el arte rupestre de Altamira que ahora se contextualiza en su entorno más inmediato, y además han permitido conocer con precisión y globalmente los modos de vida de las poblaciones de hace entre 12.000 y 30.000 años.

Imagen: Andoni Tarriño y Marcos García-Diez/CENIEH

.

La participación del CENIEH se ha concretado en la caracterización y estudio de las materias líticas, para reconocer los lugares de captación que los grupos paleolíticos utilizaban para hacer sus herramientas, y en consecuencia conocer la movilidad y la red de poblamiento. La Universidad Isabel I, por su parte, se ha centrado en el estudio de la cronología del arte rupestre a partir de la aplicación del método de series de Uranio.

.