«Caballo Loco»

Tasunka Witko "Caballo Loco" / Wikimedia

Tal día como hoy… 4 de diciembre de 1840 nacía Caballo Loco

 

El 4 de diciembre de 1840 nacía en algún lugar de Dakota del Sur (EEUU) Tasunka Wutko, en oglala original, más conocido por su traducción al inglés o al español: Crazy Horse o Caballo Loco, aunque en realidad sería «Su caballo está loco». Fue uno de los jefes indios más conocido por su lucha contra los invasores blancos, y el que más destacó por su habilidad estratégica y por sus victorias.

 

CV / A Caballo Loco le tocó vivir el peor de los tiempos posibles, el que acabó con los pueblos indios de las grandes praderas del medio oeste norteamericano. Hasta los tiempos de la Guerra de Secesión (1861-1865), las tribus al oeste del Mississippi habían sido solo relativamente molestados por los blancos. La peor parte se la habían llevado las del «Gran Río», algunos de cuyos supervivientes acabaron refugiándose en los territorios occidentales. Hasta entonces habían sido tierras de frontera, y de tránsito. La ocupación realmente invasiva comenzó con el final de la guerra civil, a partir de 1865.

Caballo Loco participó en la Guerra de Nube Roja, conocida también como la Guerra del Río Powder. Fue el  primer gran conflicto entre los EEUU y los indios de las praderas

Caballo Loco participó en la Guerra de Nube Roja, conocida también como la Guerra del Río Powder. Fue el  primer gran conflicto entre los EEUU y los indios de las praderas. Duró dos años, entre 1866 y 1868. El jefe sioux Nube Roja encabezó una gran coalición india en el único conflicto en que, en cierto modo, la victoria correspondió, al menos militarmente, a los indios. Caballo Loco destacó por su pericia como jefe, derrotando al ejército norteamericano en la batalla de Fetterman, conocida por los blancos como la masacre de Fetterman. En este sentido, no deja de ser indicativo que las victorias indias se consideren masacres, y las de los blancos gloriosas gestas militares… La guerra del Powder concluyó con el tratado de Fort Laramie en 1868, que dejaba a los indios todos sus territorios al oeste del Powder. Caballo Loco se negó a aceptar los términos del tratado y prosiguió proscrito con sus partidas de guerreros.

La gran coalición india se deshizo al legar la paz, y las distintas tribus volvieron a sus actividades de siempre. El Tratado de Fort Laramie, por su parte, fue incumplido desde un primer momento por parte del gobierno norteamericano, Tanto por su desinterés como por su incapacidad para evitar la ocupación de los territorios indios por parte de los colonos blancos. El supuesto descubrimiento de oro en Black Hills, territorio sagrado, fue la gota que colmó la paciencia. Y en 1876 estalló de nuevo la guerra. Esta vez la coalición de tribus era menor que en la ocasión anterior, porque Nube Roja se abstuvo de participar -aunque fue igualmente atacado por Custer-. Fueron sioux -lakotas y oglalas- y cheyennes, básicamente, encabezados por Toro Sentado y por Caballo Loco.

Crazy Horse y su tropa en camino a Camp Sheridan para rendirse ante el General Crook en Red Cloud Agency, 6 de mayo de 1877. Berghavy; Sketch. / Wikimedia

Caballo Loco derrotó al ejército norteamericano en Rosebud River y, junto a Toro Sentado, en Little Bighorn, donde el séptimo de caballería de Custer fue completamente exterminado. Pero tras la victoria, los indios se dispersaron y la llegada masiva de tropas desequilibró irremisiblemente el signo de la guerra. Toro Sentado pasó al Canadá, y Caballo Loco se rindió, entregándose con los suyos en agosto de 1877. Fue confinado en Fort Robinson.

No se sabe si fue un crimen espontáneo o instigado desde altas instancias, pero el caso es que el 5 de septiembre de 1877, Caballo Loco fue asesinado a bayonetazos

Pero a sus 37 años era una leyenda para los indios, y su aureola de gran guerrero que había derrotado a los «casacas azules» en repetidas ocasiones irritaba sobremanera al ejército.. No se sabe si fue un crimen espontáneo o instigado desde altas instancias, pero el caso es que el 5 de septiembre de 1877, Caballo Loco fue asesinado a bayonetazos.

Según la leyenda, su madre llevó su corazón y lo enterró bajo las aguas de un río, en Wounded Knee. El mismo lugar donde trece años después, el 29 de diciembre de 1890, tuvo lugar la última gran masacre de indios, en lo que fue un genocidio calculado y planificado. Se había decidido que los indios de las praderas no tenían cabida en el nuevo orden de cosas.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí