Calendario gregoriano

El Papa Gregorio XIII decretó el cambio del calendario hasta entonces vigente, el juliano

Tal día como hoy… 4 de octubre de 1582 no le sucedió el 5, sino el 15 de octubre

 

Al 4 de octubre de 1582 no le sucedió el 5, sino el 15 de octubre. La razón de esta anomalía fue que el Papa Gregorio XIII decretó el cambio del calendario hasta entonces vigente, el juliano, por uno nuevo más ajustado a la realidad astronómica, que en su honor se denominó calendario gregoriano. Así, el año 1582 solo tuvo 355 días.

 

CV / El griego alejandrino Eratóstenes había establecido en el silgo III aC la duración de un año en 365 días -el tiempo que la Tierra tarda en completar una órbita alrededor del Sol-. Eratóstenes estableció también una corrección de un día más cada cuatro años, los años bisiestos. Este fue el calendario juliano, llamado así porque Julio César lo adoptó en el siglo I aC para todo el orbe romano. Pero tampoco era exactamente así. En realidad, la Tierra invierte algo menos de 365,25 días en dar una vuelta completa alrededor del Sol, aproximadamente 365,242189 días.

En realidad, la Tierra invierte algo menos de 365,25 días en dar una vuelta completa alrededor del Sol

En el año 325, el concilio de Nicea adaptó, a su vez, las fiestas del calendario litúrgico en función del momento astral en que debía celebrarse la Pascua, que se rige por el calendario lunar, y el resto de fiestas móviles en función de ésta.  La Pascua se estableció el primer domingo después de la luna llena tras el equinoccio de primavera –en el hemisferio norte-. Dicho año, el equinoccio de primavera coincidió con el día 21 de marzo.

El desfase entre 365,25 días y 365,242189 es de unos 11 minutos anuales- fue imperceptible al principio, pero al cabo de los 1257 años que van del 325 a 1582, había acumulado diez días. Y claro, el equinoccio de primavera tenía lugar diez días antes de lo que debía… según el calendario humano, claro. Al paso que se iba y de no haberse corregido, hoy en día estaríamos entrando en primavera a principios de febrero…

Astrónomos de la Universidad de Salamanca habían advertido ya el desfase en 1515, e informaron de ello a Vaticano, que hizo caso omiso

Astrónomos de la Universidad de Salamanca habían advertido ya el desfase en 1515, e informaron de ello a Vaticano, que hizo caso omiso. Nuevamente, en 1578, informaron de nuevo a la Santa Sede. A la segunda advertencia se creó una comisión para estudiar el tema, en la que destacaron los astrónomos Christopher Clavius, Luigi Lilio y Pedro Chacón. En las Tablas Alfonsíes se asignó al año trópico un valor de 365 días, 5 horas, 49 minutos y 16 segundos. Se redactó un Compendium y el 14 de septiembre de 1580 se aprobó la reforma del calendario, que se llevaría a la práctica dos años después.

Como corrección del error que había producido el desfase, se estableció que no serían bisiestos los años múltiples de 4 que lo fueran también de 100, con la excepción de los que fueran también múltiples de 400, que sí lo serían. Así, los años 1700, 1800 y 1900 no fueron bisiestos, mientras que sí lo fueron el 1600, el 2000 y lo será el 2400.

Los primeros países en adoptar el calendario gregoriano fueron La Santa Sede, España  y los principados y estados italianos. Francia lo adoptó el 9 de diciembre del mismo año. En 1583 lo adoptaron los estados alemanes católicos y los Países Bajos (también los católicos). Inglaterra lo hizo casi dos siglos más tarde, en 1752. Otros tardaron aún más: China en 1912, Rusia en 1918, Grecia en 1923…

Los primeros países en adoptar el calendario gregoriano fueron La Santa Sede, España  y los principados y estados italianos

Pese a sus indudables ventajas sobre el juliano, el calendario gregoriano tampoco es exacto al cien por cien. Ajusta el año a 365,2425 días, dejando una diferencia de 0,000300926 días, es decir, unos 20 segundos cada año, lo cual significa que se requiere un reajuste cada 3.300 años. Si tenemos en cuenta que faltan 1272 años para ello, no debería preocuparnos mucho.

En cualquier caso, se considera excesivamente complicado intentar crear una regla para corregir este desfase, sobre todo porque la Tierra también se desacelera en sus movimientos de rotación y de traslación, lo cual introduce una nueva diferencia de tiempos que habría que ir corrigiendo. De modo que lo más práctico parece ser que cuando el desfase llegue a ser de un día –dentro de unos miles de años-, se establezca como bisiesto un año al que no le corresponda serlo… O para entonces, que hagan lo que quieran.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí