Calzado deportivo, ¿qué debemos tener en cuenta?

El experto avisa que el problema es el sobreuso y el abuso de este tipo de calzado / UAH

Estudios recientes alertan sobre cómo el uso permanente de calzado deportivo, sobre todo entre los menores, está cambiando el patrón de pisada en este sector de la población, y no precisamente para bien.

 

UAH / En esta entrevista, David Rodríguez, investigador del grupo Fisioterapia en el abordaje del dolor. Telefisioterapia y realidad aumentada terapéutica de la UAH y antiguo alumno de esta Universidad.

 

¿A qué llamamos patrón de pisada y por qué es importante que esté bien, cómo afecta a nuestros pies y al resto de nuestro cuerpo?

En grandes superficies o franquicias sanitarias con poco rigor científico-sanitario clasifican a los pacientes en pronadores o supinadores. Esto no es correcto

El patrón de pisada es la suma de todas las posiciones que presentan el complejo articular del tobillo y las diferentes articulaciones del pie mientras caminamos. En ocasiones, erróneamente, podemos ver cómo en grandes superficies o franquicias sanitarias con poco rigor científico-sanitario clasifican a los pacientes en pronadores o supinadores. Esto no es correcto, de igual modo que al realizar una actividad como comer, flexionamos y extendemos el codo, al caminar nuestro pie y nuestro tobillo presenta diferentes posiciones, la suma total del proceso sería el patrón de pisada.

Respondiendo a la segunda parte de la pregunta, comentar que un buen patrón de pisada favorecerá el movimiento adecuado de todo el pie, la pierna y la columna, consiguiendo incluso que nuestros músculos trabajen de manera más eficiente. Por otro lado, una pisada inadecuada provocará alteraciones y patologías en pie, rodilla, cadera y columna. Es uno de los problemas más graves de salud y requieren de diagnóstico y tratamiento por parte de un podólogo para solucionarlo.

¿Qué calzado deberíamos usar para que nuestros pies y el resto de nuestro cuerpo no nos lo reproche, las deportivas son lo más adecuado?

La anatomía y biomecánica del pie debería gobernar siempre la elección del calzado. No deberíamos usar un calzado que no respetara la anchura o longitud de nuestro pie

Es una pregunta muy interesante. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el calzado debe adaptarse al pie y no al revés. A diario encontramos en consulta pacientes que por cuestiones estéticas o modas desarrollan patologías debido a una mala elección del calzado. La anatomía y biomecánica del pie debería gobernar siempre la elección del calzado, de igual manera que no es adecuado usar una camisa que no fuera de nuestra talla, no deberíamos usar un calzado que no respetara la anchura o longitud de nuestro pie.

El zapato debe tener un tamaño suficiente para el pie, presentar un poco de altura de tacón para proteger la columna y la cadera (la altura que presenta un zapato de caballero estándar es suficiente) y ser flexible en su parte delantera para favorecer el despegue al caminar.

Pero es evidente que se impone, sobre todo entre la población más joven, pero también con frecuencia entre los adultos, el uso de deportivas. Y no solo para realizar deporte, sino como calzado ordinario, aunque ya hay estudios que indican que están provocando distorsiones en el patrón de pisada…

La parte posterior debe tener un poco más de altura que la anterior, para ayudarnos al caminar

En efecto, el problema es el sobreuso y el abuso de este tipo de calzado. De igual modo que ir en traje puede ser adecuado para ir a la oficina y no tendría sentido ir con traje al gimnasio, ocurre con el calzado. Nuestro grupo de investigación ha publicado numerosos artículos científicos en algunas de las mejores revistas del mundo en los que hemos observado que se modifica la actividad muscular en función del calzado que usemos y eso puede provocar patologías en nuestros pacientes.

¿Cómo tienen que ser nuestras deportivas para que el daño no exista o sea el menor posible? Algunas recomendaciones

En primer lugar, se deben adaptar a la forma del pie. Además, debe tener materiales de calidad para evitar que se deformen y permitir la transpiración del pie. La parte posterior debe tener un poco más de altura que la anterior, para ayudarnos al caminar. De igual manera, el talón debe ser estable para ofrecer control al miembro inferior, tal y como funcionan los cimientos de un edificio. Si el pie falla, todo falla.

Y, finalmente, eso de que llevar siempre el mismo calzado, las mismas zapatillas, los mismos zapatos, es muy malo, ¿es cierto o es leyenda urbana?

Si nuestra actividad es muy similar todos los días, deberíamos usar diferentes calzados para protegernos del propio desgaste de los materiales

Es cierto, debemos usar el calzado adecuado para cada actividad. Si nuestra actividad es muy similar todos los días, deberíamos usar diferentes calzados para protegernos del propio desgaste de los materiales. Ahora que el running está de moda y muchas personas quieren empezar a correr para hacer ejercicio, ponerse en forma y disfrutar de la actividad física, es fundamental que todos realicen previamente un estudio cardiológico con un profesional médico y un estudio de la pisada con un podólogo.

Las personas que quieran comenzar a desarrollar actividad física deben ponerse en manos de profesionales sanitarios, evitando franquicias y grandes superficies. Es la única manera de protegernos de problemas graves de salud.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí