El sistema será adaptable a niños de diferentes tallas, será más asequible que los tradicionales y se podrá utilizar en casa / Caminador

Robótica para ayudar a andar a niños con trastornos motores graves

.
Un proyecto, liderado por la investigadora de la UPC Alícia Casals, facilitará el acceso a la rehabilitación a niños con trastornos motores graves gracias a un sistema más asequible y adaptable. El proyecto, que prevé reducir significativamente el coste de este tipo de equipamientos para hacerlo asequible a particulares, está en desarrollo y cuando esté listo podrá mejorar la recuperación de niños y niñas que presentan patologías asociadas con la marcha.

.

UPCMuchas de las enfermedades neurológicas que afectan a los niños, principalmente lesiones cerebrales y medulares, comportan desórdenes que les impiden andar de manera normal. Actualmente, los equipos que reproducen la marcha y los ayudan en la mejora de estas limitaciones utilizando sistemas robóticos, solo son accesibles para los centros de rehabilitación y fisioterapia debido a sus dimensiones y a que tienen un coste elevado. Estos dispositivos acostumbran, además, a estar preparados solo para adultos.

Un sistema diseñado por la investigadora Alícia Casals, jefe del grupo de Robótica del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC) —centre creado por la Generalitat de Catalunya, la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y la Universitat de Barcelona—, facilitará el acceso a la rehabilitación a estos pacientes. Y es que la tecnología está especialmente diseñada para reducir los costes de producción, puesto que se basa en una cinta de correr común a la cual se le ha adaptado un sistema robótico para monitorizar la rehabilitación. El equipo, que se podrá utilizar en casa, incorpora unos accionamientos robóticos que acompañarán los pies para asistir la marcha, un asiento similar al de los caminadores para bebés y una sujeción del cuerpo.

.

Rehabilitación personalizada con robótica

La incorporación del sistema robótico a la cinta de correr tradicional permitirá personalizar y programar los ejercicios para cada paciente y, al estar dotado de sensores, será capaz de reaccionar y adaptar la pauta preestablecida a la respuesta y las capacidades del niño en cada momento. Los sensores calcularán además el grado de fatiga del niño de forma que aumentará el grado de adaptación de la pauta de ejercicios en cada situación.

La innovación supone, además, un ahorro en términos de intervención humana, puesto que no será necesaria la asistencia, hasta ahora imprescindible, de dos profesionales fisioterapeutas —uno por cada pie del paciente— a la hora de practicar la rehabilitación.

El proyecto incorpora juegos serios de realidad virtual que sirven de estímulo para los niños

Los investigadores, tanto del IBEC como del Hospital San Juan de Dios de Barcelona, liderados por la doctora Julita Medina, también han tenido en cuenta la motivación de los pacientes durante la terapia. Por eso, el proyecto incorpora juegos serios de realidad virtual que sirven de estímulo para los niños para que la rehabilitación les suponga menos esfuerzo.

El factor principal del equipo es el amplio margen de adaptación al paciente. La jefe del grupo de Robótica del IBEC y responsable del proyecto, Alícia Casals, explica que: “Hemos tenido en cuenta que el nuevo aparato sea capaz de asistir al máximo la rehabilitación del niño y reproduzca el patrón de la marcha adecuadamente, adecuada a sus capacidades”. En este sentido, el caminador está dotado de un suspensorio motorizado que permite controlar el grado de espaldarazo sobre la cinta, de un mando monitorizado que permitirá al paciente controlar el grado de apoyo de la correa, así como de unos brazos retráctiles que ayudan a controlar los movimientos al andar.

El equipamiento está diseñado para cualquier niño de hasta 1,5 m de altura aproximadamente pero está concebido como un sistema adaptable y podría funcionar también para adultos. Además, se pretende que pueda ser útil para tratar el máximo de patologías posibles.

El proyecto Desarrollo de un sistema robótico de bajo coste de ayuda para la rehabilitación de la marcha para niños con trastornos motores graves, que se inició en marzo de este año y tiene una duración prevista de dos años, fue uno de los cinco proyectos de la UPC que ha recibido financiación del programa RecerCaixa.