Carl Sagan

Carl Sagan / Wikimedia - De by Michael Okoniewski 1994 - https://www.flickr.com/photos/jrscientist/4376873171, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=45901639

Tal dia como hoy… 20 de diciembre de 1996 fallecía Carl Sagan

 

El 20 de diciembre de 1996 fallecía en Seattle (Washington, EEUU), a los 62 años de edad, Carl Sagan, reputado científico que destacó en astrofísica, cosmología, astronomía y astrobiología; también escritor y hombre de amplia cultura, famoso sobre todo por su actividad como divulgador científico.

 

CV / Nació en Nueva York el 9 de noviembre de 1934, hijo de una familia judía de clase obrera de ascendencia ucraniana. De ellos dijo: “Mis padres no eran científicos. No sabían casi nada de ciencia. Pero al iniciarme casi simultáneamente al escepticismo y a hacerme preguntas, me enseñaron los dos modos de pensamiento que conviven precariamente y que son fundamentales para el método científico”.

Fue él quien asesoró e instruyó a los astronautas participantes en el Programa Apolo que iban a llegar a la Luna

En 1951 se graduó en la Rahway High School –equivalente al bachillerato-, tras lo cual se matriculó en la Universidad de Chicago, donde estudió Artes y Física, doctorándose finalmente en 1960 en Astronomía y Astrofísica. Trabajó en las universidades de Berkeley y Harvard, así como en el Smithsonian Astrophysical Observatory de Cambridge (Massachusetts). En 1968 se incorporó a la Universidad de Cornell, en Ithaca (Nueva York), donde a partir de 1976 se convirtió en el primer titular de la Cátedra David Duncan de Astronomía y Ciencias del Espacio. A lo largo de su vida participó en varias instituciones científicas, siendo asesor de la NASA. Fue él quien asesoró e instruyó a los astronautas participantes en el Programa Apolo que iban a llegar a la Luna. Participó también en muchas de las expediciones espaciales que enviaban naves espaciales robóticas a explorar el sistema solar.

Sagan junto a una maqueta de las sondas Viking, destinadas a posarse sobre Marte. El científico estudió los posibles lugares de aterrizaje con Mike Carr y Hal Masursky. / Wikimedia

Sagan fue también uno de los pioneros del proyecto SETI –Search for Extra Terrestrial Intelligence-, en el cual participó activamente. En este sentido, concibió los mensajes universales y perdurables que se incorporaron a las naves destinadas a abandonar el sistema solar, para que pudieran ser comprensibles para las eventuales inteligencias extraterrestres que dieran con ellos. El primer mensaje se envió en la sonda Pioneer 10, grabado en una placa anodizada. Posteriormente mejoró el diseño, que se concretó en el disco de oro que viajó con las sondas Voyager a partir de 1977. La idea era que si llegaba a manos de una inteligencia extraterrestre, pudiera ser interpretable para ésta.

Sobre esta idea se pronunció en contra Stephen Hawking en los últimos años de su vida, aduciendo que si la inteligencia extraterrestre que diera con nuestro paradero estaba más avanzada que nosotros, y era más o menos como la humanidad, podría ser una catástrofe. Sagan, en este sentido, era mucho más «cosmológicamente» optimista que Hawking y parecía sobreentender que una inteligencia más avanzada habría superado los elementos de salvajismo y barbarie que «todavía» perduraban en la condición humana. Para Hawking, en cambio, acaso más distópico, no había ningún argumento a favor de que una civilización alienígena más avanzada que la humanidad fuera a ser necesariamente más «bondadosa» que la nuestra… Así que mejor permanecer de incógnito en el universo, al menos de momento…

Sagan era un ferviente partidario de la denominada Ecuación de Drake, una fórmula destinada a estimar la cantidad de civilizaciones en la Vía Láctea

Sagan era un ferviente partidario de la denominada Ecuación de Drake, una fórmula destinada a estimar la cantidad de civilizaciones en la Vía Láctea susceptibles de poseer emisiones de radio detectables. La elaboró, de ahí su nombre, Frank Drake, presidente del Instituto SETI. Pretende identificar los factores específicos que se cree que puedan tener un papel importante en el desarrollo de civilizaciones. Digamos, simplificando, que nuestro Sol es una entre las 7 x 1022  estrellas que, se estima, existen en la Vía Láctea. Y que la Vía Láctea es solo una galaxia entre las 2 x 1012 galaxias del universo… Para pensárselo… Aunque no hay en la actualidad datos suficientes para resolver la ecuación, la comunidad científica la ha asumido como una primera aproximación teórica al tema.

La gran popularidad de Carl Sagan se debió a su éxito como comunicador en programas de divulgación científica, especialmente ‘Cosmos: un viaje personal’, producida en 1980, de la que fue narrador y coautor. También publicó obras de divulgación científica de gran éxito, siempre con una acreditada capacidad para transmitir ideas científicas y su contexto cultural a un público no especializado, con una sencillez no exenta de rigor. En 1978 recibió el Premio Pulitzer por su libro ‘Los Dragones del Edén’. ¡Ah!, y un último dato: fue asesor científico en la película de Stanley Kubric ‘2001: Una Odisea del Espacio’ (1968). Propuso que la película sugiriera, sin mostrarla, la existencia de una superinteligencia extraterrestre.

En 1994 se le diagnosticó una mielodisplasia. Tras someterse a tres operaciones de trasplante de médula ósea procedente de su hermana, Carl Sagan falleció de una neumonía dos años después. Está enterrado en el cementerio de Lakeview, en Ithaca, Nueva York.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí