Hace años que se intenta disuadir a los inmigrantes y vemos que encuentran siempre rutas alternativas para venir, cada vez más peligrosas y más costosas / Imagen: David Lagarde (UAB)

“Sería el momento de trabajar en la acogida en lugar de reforzar las barreras”

.

David Lagarde estudia las rutas que siguen los refugiados sirios para huir de la guerra. El 22 de abril, en una jornada organizada por el CER-Migraciones de la UAB, ofreció una charla sobre el trabajo de la red solidaria Migreurop para difundir los efectos de la retención de inmigrantes y refugiados.

.

UAB /  El investigador David Lagarde es miembro de la red francesa Migreurop, que lucha contra la retención de extranjeros en la Unión Europea y en las fronteras de Europa, es decir, en los países de tránsito de migrantes y refugiados. El 22 de abril pasado, participó en la jornada “Refugiados en movimiento”, que organizaba el CER-Migraciones de la UAB. Lagarde ofreció la ponencia “Cartografía de los campamentos del mundo y sus consecuencias en los itinerarios de los migrantes”.

.

¿En qué consiste el trabajo de Migreurop?

Fue creada en 2005 y agrupa a otras asociaciones en defensa de los derechos de los inmigrantes y a miembros individuales, como yo mismo. El objetivo es dar a conocer las consecuencias de las políticas migratorias europeas sobre la vida de los inmigrantes y solicitantes de asilo que intentan llegar a Europa. Utilizamos reportajes gráficos, organizamos exposiciones, creamos mapas… De hecho, el motivo por el que participamos en estas jornadas es mostrar cómo Migreurop utiliza la cartografía para dar luz a esta cuestión.

¿Qué nos puede contar sobre las rutas que están siguiendo los refugiados sirios?

Es interesante estudiar qué ocurre en la frontera entre Siria y Jordania porque encontramos dinámicas similares a lo que ocurre en Europa

En cuanto a Jordania, al principio del conflicto, la frontera estaba abierta y la ruta era muy sencilla: en autobús, se llegaba en unas horas de Damasco a Amán. A medida que los refugiados fueron llegando, las fronteras oficiales fueron cerradas y se desarrollaron itinerarios mucho más largos. Los refugiados deben ir al Este del país para entrar en Jordania y se ven obligados a correr muchos más riesgos: deben atravesar el desierto, territorios controlados por Estado Islámico, han de pagar durante el trayecto… Es interesante estudiar qué ocurre en la frontera entre Siria y Jordania porque encontramos dinámicas similares a lo que ocurre en Europa: políticas que han sido aplicadas más rápidamente en Jordania y ahora vemos sus efectos inmediatos sobre los itinerarios de los refugiados. Es como un laboratorio acelerado de la migración que observamos en Europa.

¿Qué denuncian sobre la política de la UE en este campo?

Queremos dar a conocer sobre todo la política de externalización de fronteras de Europa. Por externalización, entendemos la forma en que las políticas europeas influencian a las de terceros países como los del Sur del Mediterráneo (Marruecos, Argelia) o Turquía. Ahora, se ve muy claramente en el acuerdo entre la UE y Turquía para reenviar allí a los refugiados sirios y los inmigrantes económicos que han llegado a Grecia, pero hay muchas otras políticas en este sentido: en el caso de España, al comienzo de los años 2000, la UE presionó para reforzar el control migratorio en el estrecho de Gibraltar y las islas Canarias. Marruecos reforzó también la vigilancia. Esto desvió las rutas migratorias hacia el Este, hacia Libia. Y, entonces, fue Italia quien tomó medidas para que Libia reforzara el control y abriera centros de retención. La consecuencia de estas políticas es hacer las rutas cada vez más peligrosas, porque los inmigrantes continúan viniendo. Hay, así, más muertes en el Mediterráneo y en las fronteras de Europa.

. 

El objetivo disuasorio ha fracasado, pues.

Hace años que se intenta disuadir a los inmigrantes y vemos que encuentran siempre rutas alternativas para venir, cada vez más peligrosas y más costosas. Si nos damos cuenta de que esto no funciona, quizás sería el momento de pensar de otra manera y trabajar en la acogida en lugar de reforzar las barreras.

. 

¿En qué condiciones son retenidos?

En el caso de Libia, las condiciones de vida son terribles y hay prácticas de esclavismo moderno

Son muy diferentes en cada país. En el caso de Suecia, por ejemplo, hay una gran transparencia sobre sus condiciones de vida. Si visitamos la web del ministerio sueco de inmigración, encontramos mucha información para las familias (para contactar con los que están en el interior, hacer visitas, etc.). Esto no quiere decir que las condiciones de vida sean particularmente buenas: no deja de ser un sistema carcelario, pero hay un mínimo de transparencia. En el caso de Libia, las condiciones de vida son terribles y hay prácticas de esclavismo moderno. Ya desde antes de la caída de Gadafi, los inmigrantes encerrados no tenían acceso a abogados y había empresas, sobre todo del sector agrícola, que todas las mañanas llegaban para recoger a inmigrantes y llevarlos a trabajar por la fuerza en sus campos (campos que estaban financiados en parte por la UE). Además, de un país a otro, es muy diferente la duración de la retención.

¿Y las condiciones legales? En la web de Migreurop, se habla de “ausencia de marco legal”.

En esto también hay casos diferentes de un país a otro. En muchos países existe una legislación al respecto; la ausencia de marco legal se da más bien en países terceros. En Egipto no hay ninguna ley y nos encontramos demandantes de asilo retenidos durante años sólo porque han cruzado una frontera de manera irregular. En 2012, hice un año de voluntariado para Migreurop en Egipto y conocí a personas refugiadas que huían de regímenes opresivos -eritreos, por ejemplo- que habían sido cerrados más de dos años y medio entre prisioneros comunes. Y algunos países europeos utilizan las cárceles para cerrar extranjeros en situación irregular: es el caso de Alemania o Suiza.

¿Hay sensibilidades muy diferentes en los países de la UE?

Los partidos de extrema derecha y los grupos terroristas juegan a dividir cada vez más la opinión pública

Los países de Europa oriental tienen más dificultades con la idea de integrar las poblaciones que no tienen los mismos referentes culturales y religiosos. Eso no quiere decir que en Europa occidental sea mucho más fácil: hay partidos políticos de extrema derecha que crecen cada vez más y que utilizan el tema de la inmigración para su beneficio. Lo único que hacen es aumentar el odio y el miedo a los extranjeros. Y Estado Islámico en Siria lo ha entendido muy bien: el hecho de enviar a personas con pasaporte sirio a participar en los atentados de París o Bruselas pasando por los hot spots de Grecia tiene efectos en la opinión pública europea, haciendo crecer el miedo y el rechazo a los inmigrantes y refugiados. Y hace aumentar la tensión con las poblaciones magrebíes que están instaladas desde hace varias generaciones. Los partidos de extrema derecha y los grupos terroristas juegan a dividir cada vez más la opinión pública y dañar la convivencia.

¿Hay sin embargo, también nuevas expresiones de solidaridad?

Sí, hay movimientos. En Grecia, a pesar de ser un país en crisis, hay muchas iniciativas organizadas desde la base social para ayudar a los refugiados: facilitarles alimentos, darles un lugar donde dormir, etc. Ha pasado también en Alemania o en Austria. Son buenos ejemplos y dan una cierta esperanza.

¿Cómo puede la universidad contribuir a dar a conocer la realidad de los refugiados y motivar la solidaridad?

Hay muchos investigadores que están trabajando sobre este tema (yo mismo soy doctorando en geografía e investigo sobre los refugiados sirios en Jordania). Cada vez más, se difunde la búsqueda por diferentes medios. Es, en mi opinión, el papel que debe tener: sin perder profundidad, dirigirse al gran público utilizando otros soportes. Yo uso mucho la cartografía para presentar los itinerarios de los refugiados: contrariamente a muchos mapas que vemos en los medios de comunicación, con grandes flechas que apuntan en Europa para mostrar la huida de refugiados desde países pobres, los itinerarios son muy complejos e intervienen muchos actores.

.