Casi un millón de personas afectadas en el mundo

Mapa interactivo de la Universidad Johns Hopkins sobre coronavirus. / Johns Hopkins CSSE

Desde el pasado 31 de marzo, el SARS-COV-2 ha afectado a más de 937.000 personas en todo el mundo. Con casi 48.000 muertes, la OMS alerta sobre la importancia de mantener las medidas sociales y de salud pública para reducir las infecciones y salvar vidas. Casi 195.000 se han recuperado por el momento.

→ Mapa interactivo del coronavirus

SINC / El mapa del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que a diario actualiza el número de casos detectados de COVID-19 en todo el mundo, muestra que los contagiados globales alcanzan ya los 937.783, de los cuales 47.261 han muerto y 194.330 han superado la enfermedad.

Por detrás de EE UU se encuentra Italia y España, con 110.574 y 104.118 personas afectadas por el SARS-COV-2 y 13.155 y 9.387 muertes

Aunque EE UU posee en la actualidad el mayor número de casos (216.722), las huellas del contagio prácticamente han llegado a todos los países del mundo –180 de los 195 estados incluidos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU)–.

Por detrás de EE UU se encuentra Italia y España, con 110.574 y 104.118 personas afectadas por el SARS-COV-2 y 13.155 y 9.387 muertes. En cuarto lugar aparece China, donde aparecieron los primeros casos de la enfermedad y cuyas cifras se mantienen en 82.394 afectados y más de 76.000 recuperados.

Los contagiados globales alcanzan ya los 937.783, de los cuales 47.261 han muerto y 194.330 han superado la enfermedad. / Pixabay

Ante estas cifras, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisa de la necesidad urgente de detectar los casos asintomáticos, responsables de la mayoría de los contagios, y de mantener las medidas sociales y de salud pública para frenar el avance del virus.

Hay que probar todos los casos sospechosos siempre que sea posible, aislarlos rápidamente, rastrear los contactos y asegurar su cuarentena

“Hay que probar todos los casos sospechosos siempre que sea posible, aislarlos rápidamente, rastrear los contactos y asegurar su cuarentena en el período de incubación. Esto se aplica a cualquier nivel de propagación de la pandemia en un país”, declaran desde la institución.

“Aunque todavía no se dispone de vacunas y medicamentos específicos para la COVID-19, las medidas sociales y de salud pública desempeñan un papel esencial para reducir el número de infecciones y salvar vidas”, añaden.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí