Centenario de la muerte de Galdós

Anaya

El 4 de enero se cumple el centenario de la muerte del escritor

 

Benito Pérez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria, en 1843. Era el décimo hijo de un coronel del ejército, Sebastián Pérez, quien le inculcó el gusto por las narraciones históricas pues le contaba constantemente sucesos de la guerra de la Independencia, en la que había intervenido. 

 

Editorial Anaya

Entre sus dotes estaba el poseer una memoria increíble que le permitía recordar capítulos enteros del Quijote y detalles minúsculos de los paisajes vistos solamente una vez veinticinco años antes. De ello nacía también su gran facilidad para el dibujo.Todas estas cualidades desarrollaron en él una de las facultades más importantes en un novelista realista, el poder de observación.

Para conocer bien España, se dedicó a viajar en vagones de ferrocarril de tercera clase y a hospedarse en fondas, posadas o pensiones baratas

Además, hay que añadir que, para conocer bien España, se dedicó a viajar en vagones de ferrocarril de tercera clase y a hospedarse en fondas, posadas o pensiones baratas, para codearse con la gente más humilde y aprender cómo hablaban, qué les interesaba y de qué se preocupaban.

En 1870 publicó su primera novela, La Fontana de Oro, y en 1873 comenzó a publicar la que se puede considerar su obra cumbre, los Episodios Nacionales, que arrancan con la batalla de Trafalgar y concluyen con la Restauración de Alfonso XII.

Portada del libro / Anaya

En 1876, fue elegido miembro de la Real Academia Española, pero no ingresó hasta 1897. Fue propuesto para el Premio Nobel, pero nunca se lo concedieron. Los últimos años de su vida los pasó ciego y cargado de laureles, aunque con gran estrechez económica. Murió en Madrid, el 4 de enero de 1920.

 

Marianela

Marianela, una muchacha pobre, desvalida y poco agraciada, ama a su joven amo, ciego, atractivo e inteligente, al que sirve de lazarillo. Él piensa que a tanta bondad solo puede corresponder la más elevada belleza. Pero gracias a los avances científicos, él recuperará la vista y conocerá el auténtico aspecto de la joven, lo que desencadenará el fatal desenlace.

Se trata de una de las novelas más celebres de Galdós, en la que aún perviven rasgos de la novela romántica con el enfoque psicológico, social y de denuncia propio de la novela realista.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí