Charles De Gaulle

Charles de Gaulle / Wikimedia - Bundesarchiv, B 145 Bild-F010324-0002 / Steiner, Egon / CC-BY-SA 3.0

Tal día como hoy… 9 de noviembre de 1970 fallecía Charles De Gaulle

 

El 9 de noviembre de 1970 fallecía en Colombey-les-Deux-Églises (Francia), a los 79 años de edad y como consecuencia de un aneurisma, Charles De Gaulle. Militar, político, estadista, líder de la resistencia francesa contra Alemania en la II Guerra Mundial, primer ministro y presidente de Francia, es una de las figuras francesas y europeas más relevantes del siglo XX.

 

CV / Acérrimo defensor y emblemático representante de la «Grandeur», la figura del general De Gaulle ha marcado con su influencia no solo la política francesa posterior a la II Guerra Mundial, sino también a los políticos. Se dice que, de alguna manera, todos los presidentes de Francia posteriores a él han intentado parecérsele; otra cosa es que lo hayan conseguido. Fue también el artífice de la reconciliación entre Francia y Alemania después de la II Guerra Mundial, y de la fundación del Mercado Común Europeo, predecesor de la actual Unión Europea.

Se dice que, de alguna manera, todos los presidentes de Francia posteriores a él han intentado parecérsele

Charles De Gaulle nació en Lille el 28 de noviembre de 1890, en una familia católica practicante. Su padre era profesor de historia y literatura en un colegio de Jesuitas, que le transmitió el interés por la historia y por la cultura en general. Estudió en la Academia Militar de Saint-Cyre y sirvió como oficial durante la I Guerra Mundial. Fue herido y condecorado en varias ocasiones, hasta que cayó prisionero en Verdún, en marzo 1916.  Pasó el resto de la guerra en un campo de prisioneros, entablando amistad con un cautivo ruso que se convertiría posteriormente en el primer mariscal de la Unión Soviética, Mijail Tujachevsky.

Liberado tras concluir la guerra tuvo varios destinos, desde instructor militar en Polonia hasta profesor de historia militar en Saint-Cyre, la misma academia en que había estudiado. A partir de 1925 empezó a trabajar como ayudante del mariscal Pétain. Según parece, el propio Pétain utilizó su influencia para que se falsificara el expediente de De Gaulle en la Academia Militar. Había obtenido una calificación global de «assez bien» -bastante bien-, pero para acceder al generalato se requería un mínimo de «bien»… En la línea de los jóvenes oficiales de distintos países que habían servido en la I Guerra Mundial, De Gaulle era –como Tujachevski, Rommel, Guderian o Patton- un firme defensor de la guerra con blindados, ideal que no compartían los generales del ejército francés.

Al estallar la II Guerra Mundial y tras la derrota francesa, De Gaulle se negó a aceptar el armisticio y rompió con el que hasta entonces había sido su principal valedor, Pétain

Al estallar la II Guerra Mundial y tras la derrota francesa, De Gaulle se negó a aceptar el armisticio y rompió con el que hasta entonces había sido su principal valedor, el mariscal Pétain. Una ruptura política y personal que arrastró durante toda su vida. Cuando llegó a Gran Bretaña, un displicente Winston Churchill le preguntó “¿Y usted quién és?”. La respuesta de De Gaulle pasó a la historia: “Soy Francia”. Sus relaciones con Churchill fueron siempre muy tensas y marcadas por la mutua desconfianza. Churchill ninguneaba a De Gaulle, a la vez que menospreciaba el papel de Francia porque había sido derrotada por Alemania. La tirantez entre ambos líderes pervivió durante el resto de sus vidas.

Pero la liberación de Francia por los aliados requería de la participación de la resistencia, y de alguien que se hiciera cargo de relevar a la administración de Vichy. Y los norteamericanos no estaban dispuestos a dejar Francia en manos de los maquis comunistas: La apuesta por De Gaulle fue, en este sentido, definitiva y Churchill se la tuvo que envainar.

Tras la guerra promovió su propio movimiento, el gaullismo, que se pretendía equidistante de la derecha tradicional y de la izquierda comunista

Tras la guerra, De Gaulle se erigió en el líder de la reconstrucción y el defensor de los valores republicanos. Promovió su propio movimiento, el gaullismo, que se pretendía equidistante de la derecha tradicional y de la izquierda comunista. Impulsó un modelo económico basado en la economía capitalista, pero con fuerte intervención estatal, tanto reguladora, como compensadora, estableciendo potentes sistemas de protección social. Su ideología en lo económico y en lo social, trasladada a la actualidad, sería mucho más socialista que la de cualquier partido de izquierdas.

Fue también un líder que cultivó su propia imagen carismática. Se retiró de la política al final de la IV República, pero fue llamado de nuevo por la Asamblea Nacional ante la crisis partitocrática que paralizó el país al final de la IV República. De Gaulle promovió entonces una nueva constitución, presidencialista, e instauró la V República. Fue su primer presidente, entre 1959 y 1969. Tuvo que afrontar la guerra de Argelia y la descolonización, lo que le enemistó con los sectores más conservadores, que llegaron a poner a Francia en peligro de golpe de estado.

Tras los disturbios del mayo del 68, ganó por goleada las elecciones. Propuso entonces un referéndum, en 1969, para implantar una reforma del Senado y una mayor descentralización, que perdió. Sintiéndose desautorizado, dimitió y se retiró de la política definitivamente. Murió un año después.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí