Che Guevara

Che Guevara / Wikimedia -Alberto Korda - Museo Che Guevara, Havana Cuba

Tal día como hoy… 9 de octubre de 1967 era asesinado a tiros Che Guevara

 

El 9 de octubre de 1967, en la aldea de La Higuera (Bolivia), era asesinado a tiros Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como el «Che» Guevara, el líder revolucionario argentino que había partido de Cuba para extender la revolución a todo el mundo creando “…uno, diez, veinte Vietnams”. Con los años, se ha convertido en un auténtico icono.

 

CV / El Che nació en Rosario (Argentina) el 14 de junio de 1928, en el seno de una acomodada familia de la clase media-alta argentina. Estudió Medicina en la Universidad de Buenos Aires, licenciándose en 1952. Tras trabajar un tiempo como médico en un barco de la petrolera estatal argentina, empezó una serie de viajes, en auto-stop, en motocicleta… por toda Sudamérica. En Guatemala asistió al golpe de estado auspiciado por la CIA y la United Fruit, que derribó al gobierno democrático de Jacobo Arbenz, instaurando una dictadura militar. Allí empezó a ver la necesidad de actuar políticamente y empezó a simpatizar con la ideología comunista.

Llegó a México en 1954, y allí se unió al grupo de un exiliado cubano, Raúl Castro, cuyo hermano, Fidel, llegó también a México

Llegó a México en 1954, y allí se unió al grupo de un exiliado cubano, Raúl Castro, cuyo hermano, Fidel, llegó también a México tras cumplir condena en las cárceles cubana por el asalto al Fuerte Moncada. Su objetivo era constituir un grupo que iniciara la guerrilla en Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista. Por toda instrucción militar, se entrenaron en el patio de la residencia del aviador y oficial republicano exiliado cubano-español Alberto Bayo. El 25 de noviembre de 1956, Fidel Castro, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos y el Che, con un total de 82 hombres, zarpaban del puerto de Túxpam a bordo de un yate llamado Granma, que apenas flotaba por la sobrecarga que llevaba, con destino a Cuba, con destino a la revolución.

La llegada a Cuba no fue precisamente un éxito. La travesía se alargó más de lo previsto, con lo cual el grupo que les tenía que esperar en Cuba ya había partido. El Granma encalló, fueron sorprendidos por la policía, y la mayoría fueron detenidos y fusilados. A duras penas consiguieron reagruparse en Sierra Maestra, unos veinte guerrilleros de los 82 que habían partido de México. Con el tiempo, la guerrilla se fue consolidando.

El 29 de noviembre de 1958, las columnas del Che y de Camilo Cienfuegos conseguían entrar en la cuarta ciudad del país, Santa Clara, después de una encarnizada batalla

El New York Times entrevistó a Fidel en Sierra Maestra, dándole una proyección al movimiento que, a la vez que los ponía aún más en el punto de mira del corrupto ejército del dictador Batista, les fue procurando el apoyo de la población y el aumento de sus efectivos. El 29 de noviembre de 1958, las columnas del Che y de Camilo Cienfuegos conseguían entrar en la cuarta ciudad del país, Santa Clara, después de una encarnizada batalla. El camino a La Habana quedaba expedito. Y los revolucionarios entraban en la capital el 8 de enero de 1959.

El Che empezó a participar entonces en el nuevo gobierno revolucionario. Encabezó legaciones diplomáticas y fue ministro de economía. Se cuenta que a este último cargo llegó de forma algo atípica. Parece ser que en una reunión del Consejo de la Revolución, Fidel Castro preguntó a los asistentes si había entre ellos algún economista. El Che, estaba medio dormitando, entendió «comunista», respondió rápidamente «Yo”, a lo que Fidel replicó: “Muy bien, ya tenemos ministro de economía”.

Se han apuntado también posibles diferencias con Fidel Castro, más prosoviético, mientras que el Che habría sido más proclive a China

Pero las tareas burocráticas no parece que fueran lo suyo. Intentó fomentar guerrillas antiimperialistas, y él mismo participó en el Congo, con Laurent Kabila. Derrotados por el golpe de estado de Mobutu, tuvo que refugiarse en Tanzania. Allí se le perdió el rastro hasta que reapareció en Cuba, por poco tiempo. Se han apuntado también posibles diferencias con Fidel Castro, más prosoviético, mientras que el Che habría sido más proclive a China, entonces aun en plena «Revolución Cultural». Sea como fuere, un buen día Fidel leyó públicamente la carta de despedida del Che, que anunciaba su intención de organizar guerrillas para conseguir la revolución mundial.

Fue a Bolivia en un acto de dudosa idoneidad estratégica. Los campesinos consideraron a los guerrilleros extranjeros unos mercenarios y no les apoyaron en absoluto, quedando aislados desde un primer momento. A la penosa situación se sumó el asma que el Che padecía desde niño. Los norteamericanos tenían especial interés en liquidar al Che y la CIA asesoró al ejército boliviano. El hallazgo del cadáver de una guerrillera del grupo, una alemana oriental por nombre de guerra Tania, puso al ejército sobre la pista de los guerrilleros. Fue apresado en una emboscada que liquidó completamente al exiguo grupo. Y al día siguiente fue ejecutado. Entre los supervivientes de su grupo capturados, había un joven francés, Régis Debray, que con el tiempo se convirtió en asesor del presidente François Mitterrand

Moría el hombre y nacía el mito.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí