El Hospital de La Princesa fue pionero en intervenciones de epilepsia y es referencia nacional para epilepsia refractaria

La cirugía de la epilepsia consigue erradicar las crisis en un 70% de los casos

.

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid ha realizado  más de mil intervenciones quirúrgicas para la exploración y tratamiento de los diversos tipos de epilepsia, con una mortalidad nula y  menos de un 1% de complicaciones, lo que convierte a esta cirugía en una opción de gran seguridad para el paciente afectado por la enfermedad.

Imagen: Wikipedia

La epilepsia es una patología neurológica crónica no trasmisible debido a una alteración de las neuronas de la corteza cerebral y se manifiesta con las denominadas crisis epilépticas. Se sabe que al menos una de cada 200 personas va a sufrir una crisis epiléptica en su vida que podrá ser controlada con tratamiento farmacológico en el 70% de los casos.

Sin embargo el resto, es decir el 30%, padecerán lo que se llama una epilepsia refractaria en la que las crisis epilépticas son tan frecuentes que limitan la vida del paciente y el tratamiento con fármacos anticonvulsionantes no controla estas crisis. Es en estos casos en los que está indicada la intervención quirúrgica.

El tipo de epilepsia que sufran los pacientes determina la realización de una u otra operación. Los casos más frecuentes,  en la edad adulta, son aquellos pacientes que tienen localizado el foco epileptógeno (donde se originan las crisis)  en  el lóbulo temporal. En estos casos, la Unidad de Cirugía de la Epilepsia del Hospital de La Princesa consigue erradicar las crisis en más de un 90% de los pacientes.

.

Máxima seguridad, ausencia de lesiones neurológicas

Todos los pacientes epilépticos  son estudiados de manera exhaustiva, se analiza  la anatomía de su cerebro y se registran las crisis con vídeo y electroencefalograma sincronizado. En algunas ocasiones y mediante sofisticadas técnicas de neuronavegación cerebral,  es preciso colocar electrodos intracraneales sobre la superficie del cerebro afectado o incluso penetrando en el propio cerebro con el fin de delimitar al máximo la zona epileptógena y conocer la función de la corteza cerebral circundante.

Todas estas pruebas otorgan al procedimiento quirúrgico una seguridad máxima, para evitar  cualquier lesión neurológica posterior que pudiera ocasionar secuelas al paciente.

Una  vez delimitado el foco epiléptico, se lleva a cabo la intervención quirúrgica definitiva. La particularidad de esta intervención es que, mientras se realizan, el paciente está sometido a control neurofisiológico permanente para observar su actividad cerebral; además, el equipo de neuronavegación informa al neurocirujano en qué parte del cerebro se encuentra en cada momento, lo que supone mayor precisión y seguridad.

Otra de las características de esta cirugía es su carácter multidisciplinar, ya que el equipo que participa en ella está formado por un neurocirujano, un neurofisiólogo,  un neurólogo,  un neurorradiólogo,  un anestesista,  un psiquiatra y un psicólogo entre otros.

El Hospital de La Princesa,  fue pionero en España en la Cirugía de la Epilepsia. Aúna la mejor tecnología neuroquirúrgica y la experiencia de un equipo  que se  ha convertido no sólo en referencia para asistencia a pacientes a nivel  nacional, sino también referencia científica europea, ya que en la última década ha publicado 35 artículos sobre este tema en las revistas de mayor impacto internacional de la especialidad.