Es una cirugía con poco riesgo de complicaciones”, explica la Dra. Gloria Villalba / De izquierda a derecha: Purificación Salgado (psiquiatra), Gloria Villaba (neurocirujana) y Víctor Pérez, jefe del servicio de Psiquiatria. Hospital del Mar

Se presenta un proyecto innovador para tratar a pacientes con anorexia nerviosa severa mediante técnicas neuroquirúrgicas

.

Un estudio del Hospital del Mar ofrece una alternativa de tratamiento a pacientes con anorexia severa, crónica, resistente al tratamiento y sin otra opción terapéutica. Se trata de un tratamiento neuroquirúrgico pionero financiado con una beca del Ministerio de Sanidad (FIS). El equipo multidisciplinar que lo lleva a cabo ha presentado el proyecto en el XII Congreso Hispano Latinoamericano de Trastornos de la Conducta Alimentaria, invitados por el comité científico.

.

Fuente: Hospital del Mar

La estimulación cerebral profunda es una técnica empleada desde hace años en neurocirugía para tratar patologías como la enfermedad de Parkinson, el temblor o la distonía. En los últimos años, han surgido algunos estudios sobre la aplicación de esta técnica en enfermedades mentales como la depresión mayor y el trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, no hay estudios en Europa sobre la aplicación de esta técnica en pacientes con anorexia nerviosa. Sólo se ha tratado mediante estimulación cerebral profunda a algunas pacientes con anorexia nerviosa en Canadá y Reino Unido, con buenos resultados.

La técnica quirúrgica consiste en la colocación de unos electrodos en una diana seleccionada del cerebro

La técnica quirúrgica consiste en la colocación de unos electrodos en una diana seleccionada del cerebro, “en nuestro proyecto se estimulará un área concreta del cerebro (el cíngulo subgeniculado o el núcleoaccumbens) según el perfil clínico del paciente, mediante un sistema robótico -robot ROSA-, conectando estos electrodos a un generador que, a modo de batería, enviará el estímulo eléctrico a los mencionados  electrodos. Es una cirugía con poco riesgo de complicaciones”, explica la Dra. Gloria Villalba, neurocirujana y miembro del equipo investigador.

La estimulación cerebral profunda es una técnica reversible y ajustable. Estas características la convierten en una técnica más idónea para el tratamiento quirúrgico de enfermedades mentales respecto a otras técnicas ablativas. Estas diferencias entre las distintas experiencias llevadas a cabo y el nuevo proyecto que inicia el Hospital del Mar se debatirán hoy en la mesa redonda sobre Tratamientos neuroquirúrgicos de los trastornos de la conducta alimentaria en el XII Congreso Hispano Latinoamericano de Trastornos de la Conducta Alimentaria. El estudio incluirá a 8 pacientes con anorexia crónica, severa y refractaria a quienes se estimulará el cíngulo subgeniculado o el núcleo accumbens, según el perfil clínico. “Ambas dianas de estimulación son puntos claves en esta enfermedad mental. El objetivo no es estimular una diana que controle el apetito, sino estimular una diana que mejore los circuitos del estado de ánimo, la ansiedad y la motivación/recompensa”, explica la Dra. Villalba.

.

Pacientes crónicos sin opciones terapéuticas

Los pacientes con anorexia son seleccionados por el Hospital del Mar en colaboración con el Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA), que es uno de los centros de referencia para pacientes con trastornos alimentarios. Se incluye en esta posibilidad de tratamiento neruroquirúrgico a pacientes con anorexia de más de 10 años de evolución y que no responden a otros tratamientos (la enfermedad reaparece o no se completa el tratamiento), con disminución muy severa del peso, por debajo de un IMC de 17 pero por encima de 13 (36 kg aproximadamente). “No se puede incluir a pacientes con trastornos mentales como la psicosis o el trastorno bipolar, pacientes con contraindicaciones neurológicas, embarazadas o que vivan muy lejos del punto de estudio”, explica el Dr. Víctor Pérez, jefe del servicio de psiquiatría del Hospital del Mar y miembro de este equipo multidisciplinar.

No se puede incluir a pacientes con trastornos mentales como la psicosis o el trastorno bipolar

Es frecuente que los pacientes con anorexia nerviosa tengan trastornos psiquiátricos secundarios a la propia anorexia y que convivan con diferentes problemas combinados, a menudo depresión o trastornos obsesivos compulsivos (TOC). Estos problemas psiquiátricos secundarios, que también se abordan gracias a esta electroestimulación profunda, son los que por otro lado no permiten a los pacientes mejorar con los tratamientos habituales. “Con esta nueva técnica pionera que se propone desde el Hospital del Mar confiamos poder tratar a los pacientes con anorexia nerviosa crónica, severa, resistente a otros tratamientos y que, por lo tanto, no tienen otras opciones terapéuticas, ofreciéndoles así una alternativa”, concluye la Dra. Villalba.

.

Share