Los autores del trabajo señalan además que la segregación entre especies es posible gracias a que la diversidad de hábitats de la zona permite que cada una pueda materializar sus preferencias en la selección de hábitats

Herbivoros domésticos y silvestres coexisten sin competir en la patagonia chilena

.

UAM / Investigadores del Grupo de Investigación de Ecología y Gestión de Ecosistemas Terrestre del Departamento de Ecología de la UAM, en colaboración con investigadores del Laboratorio de Ecología de Vida Silvestre de la Universidad de Chile, han publicado en PLOS ONE un estudio de selección de hábitat de herbívoros domésticos y silvestres en la Patagonia chilena cuyos resultados resultan muy novedosos. Contrariamente a lo descrito en trabajos anteriores, estos resultados muestran que el guanaco y la oveja pueden coexistir sin competir por el uso del hábitat.

Guanacos / Imagen: UAM

Un tema tradicionalmente estudiado en ecología es la competencia entre especies, y en concreto la competencia entre ganado y fauna silvestre. La introducción de herbívoros domésticos (como las ovejas o las cabras) en ecosistemas con especies silvestres suele desencadenar procesos de competencia por el alimento y el uso del hábitat entre las especies. En estos casos la especie silvestre es la que, por lo general, sufre las consecuencias negativas de la competencia, consecuencias que pueden ir desde el desplazamiento hacia zonas peores hasta la extinción.

La mayor parte de los trabajos publicados hasta la fecha sugieren que el guanaco (Lama guanicoe), un mamífero herbívoro nativo de Sudamérica, y la oveja, introducida en el siglo XIX en la Patagonia, compiten por el alimento. También describen que el guanaco se ve desplazado hacia hábitats de peor calidad como consecuencia de este proceso de competencia.

En el trabajo publicado en PLOS ONE, los investigadores estudiaron la selección de hábitat de guanaco y oveja en zonas donde ambas especies coexisten y en otras donde sólo está presente el guanaco, de cara a detectar los efectos que puede estar causando el ganado en la especie silvestre.

El trabajo se llevó a cabo en el Parque Nacional Torres del Paine (Chile) y las fincas ganaderas colindantes con el Parque Nacional. Durante dos años los investigadores estudiaron la selección de hábitat en verano e invierno de ambos herbívoros, así como la disponibilidad ambiental de hábitats.

.

Coexistencia entre especies

El estudio de la selección de hábitat de ambas especies en relación con la disponibilidad ambiental permitió comprobar que la oveja se comporta de modo generalista a lo largo de todo el año, es decir que usa los distintos hábitats de forma proporcional a su disponibilidad, mientras que el guanaco presenta un carácter más especialista, seleccionando de forma activa determinados hábitats.

Por otra parte, los resultados obtenidos mostraron que los hábitats utilizados por las dos especies son distintos a lo largo de todo el año, y que el guanaco selecciona los mismos hábitats independientemente de la presencia de ganado.

Estos resultados sugieren a los autores que la segregación entre guanaco y oveja se debe a diferentes preferencias de hábitat y no a un proceso de competencia, lo que les permite concluir que ambas especies pueden coexistir sin competir.

Los autores del trabajo señalan además que la segregación entre especies es posible gracias a que la diversidad de hábitats de la zona permite que cada una pueda materializar sus preferencias en la selección de hábitats. Esto, argumentan, pone de manifiesto la importancia de proteger este ecosistema frente al sobrepastoreo y la consecuente pérdida de hábitats que está ocurriendo en otras partes de la Patagonia, lo cual afecta tanto a la producción ganadera como a la fauna silvestre y puede desencadenar procesos de competencia al reducir los recursos disponibles.

Share