Con la llegada de los democráticos años ochenta, el comix español vivió un periodo de expansión que supuso el abandono de la clandestinidad / UAB

El cómic underground surgido durante la transición, en la UAB

.

Durante la transición democrática, el Comix o cómic underground se convertiría en el testimonio extraoficial de la realidad social y de la juventud del momento. Esta muestra -comisariada por los alumnos de un máster- quiere dar a conocer una parte esencial en la evolución de la ilustración que fue gestada en Barcelona.

.

La exposición ha sido pensada para dar a conocer un importante testimonio de la sociedad de la época

UAB / Los alumnos del máster de Análisis y Gestión del Patrimonio Artístico de la UAB -que imparte el departamento de Arte y Musicología, en la Facultad de Filosofía y Letras- han ideado y comisariado la exposición “Comixxx: El despertar de una generación censurada”, una aproximación a la historia de aquellos cómics que, durante los últimos años del franquismo y la transición, se distribuyeron al margen de las grandes editoriales para expresar y difundir sus ideas contrarias al sistema.

La exposición ha sido pensada para dar a conocer un importante testimonio de la sociedad de la época, pero también para difundir una parte esencial de la historia y la evolución de la ilustración que se gestó en Barcelona. Gracias a estos artistas, hoy los cómics no sólo son cosas de niños. La exposición también pretende ofrecer una imagen de las dificultades que estas publicaciones tuvieron que vivir a causa de un estado opresor que repetidamente utilizó las herramientas de la censura. Unas herramientas que, de vez en cuando, aún se llevan a la práctica hoy en día.

La muestra ha sido posible gracias al fondo de la Biblioteca de Comunicación y Hemeroteca General de la UAB.

.
Un viaje por la historia del cómic underground español

El cómic underground o comix aparece en España a principios de la década de los 70, donde una juventud rebelde, imitando los modelos que llegaban de Estados Unidos en Europa, utilizó este medio como arma contra la dictadura franquista y la sociedad que deseaban cambiar. Durante 40 años, la sociedad española sufrió enormes cambios, y tal y como intentamos mostrar en esta exposición, la historia del comix cambió con ella.

El primer cómic underground, del grupo El Rrollo, se publicó en Barcelona en 1973, aún bajo la dictadura

El primer cómic underground, del grupo El Rrollo, se publicó en Barcelona en 1973, aún bajo la dictadura. Como el resto de estas primeras publicaciones, El Rrollo Enmascarado se distribuyó al margen de las grandes editoriales, bajo una marginalidad que permitía que sus autores disfrutaran de más libertad a la hora de brindar un rico testimonio de la sociedad de la época y de utilizarlo como medio de protesta y reivindicación social. A pesar de ello, sin embargo, el cómic underground no pasaba desapercibido a las autoridades, y muchas de estas publicaciones fueron secuestradas, acusadas de escándalo público, censuradas o multadas.

Tras la muerte de Franco, una parte importante de la sociedad española vivió un nuevo espíritu de libertad y se desvinculó de la lucha política que había protagonizado los años precedentes. Dentro de este ambiente que parecía conducir hacia la democracia y el relajamiento de la censura, se produjo el crecimiento y desarrollo del comix español, que entre los años 1976 y 1979, conllevó la aparición de numerosas revistas y fanzines underground. Sin embargo, la censura no terminó con el fin del franquismo, y el secuestro administrativo y judicial se basó especialmente en el llamado delito contra la moral pública que seguía existiendo en el Código Penal.

Con la llegada de los democráticos años ochenta, el comix español vivió un periodo de expansión que supuso el abandono de la clandestinidad

Con la llegada de los democráticos años ochenta, el comix español vivió un periodo de expansión que supuso el abandono de la clandestinidad. Sus autores iniciaron un cierto camino hacia la profesionalización, el gran público comenzó a aceptar y asimilar el movimiento underground, y el comix pasó a participar de los circuitos oficiales de producción y difusión. Todos estos ingredientes supusieron la muerte del concepto underground tal y como había sido entendido hasta el momento, pero algunos de sus autores siguieron creando historietas que se oponían y atacaban el sistema establecido.

La muestra se puede visitar hasta el día 21 de julio, en la Sala de Exposiciciones de la Biblioteca de Comunicación y Hemeroteca General, en la plaza Cívica, de lunes a viernes, de 10 a 18 horas.

.