Cómo aprovechar todo el potencial del Internet de las Cosas

A partir de diversas fuentes de información se pueden formar soluciones más avanzadas / Pixabay

Una iniciativa de la UE ayudará a las empresas a crear plataformas nuevas para los objetos inteligentes conectados, con una inversión mínima.

 

Cordis / De acuerdo con un informe de las Naciones Unidas, se espera que de aquí a 2030 haya en todo el mundo 43 megaciudades en las que vivirán más de 10 millones de habitantes, mientras que para 2050 se prevé que el 68 % de la población mundial vivirá en áreas urbanas.

Aunque el Internet de las Cosas (IdC) ya se considera como un componente clave de las ciudades inteligentes todavía no se ha aprovechado todo su potencial

Ante este proceso de creciente urbanización, el éxito en la gestión de las ciudades es ahora más importante que nunca. Gracias a su potencial para mejorar la calidad de vida en áreas que van desde la energía y el medio ambiente al transporte y la atención sanitaria, el concepto de las ciudades inteligentes se está volviendo cada vez más popular.

Aunque el Internet de las Cosas (IdC) ya se considera como un componente clave de las iniciativas relacionadas con las ciudades inteligentes, como la reducción de los niveles de contaminación o la mejora de las condiciones del tráfico, todavía no se ha aprovechado todo su potencial.

Un importante obstáculo que limita la realización de nuevas innovaciones es el desarrollo de silos verticales en torno a los datos del Internet de las Cosas. Estos limitan la capacidad de los desarrolladores para crear servicios de valor añadido a lo largo de diversas plataformas y sectores.

El proyecto financiado con fondos europeos bIoTope ha abordado esta cuestión realizando una serie de proyectos piloto de ciudad inteligente en Bruselas, Lion y Helsinki. Además, se llevará a cabo otro proyecto piloto en San Petersburgo (Rusia).

La plataforma bIoTope incluye las estaciones de carga para vehículos eléctricos, los equipos y edificios autogestionados y la calidad del aire inteligente, entre otros

El sitio web del proyecto destaca que los proyectos piloto, tanto de campos específicos como intersectoriales, de ciudades inteligentes se utilizarán «para validar la eficacia de la plataforma bIoTope de sistemas de sistemas para el Internet de las Cosas». Estos proyectos abarcan diversas áreas, entre las que se incluyen las estaciones de carga para vehículos eléctricos, los equipos y edificios autogestionados y la calidad del aire inteligente.

Por otra parte, «ofrecen pruebas de concepto específicas para la composición del sistema de Internet de las Cosas y escenarios de interoperabilidad en entornos de ciudades inteligentes». Estos incluyen la medición inteligente, los vehículos eléctricos compartidos, la iluminación inteligente y los datos climatológicos hiperlocales, así como los carriles inteligentes de prioridad para bicicletas.

 

Interoperabilidad y apertura

En un artículo de opinión, la doctora Michelle Supper, Directora del Foro Open Platform 3.0 en la empresa asociada al proyecto X/Open Company Ltd., afirma: «La utilización de estándares abiertos no exclusivos será fundamental para el éxito futuro de las ciudades inteligentes».

La doctora Supper explica el proceso con un ejemplo: «Pensemos en un vehículo inteligente que lleve a alguien a un edificio de oficinas en una ciudad inteligente. Una vez finalizado el viaje, el vehículo se conectaría al sistema IdC de la ciudad y se comunicaría con las infraestructuras locales para buscar y seleccionar un espacio de estacionamiento y un punto de carga. De camino al lugar de estacionamiento, el vehículo podría acceder a los sistemas de supervisión climatológica y de semáforos para intercambiar información sobre elementos como la seguridad o el estado de la carretera».

La doctora Supper subraya la importancia de que se establezca una comunicación sin discontinuidades entre los diferentes sistemas

La doctora Supper subraya la importancia de que se establezca una comunicación sin discontinuidades entre los diferentes sistemas. «Sin un estándar acordado para el formato de los datos y las estructuras de comunicación entre los fabricantes de los sistemas, parece poco probable que esta interoperabilidad llegue a ser posible».

Tal como se afirma en su sitio web, un objetivo fundamental del proyecto bIoTope (Building an IoT OPen innovation Ecosystem for connected smart objects) es ofrecer «las API [interfaces de programación de aplicaciones] abiertas que sean necesarias para hacer posible la interoperabilidad entre los actuales silos verticales de la Internet de las Cosas».

El término «API» se refiere a un conjunto de normas y especificaciones que pueden seguir los programas de software para comunicarse entre sí. Los socios del proyecto creen que la plataforma bIoTope «permite a los proveedores de productos y servicios IdC desarrollar y desplegar rápidamente soluciones de este tipo a partir de diversas fuentes de información que se pueden integrar fácilmente para formar soluciones más avanzadas y de más alto valor, sin asociarse por ello con unos elevados costes de desarrollo».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí