Cómo la migración masiva transformó el ADN de España

Un análisis de ADN reveló que los hombres en España fueron sustituidos casi por completo hace más de 4 000 años. / Pixabay

La península ibérica (compuesta hoy en día por España y Portugal) siempre ha sido una fuente de fascinación y misterio en cuanto a la historia de las poblaciones de Europa. Esto se debe a que en ella han coincidido culturas de África, Europa y el Mediterráneo en un punto u otro desde hace milenios.

Historia genética de 8.000 años de la península ibérica

Cordis / Un equipo internacional de 111 especialistas en genética de poblaciones y arqueología estudió restos de personas que habitaron la región en algún momento en los últimos 8 000 años.

Los descubrimientos publicados en la revista «Science» muestran una enorme complejidad genética y una migración misteriosa hace unos 4 500 años que transformó completamente el ADN de los pobladores de Iberia. En este estudio el mayor del ADN antiguo de la región se analizó el genoma de 403 íberos del Mesolítico el Neolítico la Edad del Cobre la Edad del Bronce la Edad del Hierro y otros períodos históricos.

 

ADN antiguo para desvelar secretos de las poblaciones íberas

El descubrimiento más sorprendente sugiere que los cromosomas Y de los habitantes locales acabaron sustituidos prácticamente al completo durante la Edad del Bronce por los de otra población esto es los hombres que habitaban en la península ibérica fueron eliminados del acervo genético. Sus cromosomas Y se sustituyeron por el de los hombres que migraron a la zona.

«Es uno de los indicios más sólidos de sesgo sexual en la prehistoria hallado mediante investigaciones con ADN antiguo» explicó el autor principal Iñigo Olalde de la Escuela de Medicina de Harvard en una nota de prensa de la Universidad. Los investigadores llegaron a este hallazgo a través de la investigación del singular cromosoma Y de los hombres de la región a partir de fósiles de hasta 8 000 años de antigüedad.

A partir del año 2500 a. C., a los habitantes de Iberia se les unieron poblaciones de Europa central con herencia genética de la estepa rusa

«Es impresionante cómo la tecnología de ADN antiguo combinada con información arqueológica, antropológica, lingüística y el estudio de los registros históricos puede dar vida al pasado», afirmó David Reich, profesor de Genética en el Instituto HMS Blavatnik, investigador del Instituto Médico Howard Hughes y coautor principal del estudio.

A partir del año 2500 a. C., a los habitantes de Iberia se les unieron poblaciones de Europa central con herencia genética de la estepa rusa. Los locales y los centroeuropeos se hibridaron durante los siglos siguientes. Después de 2000 a. C., el 40 % de los ancestros ibéricos y el 100 % de todos los padres del estudio procedían de Europa central. Esto implica que los nuevos habitantes eran principalmente hombres y que sustituyeron a los hombres que estaban allí antes. Las mujeres locales sobrevivieron a la absorción.

Esto es más patente que en ningún otro sitio en los restos de un hombre y una mujer enterrados juntos en un yacimiento de la Edad del Bronce en España. Los datos muestran que la mujer era local y que los ancestros más recientes del hombre procedían de Europa central. El doctor Olalde declaró a la BBC: «Sería erróneo concluir que se asesinó o expulsó por la fuerza a los hombres ibéricos. El registro arqueológico no ofrece indicios claros de un estallido de violencia en este período».

El estudio ha aclarado en gran medida la historia de las poblaciones de esta región singular y cómo los acontecimientos reformularon la ascendencia paterna de los íberos hasta el presente. También muestra la eficacia de la genética para establecer una conexión entre un pasado lejano y la población contemporánea.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí